Los mapas mienten, persuaden y matan

-

por ALEX RESHANOV – Universidad de Texas en Austin  

Lección 1: Los mapas pueden matar

En 1930, el cartógrafo y científico del suelo bielorruso Arkadz Smolich fue arrestado, trasladado al interior de Rusia y finalmente ejecutado durante una de las purgas de Stalin. Su crimen fue dibujar un mapa. El mapa ofensivo, que representa la República Nacional de Bielorrusia (BNR), fue elaborado en 1919, años antes del ascenso al poder de Stalin. Pero, incluso entonces, no era un objeto políticamente inerte. Para entender por qué, es necesario saber un poco de historia y cartografía.

Comencemos con la República Nacional Bielorrusa, que técnicamente no existía en 1919, habiendo declarado su independencia de la ocupación alemana en 1918 sólo para ser conquistada por el ejército ruso al año siguiente (el Tratado de Riga de 1921 dividiría posteriormente Bielorrusia entre Rusia y Polonia). Smolich creó el mapa no para registrar fronteras sólidamente establecidas sino para defender la autodeterminación nacional bielorrusa. Era, como muchos mapas, aspiracional.

Podemos ver esto en varias elecciones visuales tomadas por Smolich, explica Steven Seegel, profesor de estudios eslavos y euroasiáticos en la Universidad de Texas en Austin. Lo más notable es la gruesa línea roja, acentuada con un sombreado rosa, que anuncia la supuesta frontera bielorrusa. Smolich podría haber empleado una línea discontinua más sutil, pero optó por una declaración audaz con un esquema de color asociado en ese momento con la demarcación del extenso Imperio Británico. Las líneas rojas más delgadas reconocen las parroquias históricas de la monarquía rusa, pero quedan eclipsadas por la prominente frontera de Bielorrusia, que se encuentra en el centro del mapa.

Otra elección de diseño calculada fue el uso del idioma francés. Los nombres de las naciones en el mapa aparecen en francés, que era el idioma de la diplomacia europea a principios del siglo XX, y la leyenda del mapa se muestra tanto en ruso como en francés. Su uso indica que el mapa no fue creado para ayudar a los soldados rusos a encontrar la mejor ruta a Minsk sino más bien para transmitir a toda Europa que Bielorrusia era una nación que merecía la independencia. Naturalmente, nada de esto encajaba bien con las visiones de una futura Unión Soviética.

«El momento en que los geógrafos empiezan a pensar en la geografía no como una ciencia sino como una herramienta política es peligroso», dice Seegel, quien narra la vida y la muerte de Smolich en su artículo «Murder of a Transnational Map Man: Ideology, Scientific Expertise, and the Fate of Revolutionary Belarus in the Life and Work of the Geographer Arkadz Smolich (1891–1938)”.

Por trágica que sea la historia individual de Smolich, los peligros que plantean los mapas no son sólo para quienes los dibujan y difunden, sino también para las personas que viven en las regiones entre las líneas y los puntos del papel. Los líderes políticos han utilizado mapas para reclamar territorios y librar guerras, y su barniz de precisión científica ha sido una forma de justificar invasiones y limpieza étnica. «Soy plenamente consciente de que los mapas pueden matar, y ese es uno de mis principios iniciales para gran parte del trabajo que hago», dice Seegel.

Seegel, historiador de Europa del Este especializado en cartografía crítica, que analiza las agendas y las estructuras de poder subyacentes a los mapas, ha escrito varios libros sobre la complicada vida de los mapas y sus creadores. A su modo de ver, ambas están intrincadamente entrelazadas. Los cartógrafos pueden presentar sus mapas como reflejos neutrales de la realidad, pero cada mapa alberga los prejuicios y ambiciones únicos de sus creadores. A Seegel le fascinan las historias que cuentan los mapas, en qué eligen centrarse y qué personas y perspectivas incluyen o excluyen.

Más en AntropoUrbana:  Una antropóloga en Blockbuster

Lección 2: Los mapas mienten

Todos los mapas son distorsiones de una forma u otra. En el sentido más literal, los mapas deben distorsionarse porque representan la superficie curva de la Tierra en un espacio bidimensional, lo que hace imposible mostrar todas las propiedades físicas con precisión. La transformación de tres a dos dimensiones se llama «proyección» y es una de las tres propiedades fundamentales de los mapas, junto con la escala (la distancia entre las cosas en un mapa y las cosas en el mundo) y el centro (lo que está en el medio).

Probablemente el ejemplo más famoso de distorsión de proyección es el mapa mundial de Mercator, que preserva la precisión de las formas y los ángulos sacrificando la precisión del área. Es excelente para representar los contornos de las costas, pero infla enormemente el tamaño de las masas terrestres más alejadas del ecuador (que convenientemente incluye a Europa y América del Norte), haciendo que Groenlandia y África parezcan equivalentes en tamaño a pesar de que esta última es aproximadamente siete veces más grande que la primera. La escala y el centro tienen sus propios inconvenientes. Si asististe a la escuela primaria en los Estados Unidos, es posible que hayas visto un mapa mundial que divide torpemente a Asia en dos mitades para que América del Norte pueda ocupar el centro del escenario. Pero también se pueden encontrar distorsiones más sutiles.

Incluso cuando no abogan explícitamente por la creación de nuevos estados independientes, como ocurre con la campaña de Smolich, los mapas a menudo tienen una agenda subyacente y optan por enfatizar u omitir información. Tomemos como ejemplo esta colorida creación de los etnógrafos ucranianos Pavlo Chubynsky y Kostiantyn Mykhalchuk, utilizando datos lingüísticos de 1871.

Nominalmente, el mapa pretende representar los dialectos del sur de Rusia. Sin embargo, la propia Rusia está extrañamente ausente. Los colores del mapa representan una variedad de dialectos que se hablan en la zona fronteriza de Rusia, incluido el rumano en el sur en verde y el bielorruso en el norte en beige. La parte más grande y central del mapa está dedicada a los dialectos ucranianos, representados en varios tonos de rosa (que, como la frontera bielorrusa de Smolich, evocan una sensación de dominio). El mapa fue hecho para el Imperio Ruso, pero sus creadores eran ambos, para usar un término que aprendí de Seegel, “ucranófilos”.

«Cada mapa es un centrismo», señala Seegel. “Puede que esté centrado en Estados Unidos, o que sea eurocéntrico, o que esté centrado en la raza o la nación, pero hay un punto fijo, y ese punto fijo es muy revelador”.

El mapa da prioridad a Ucrania al priorizar el idioma ucraniano, creando en el proceso una frontera implícita de lo que potencialmente podría ser una Ucrania independiente. Es exacto, hasta cierto punto, pero tiene una agenda. En este caso, señala Seegel, el mapa privilegia las regiones rurales, donde los ucranianos podrían considerarse mayoría, y resta importancia a la existencia de poblaciones multiétnicas, multilingües y judías que se encuentran en muchas de las grandes ciudades del imperio ruso.

«Todos los mapas mienten», afirma Seegel. “O al menos tienen una inclinación. Si no pones el foco en la ciudad capital (Moscú, San Petersburgo, Kiev, lo que sea) entonces en realidad te estás deslizando por esa pendiente resbaladiza hacia una orientación particular, y eso es lo que veo en este mapa.»

Más en AntropoUrbana:  Porosidades de frontera

El mapa de dialectos del sur de Rusia puede ser un ejemplo de cartógrafos que utilizan mapas para promover encubiertamente la autodeterminación nacional basada en la distribución lingüística, pero la misma táctica también puede usarse para socavar la independencia. Hoy en día, Vladimir Putin utiliza las afirmaciones de mayoría lingüística para justificar la ocupación rusa de regiones ucranianas donde se habla ruso, ignorando el hecho de que muchas personas en toda Ucrania hablan varios idiomas.

Lección 3: La magia de los mapas es la persuasión

Victor Orbán causó gran sensación en un partido de fútbol de 2022 entre Hungría y Grecia al usar una bufanda adornada con un mapa de la “Gran Hungría”. El término se refiere a una Hungría imaginada con la frontera que disfrutaba antes del final de la Primera Guerra Mundial, cuando el Tratado de Trianon de 1920 redujo a Hungría a su tamaño compacto actual. Los países a los que la derrotada Hungría había cedido tierras como parte de ese tratado, incluidos Ucrania y Rumania, no estaban entusiasmados con la elegante declaración de su actual primer ministro. Ucrania exigió una disculpa y Rumania y otros condenaron la promoción no demasiado sutil por parte de Orbán de una ideología destinada a recuperar esos territorios perdidos.

Mucho antes del pañuelo de Orbán, otro mapa se oponía a la partición de Hungría. La Carta Roja fue creada por el Conde Pál Teleki, sobre quien Seegel escribe en su libro Map Men: Transnational Lives and Deaths of Geographers in the Making of East Central Europe, en anticipación de las concesiones que se exigirían a Hungría durante las conversaciones de paz con los vencedores de Primera Guerra Mundial.

La Carte Rouge, un mapa etnográfico basado en un censo de 1910, muestra las poblaciones lingüísticas de Hungría con hablantes de húngaro (o magiar) indicadas por un deslumbrante rojo manzana de caramelo. El resultado, que según Seegel parece un cerebro, es un sorprendente y casi abrumador mar rojo. Los pequeños focos urbanos de alemanes y eslovacos que salpican el interior (indicados en colores menos vivos) casi desaparecen, de manera similar a cómo las ciudades azules de Austin y Houston son tragadas por el rojo de las comunidades rurales en los mapas de los patrones de votación de Texas. Las áreas con menos rojo, hacia los bordes del mapa y que abarcan una gran parte del este y el sur, muestran llamativas manchas de blanco con contornos negros. Parecen grandes lagos, pero la leyenda del mapa nos informa que son tierras deshabitadas y “relativamente deshabitadas”. Esto, explica Seegel, es un de intento liberal de representar regiones no dominadas por magiares como tierras baldías sin cantidades significativas de otras etnias, cuando en realidad probablemente estaban pobladas, aunque escasamente, por hablantes de rumano y otros. Es un argumento visual contra la división de Hungría. Claro, se habla algo de rumano en el este, pero no lo suficiente como para justificar su eliminación. Lo mejor es dejar las fronteras como están.

La táctica de representar las tierras en disputa como despobladas ya se había desplegado en el oeste americano, donde Teleki había viajado y aparentemente había tomado notas, para disminuir la presencia de poblaciones indígenas.

Más en AntropoUrbana:  Antropología de guerra en el Este: entre la humillación y el vete a la mierda

«Había viajado a Santa Fe, había visto las Montañas Rocosas», dice Seegel. “Él era muy consciente de estos trucos que se podían utilizar en la frontera geográfica de la América colonial blanca para borrar poblaciones enteras. Es una forma de decir que un grupo en particular está rodeado y, por lo tanto, no merecería una unidad política. Quiero decir, intenta armar un mapa de Rumania a partir de esto. No puedes”.

La Carte Rouge fue uno de los mapas de mayor circulación de su época e inspiró mapas similares en Hungría y otros países. Al final, el lobby cartográfico de Teleki fracasó y Hungría quedó reducida a un país sin salida al mar, menos de un tercio de su tamaño anterior a la guerra, pero las afirmaciones de la Carte Rouge sobre el origen étnico y, por tanto, sobre las fronteras apropiadas para Hungría y sus vecinos, no fueron del todo poco convincentes. El sueño de una Hungría con sus territorios anteriores a Trianon intactos ha persistido en el siglo XXI, encontrando expresión en facciones de derecha y alguna que otra bufanda de fútbol. Esa capacidad de los mapas para influir en la opinión pública está en el centro del trabajo de Seegel en cartografía crítica.

«Hay un componente sublime y otro subliminal en esto», dice. “Lo sublime es que cuando dibujas un mapa, éste cobra vida propia. Y luego circula en los medios y se vuelve casi incuestionable como modelo. Lo subliminal es a lo que he estado tratando de llegar en mis escritos, porque estos mapas se consideran muy racionales. Ahí es donde puede entrar el papel de los historiadores del arte, los especialistas en medios y las personas que conocen su estética. Porque se podría trazar otra orientación para este mapa. En su lugar, se podrían tener húngaros vestidos de blanco y una mayor prominencia para alguna otra población. Hay una magia en esto, la magia de la persuasión de los mapas. Y la cuestión, especialmente en el despiadado mundo de la diplomacia después de la Primera Guerra Mundial entre los nacionalistas, es la persuasión”.

Seegel espera que los cartógrafos contemporáneos vean su oficio en parte a través del lente de la cartografía crítica, que comprendan la subjetividad de las decisiones visuales que toman. No se limitan a registrar el mundo tal como es, porque ningún mapa puede abarcar toda esa información, sino que más bien tejen una realidad con efectos potencialmente amplios.

“Si dibujas un mapa, debes reflexionar sobre la ética y los principios éticos que contiene”, aconseja Seegel. “Quiero que las personas que diseñan mapas conozcan la historia y conozcan historias sorprendentes e inesperadas. También debes pensar en tu ciudad como llena de gente en movimiento. El truco consiste en descubrir cómo representar ese tráfico (personas que van y vienen, se quedan o se van) y tratar de descubrir el por qué detrás de eso. ¿Por qué quieren quedarse? ¿Por qué se quieren ir? ¿Quién los obliga a quedarse o irse? ¿Qué te une a un lugar en vez de simplemente estar de paso? En mis cursos de cartografía hago hincapié en que cada lugar, por genérico que sea, incluso un centro comercial, un aparcamiento o un aeropuerto, tiene una historia particular. Fue hecho como parte del entorno construido en un momento determinado y está representado de manera imperfecta”.

Fuente: L&L/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías