Una historia de la basura

-

por LIVIA GERSHON

Los seres humanos nos hemos enfrentado al problema de la basura desde que vivimos en asentamientos permanentes y densamente poblados. La antropóloga Sarah Hill pone el ejemplo de la ciudad neolítica de Çatalhöyük, ubicada en lo que hoy es Turquía. Allí, la gente tiraba su basura entre las casas, acumulando gradualmente una capa de desechos que fusionaba los edificios y eventualmente se convirtió en una subcapa sobre la cual los residentes posteriores construyeron sus propias casas.

«De esta manera, Çatalhöyük se convirtió en uno de los primeros accidentes geográficos creados por el hombre y se convirtió en una ciudad estereotipada sobre una colina», escribe Hill.

Muchos miles de años después, la construcción de ciudades coloniales en América del Norte también aprovechó los residuos urbanos. Desde la época colonial holandesa, cuando Nueva York todavía era Nueva Amsterdam, las autoridades permitieron la venta de “lotes de agua” (derechos de propiedad sobre tierras que aún no existían en las aguas alrededor de Manhattan) por 1/25 del precio de los lotes de tierra. Los nuevos propietarios crearon tierras, expandiendo la isla hacia afuera, utilizando todos los materiales que pudieron encontrar. Esto incluía materiales de lastre desechados de barcos (a menudo arena o coral del Caribe) y basura producida localmente. Un relato de 1796 describió cómo “se emplearon carros para recoger la suciedad y la inmundicia que todas las grandes ciudades populosas proporcionan en abundancia; y con materiales de esta descripción se llenaba el vertedero, y para dar mayor salubridad a la masa, se añadían ocasionalmente, caballos, perros, gatos, cerdos muertos”.

Más en AntropoUrbana:  El surgimiento de la antropología oscura

Un siglo después, escribe Hill, Chicago empleó sus propios residuos para un tipo diferente de proyecto de mejora urbana: crear agradables paisajes “campestres” dentro de la ciudad. Después del Gran Incendio de Chicago, la ciudad arrojó escombros carbonizados a los pantanos alrededor del lago Michigan. Durante las décadas siguientes, las autoridades arrojaron deliberadamente desechos domésticos comunes en el pantano para formar tierra sólida para usos recreativos. El urbanista de la era progresista Daniel Burnham imaginó la basura como la base para “hermosas y extensas franjas de parques a lo largo de toda la costa, que casi se construirán por sí solas en el transcurso de otra generación”. Y, de hecho, la basura centenaria ahora se encuentra debajo de una red de parques, senderos para bicicletas y playas junto al lago.

Chicago fue sólo una de las muchas ciudades estadounidenses de todo el país que incorporaron basura a los sustratos de parques, carreteras y cimientos de puentes a principios del siglo XX. Pero, a finales de siglo, el país había adoptado mayoritariamente el modelo del relleno sanitario. Hill escribe que este tipo de “mausoleo de desechos” está diseñado para proteger las aguas subterráneas y el aire de los contaminantes bajo las restricciones de las leyes ambientales aprobadas en los años 1960 y 1970. Normalmente están ubicados lejos de las ciudades, en lugares con terrenos baratos. Una vez que un vertedero sanitario está lleno, se tapa y se le devuelve su apariencia “natural”.

A diferencia de la nueva “tierra” urbana creada a partir de desechos en el pasado, estas extrañas colinas, que se elevan hasta 300 metros en el aire, están en su mayoría ocultas a la vista, visibles sólo cuando pasamos por ellas a toda velocidad en las carreteras del país, lejos de las ciudades donde se genera la mayor parte de la basura.

Más en AntropoUrbana:  Sexo y supermercado

Fuente: Jstor/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías