Propósitos de Año Viejo

-

por MARK CANADA y CHRISTINA DOWNEY – Universidad de Indiana

Si hiciste un propósito de Año Nuevo, tu plan de superación personal probablemente se ponga en marcha en algún momento del 1 de enero, cuando la resaca desaparezca y la búsqueda del «nuevo yo» comience en serio. Pero si la investigación sobre el cambio de hábitos es una indicación, es probable que solo alrededor de la mitad de las resoluciones de Año Nuevo salgan de enero, y mucho menos duren toda la vida. Como expertos en psicología y literatura positiva, recomendamos un enfoque poco convencional pero más prometedor. Lo llamamos el «propósito de año viejo».

Combina conocimientos de psicólogos y el primer gurú de superación personal de Estados Unidos, Benjamin Franklin, quien fue pionero en un modelo de cambio de hábitos que se adelantó a su tiempo. Con el enfoque del «año viejo», tal vez puedas eludir los desafíos inevitables que vienen con las resoluciones tradicionales de Año Nuevo y lograr cambios positivos y duraderos.

Un período para practicar y fallar

La investigación puso de relieve dos posibles obstáculos con las resoluciones de Año Nuevo. Primero, si no tienes la confianza para invertir en un esfuerzo en toda regla, el fracaso en lograr la meta puede convertirse en una profecía autocumplida. Además, si mantienes el cambio pero percibes el progreso como inaceptablemente lento o inadecuado, puedes abandonar el esfuerzo. La resolución del año anterior es diferente. En lugar de esperar hasta enero para empezar a intentar cambiar tu vida, haces un ensayo antes de que comience el año nuevo.

¿Cómo funciona? Primero, identifica un cambio que deseas hacer en tu vida. ¿Quieres comer mejor? ¿Moverte más? ¿Ahorrar más? Ahora que faltan pocos días para el 1 de enero, comienza a vivir de acuerdo con tu compromiso. Realiza un seguimiento de tu progreso. Puedes tropezar de vez en cuando, pero aquí está la cuestión: solo estás practicando.

Más en AntropoUrbana:  Aburrirse trabajando en Navidad

Si alguna vez ensayaste para una obra de teatro o jugaste scrimmage, usaste este tipo de práctica de apuestas bajas para prepararte para la realidad. Tales experiencias nos dan permiso para fallar.

La psicóloga Carol Dweck y sus colegas demostraron que cuando las personas ven el fracaso como el resultado natural de esforzarse por lograr algo desafiante, es más probable que persistan en la meta. Sin embargo, si las personas perciben el fracaso como una señal definitiva de que no son capaces de ―o incluso no merecen― tener éxito, el fracaso puede conducir a la rendición. Si te convences de que no puedes lograr una meta, puede resultar algo llamado «desamparo aprendido», lo que significa que es probable que abandones el esfuerzo por completo.

Muchos de nosotros, sin querer, nos preparamos para fracasar con nuestras resoluciones de Año Nuevo. El 1 de enero, nos lanzamos directamente a un nuevo estilo de vida y, como era de esperar, resbalamos, caemos, resbalamos de nuevo y, finalmente, nunca nos levantamos.

El propósito de año viejo te quita la presión. Te da permiso para fallar e incluso aprender de los fracasos. Puedes generar confianza lentamente, mientras que las fallas se vuelven menos importantes, ya que todas ocurren antes de la «fecha de inicio» oficial de la resolución.

Un jardinero desyerbando una parcela a la vez.

Mucho antes de convertirse en una de las historias de éxito más grandes de Estados Unidos, Franklin ideó un método que lo ayudó a superar los inevitables fracasos de la vida y podría ayudarte a dominar las resoluciones de tu año anterior.

Más en AntropoUrbana:  ¿Por qué sentimos que la Navidad llega más rápido cada año?

Cuando todavía era un hombre joven, a Franklin se le ocurrió lo que llamó su «proyecto audaz y arduo de llegar a la perfección moral». Con encantadora confianza, se propuso dominar 13 virtudes, entre ellas la templanza, la frugalidad, la castidad, la laboriosidad, el orden y la humildad. En un movimiento típicamente frankliniano, aplicó un poco de estrategia a sus esfuerzos, concentrándose en una virtud a la vez. Él comparó este enfoque con el de un jardinero que «no intenta erradicar todas las malas hierbas a la vez, lo que excedería su alcance y su fuerza, sino que trabaja en una de las parcelas a la vez».

En su autobiografía, donde describió este proyecto en detalle, Franklin no dijo que vinculó su proyecto a un nuevo año. Tampoco se rindió cuando resbaló una vez, o más de una vez. “Me sorprendió encontrarme mucho más lleno de fallas de lo que había imaginado; pero tuve la satisfacción de verlas disminuir”, escribió Franklin. Hizo visible su progreso en un libro, donde registró sus deslices. Una página, quizás solo un ejemplo hipotético, muestra 16 de ellos vinculados a la «templanza» en una sola semana.

En lugar de marcar fallas, recomendamos registrar los éxitos de acuerdo con el trabajo del experto en hábitos B.J. Fogg, cuya investigación sugiere que celebrar las victorias ayuda a impulsar el cambio de hábitos. Los fracasos repetidos pueden desanimar a alguien lo suficiente como para abandonar el esfuerzo por completo. Pero Franklin se mantuvo firme durante años. Para Franklin, todo se trataba de perspectiva: este esfuerzo por mejorarse a sí mismo era un «proyecto», y los proyectos llevan tiempo.

Más en AntropoUrbana:  Somos queer y no estamos aquí

Una persona mejor y más feliz

Muchos años después, Franklin admitió que nunca fue perfecto, a pesar de sus mejores esfuerzos. Sin embargo, vale la pena recordar su evaluación final: “En general, aunque nunca llegué a la perfección que había sido tan ambicioso de obtener, aunque me quedé muy lejos de ella, sin embargo, por el esfuerzo, fui un hombre mejor y más feliz de lo que hubiera sido de otra manera, si no lo hubiera intentado».

Tratar la superación personal como un proyecto sin un marco de tiempo rígido funcionó para Franklin. De hecho, su plan probablemente lo ayudó a tener un gran éxito en los negocios, la ciencia y la política. Es importante destacar que también encontró una inmensa satisfacción personal en el esfuerzo: «Este pequeño artificio, con la bendición de Dios», escribió, fue la clave para «la felicidad constante de su vida, hasta los 79 años, en el que está escrito.»

Puedes disfrutar del mismo éxito que tuvo Franklin si comienzas en tu propio horario, ahora, durante el año anterior, y tratas la superación personal no como una meta con una fecha de inicio, sino como un “proyecto” continuo.

También podría ser útil recordar la nota de Franklin para sí mismo sobre una virtud que llamó, casualmente, «Resolución»: «Resuelve hacer lo que debes; realiza sin falta lo que te propongas».

Fuente: The Conversation/ Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías