Una buena higiene de manos

-

por GRACIE HORNSBY – Universidad de Stanford

A lo largo de mi día en la Universidad de Stanford, puedo encontrarme con una mesa con pasteles matutinos o un evento de almuerzo con exceso de comida para estudiantes. Si bien no puedo decir que mi historial de «lavarme las manos antes de comer» sea perfecto, ciertamente puedo decir que la infraestructura que me rodea nunca me impide lavarme las manos. En el campus abundan los baños con agua corriente limpia y mucho jabón directamente adyacentes a inodoros limpios y funcionales. Por lo general, no presto mucha atención a los inodoros o lavabos que uso, porque simplemente espero que todo lo que necesito para practicar una buena higiene de manos esté disponible en mi casa de estudios. La realidad para los estudiantes de la escuela primaria del gobierno en Uttar Pradesh (UP), India, no podría ser más diferente. Los inodoros a menudo se vuelven inservibles después de la instalación y las estaciones de lavado de manos a menudo carecen de agua corriente o jabón, necesidades básicas para una buena higiene de manos. Pasé gran parte de 2022 en UP con maestros, directores, limpiadores, funcionarios gubernamentales e implementadores locales para crear conjuntamente estrategias para transformar las escuelas con recursos limitados en entornos propicios para una buena higiene de manos.

No se puede subestimar la importancia de que los niños se laven las manos regularmente con jabón. El lavado de manos con jabón se asocia con una reducción de las enfermedades diarreicas en niños menores de cinco años, mejores resultados de desarrollo infantil y una reducción del ausentismo escolar. A pesar de esta importancia conocida, 818 millones de niños (43 por ciento) aún carecían de un servicio básico de higiene en su escuela en 2019 (WHO/UNICEF JMP, 2021). La buena noticia es que se demostró que el jabón está ampliamente disponible. Una revisión de 2017 identificó que la disponibilidad de jabón era casi universal en los 51 países encuestados, pero también identificó que los niños de hogares más pobres o rurales son los que corren mayor riesgo de mortalidad prevenible.

Más en AntropoUrbana:  La inteligencia artificial es otra forma de contar historias

Entonces, ¿qué podría permitir que los niños practiquen una buena higiene de manos?

Para resolver un problema interseccional, deberíamos probar soluciones interseccionales. En particular, estamos interesados en probar cómo la infraestructura y la educación pueden interactuar para promulgar y mantener el cambio de comportamiento en los niños. “Hacer” es una parte crítica del aprendizaje. Si bien describir buenos comportamientos de higiene de manos a los estudiantes es un componente importante para cultivar estos comportamientos, los estudiantes deben experimentarlo por sí mismos. Los estudiantes deben poder poner en práctica lo que están aprendiendo sobre la higiene de las manos no solo una vez, sino repetidamente, para lograr un cambio de comportamiento duradero. Esto significa que los estudiantes necesitan instalaciones funcionales para la higiene de manos en su escuela, lo que puede ser un desafío en entornos con recursos limitados. Las entrevistas con partes interesadas clave han informado una nueva intervención de mantenimiento preventivo para las instalaciones escolares de agua, saneamiento e higiene (WASH) que involucra a una agencia local de limpieza de terceros. Esta nueva intervención se implementará junto con un plan de estudios educativo sobre higiene de manos basado en el juego diseñado especialmente para niños en edad escolar primaria. A través de este ensayo controlado aleatorizado por conglomerados de cuatro brazos, probaremos la hipótesis de que es necesario un entorno propicio para que los niños no solo aprendan la importancia de lavarse las manos, sino que también comiencen y continúen practicando una buena higiene de manos incluso después de que finalice el plan de estudios acerca de la higiene de manos.

En cada Día Mundial del Lavado de Manos soy más consciente que nunca de la importancia y urgencia de aumentar y mantener los servicios de higiene en las escuelas. Hoy también me alienta la variedad de personas que trabajan para desmantelar estas barreras y garantizar que todos los estudiantes disfruten de los beneficios conocidos del lavado de manos.

Más en AntropoUrbana:  Hace cuatro mil años que proponemos resoluciones de Año Nuevo

¡Ahora ve a lavarte las manos (con jabón)!

Fuente: Plos Latitude/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías