No seamos santurrones respecto a las lenguas en extinción

-

por DAVE SAYERS – University of Jyväskylä

Abundan los titulares sobre la difícil situación de las lenguas minoritarias en peligro de extinción en todo el mundo. Lean algunos de estos títulos y verán temas comunes: el creciente número de lenguas que mueren en todo el mundo, el angustioso aislamiento de los últimos hablantes individuales y la pérdida cultural más amplia para la humanidad.

Estas historias a menudo mencionan esfuerzos para proteger dichas lenguas. Esto se ve como una forma de reforzar el sentido de identidad de sus hablantes, de resistir la aplastante homogeneización de la globalización y de corregir la marginación histórica de las minorías. Sin embargo, estas historias tienden a centrarse menos en cómo dichos esfuerzos ayudan materialmente a los hablantes de lenguas en peligro de extinción. Como exploro en un artículo de acceso abierto y revisado por pares, estos esfuerzos a veces ayudan, a veces perjudican y, a veces, hacen ambas cosas a la vez.

Preguntas de identidad

Alentar a alguien a seguir hablando –o a aprender de nuevo– una lengua minoritaria cada vez más reducida podría sin duda reforzar su sentido de identidad. Pero cuando se adopta un lenguaje más amplio en algún lugar, no se borra todo lo que vino antes. A menudo, el intenso contacto entre lenguas grandes y pequeñas conduce a una nueva y fascinante mezcla: por ejemplo, el sheng en Kenia, el tsotsitaal en Sudáfrica y el nouchi en Costa de Marfil.

En otros casos, dicho contacto lingüístico da como resultado algo más cercano al idioma entrante, un nuevo dialecto localizado. Pero como sostiene el lingüista Peter Trudgill, esto también puede contener una identidad altamente local. En otro estudio realizado en Ghana, un investigador entrevistado dice sobre la forma localizada del inglés: “Soy dueño de este idioma que todos hablan”. De manera similar, en Singapur, el “singlish” (una mezcla de inglés, cantonés, malayo y otros) desempeña una importante función de identidad. Después de todo, estas nuevas variedades no se hablan en ningún otro lugar del mundo.

Estas nuevas lenguas vernáculas basadas en el contacto son únicas a nivel mundial y muchas son habladas por minorías desfavorecidas, pero nadie pide que se las celebre o proteja. De hecho, a menudo se les menosprecia; por ejemplo, el gobierno de Singapur tiene una campaña para erradicar los “errores” del singlish. Lingüísticamente, sin embargo, están tan completamente estructurados como cualquier otro idioma. Quizás sea más difícil romantizar algo nuevo que algo viejo.

Más en AntropoUrbana:  El lenguaje de la IA tiene poco del lenguaje oral humano

Abordar los errores históricos

El tema de corregir errores históricos entre grupos minoritarios supone que de alguna manera se beneficiarán de la defensa de su lengua. Efectivamente, permitir que un pueblo utilice su lengua tradicional puede hacer que se sienta mejor consigo mismo. ¿Pero realmente les está ayudando? Vayamos paso a paso.

Si un pueblo perdió su idioma después de haber sido oprimido por el colonialismo y luego pisoteado aún más por el globalismo desenfrenado, probablemente perdió mucho más que su idioma. El investigador canadiense Chris Lalonde centró su trabajo en la salud y el bienestar de las comunidades indígenas de Canadá, y lo que encontró fue mucho más complicado. Un informe en coautoría encontró efectos positivos de una mayor fluidez en sus idiomas nativos, pero aquí viene el punto más importante (y políticamente más difícil). En un análisis posterior, él y sus colegas demostraron que la simple promoción del lenguaje por sí solo –incluso el idioma y la cultura indígena– no influía en una medida fundamental del bienestar: las tasas de suicidio: “Si bien la cultura y el idioma son importantes, lo que aporta cohesión a una comunidad es la integración social, la familia, la educación y la formación, la creación de empleo y otros elementos. El suicidio de jóvenes indígenas debe abordarse como comunidad creando cohesión comunitaria”.

Simplemente agregar su lengua ancestral como una nueva materia escolar no es muy útil si tu escuela se está cayendo, no comes bien, tu gente está encarcelada de manera desproporcionada o no tienes una representación política adecuada. Pensar que se puede resolver mucho simplemente realizando RCP en una lengua minoritaria es ignorar lo complicada que es la sociedad humana y cuántas necesidades simultáneas diferentes tenemos.

Los detalles importan

Si es posible intervenir pero no ayudar realmente, ¿es también posible intervenir y causar daño? Veamos un par de ejemplos.

En Gales, el reconocimiento legal del idioma galés fue trascendental, contrarrestando siglos de denigración y decadencia. Hubo beneficios significativos, pero una inspección más cercana también revela desventajas.

Más en AntropoUrbana:  Sin hombres a bordo

Actualmente se enseña galés en las escuelas de todo Gales, y eso es una buena noticia para las familias, ya sean de habla galesa o inglesa. Algunas escuelas usan un poco el galés, otras mucho y un número cada vez mayor usa solo galés. Según el censo de 2021, solo alrededor del 20% de la población de Gales (538.300) habla galés con fluidez y el plan del gobierno es revertir esa disminución y llegar a un millón de hablantes para 2050.

Es un objetivo ambicioso y requiere que los niños de familias que no hablan galés asistan a escuelas de nivel medio galés. A veces los padres eligen activamente esto (de hecho, a menudo es muy apreciado), mientras que en otros casos es la única opción. De cualquier manera, hay ventajas y desventajas.

Por un lado, los estudiantes que terminan la escuela con dominio del galés ganan más en promedio que sus pares monolingües, al menos en Gales. También existe un enriquecimiento cultural que viene con cualquier idioma adicional, y algunos estudios han sugerido que los bilingües generalmente disfrutan de ventajas cognitivas en la vida, aunque la evidencia es contradictoria. Pero, por otro lado, aquellos que no hablaban galés antes de ingresar a una escuela de nivel medio galés a menudo tienen dificultades y sus calificaciones pueden verse afectadas. En general, las escuelas de nivel medio galés reportan calificaciones más bajas que las escuelas de nivel medio inglés, y esto a pesar de recibir una financiación igual o mayor.

Como era de esperar, el ambicioso plan de Gales para aumentar sustancialmente el uso del galés trae consigo muchos desafíos. Estos incluyen una escasez de maestros que hablen galés con fluidez, tensiones reportadas entre estudiantes de nivel medio galés e inglés y dificultades para acomodar a niños con necesidades de aprendizaje adicionales. Comprender y afrontar estos y otros desafíos podría permitir un enfoque más flexible y de mejora.

Más en AntropoUrbana:  El lenguaje racializado de la gordofobia

Otro ejemplo es el de Canadá, donde el francés es una lengua minoritaria que lleva décadas en declive. En Québec, el francés sigue siendo dominante: poco menos del 75% de los residentes lo tienen como lengua materna, pero el porcentaje ha disminuido ligeramente en los últimos cinco años a pesar de políticas enérgicas para promover su uso.

Más recientemente, en 2022, la Legislatura de Quebec aprobó el Proyecto de Ley 96, que, entre otros cambios, exige que los funcionarios públicos utilicen exclusivamente el francés para hablar y escribir oficialmente, con ciertas excepciones. Si bien el gobierno ha dicho que el proyecto de ley no afectará el acceso a la atención médica y los servicios sociales en inglés, los profesionales médicos y los estudiantes han expresado serias preocupaciones sobre los posibles impactos de la ley. Este es un ejemplo de la priorización del idioma incluso en asuntos tan esenciales como la atención médica, pero no está claro si la ley realmente mejorará la vida de los residentes de Quebec o incluso ayudará a preservar el francés en Quebec.

Preguntas incómodas

Estas son preguntas incómodas dada la magnitud de la pérdida de lenguas minoritarias en todo el mundo, junto con un acre legado de colonialismo y represión. Sin embargo, a nadie le conviene causar nuevos problemas mientras se intenta corregir errores del pasado.

Entonces, la próxima vez que vean un informe en los medios sobre los esfuerzos para preservar una lengua minoritaria, piensen si formarán parte de una gama más amplia de apoyo. A continuación, consideren las posibles consecuencias negativas no deseadas y cómo se equilibran con las positivas.

La promoción de lenguas en peligro de extinción puede ser una fuerza positiva, pero no debemos asumir que eso es universalmente cierto. Al final –y esto es especialmente difícil de decir para un lingüista–, tal vez deberíamos centrarnos menos en las lenguas en sí mismas y prestar más atención a las vidas de las personas que las hablan.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías