Las aventuras de Dervla Murphy

-

por IMOGEN LEPERE

Ampliamente reconocida como la principal escritora de viajes de Irlanda, Dervla Murphy asumió una buena cantidad de riesgos a lo largo de una carrera que abarcó siete décadas y la llevó a treinta países. Sus aventuras incluyen luchar contra una manada de lobos en Bulgaria y escapar con vida por poco después de un robo en Etiopía, sin mencionar la supervivencia a la fiebre por picadura de garrapata en Sudáfrica, un triple absceso dental en Camerún, la gota en Madagascar y la disentería en Pakistán.

Podría decirse, sin embargo, que su mayor riesgo fue desafiar las narrativas culturales heteronormativas sobre los deberes de las mujeres al dejar a su propia madre en silla de ruedas para viajar y, cuando ella misma se convirtió en madre, llevarse a su hija pequeña de viaje.

Los padres de Murphy se mudaron de Dublín a Lismore, West Waterford, cuando su padre, Furgus, se convirtió en bibliotecario del condado. Poco después del nacimiento de Murphy en 1931, su madre, Kathleen, contrajo una rara artritis reumatoide que la dejó con un dolor intenso y sin poder mantenerse en pie. Cuando Murphy tenía catorce años, la habían retirado de la escuela de monjas para actuar como enfermera y cuidar la casa familiar húmeda y destartalada.

Aunque eran cercanas (fue Kathleen quien le dio a Murphy, de diez años, el atlas y la bicicleta que inspiraron su primer viaje largo y su posterior libro, Full Tilt: Ireland to India With a Bicycle), las horas que pasaron en casa pesaron mucho en la adolescente fascinada con las aventuras. Kathleen animó a su hija a realizar viajes en bicicleta de un mes de duración por Europa continental, lo que dio lugar a una serie de artículos en las revistas Irish Independent e Hibernia.

Sin embargo, después de un ataque de infección renal, la salud mental de Kathleen empeoró y se volvió cada vez más tiránica. Cuando insistió en que Murphy compartiera su habitación para poder atenderla durante la noche, la pérdida de tiempo para andar en bicicleta y leer llevó a Murphy al borde de la locura.

Más en AntropoUrbana:  Breve historia del clítoris

La autobiografía atrevida y descuidada de Murphy, Wheels Within Wheels, recuerda el difícil período de sus veintes, cuando bebía mucho, fumaba empedernidamente y, en sus días más oscuros, pensaba en acabar con la vida de su madre. Cuando Kathleen murió en 1962, Murphy se subió a su bicicleta y pedaleó hacia la India a través de Europa, Persia (Irán), Afganistán y el Himalaya hasta Pakistán.

Dado que acababa de sobrevivir quince años sintiéndose atrapada por la vida doméstica, tal vez no sea de extrañar que el matrimonio tuviera tan poco atractivo. En una entrevista con el Irish Independent, se cita a Murphy diciendo que había sabido durante la mayor parte de su vida que la institución no era para ella.

“Desde que era niña”, le dijo al entrevistador, “sabía que escribiría y que nunca me casaría. Lo tenía fijo en mi mente. Soy sólo una criatura solitaria. No puedo imaginarme compartiendo la vida diaria con un hombre, por mucho que lo ame”.

Curiosamente, sin embargo, ella quería ser madre, una perspectiva inusual en la Irlanda católica, donde las mujeres solteras eran a menudo rechazadas en los años 1960. Cuando tenía treinta y siete años tuvo una hija, Rachel, con Terence de Vere White, entonces editor literario del Irish Times y que ya tenía esposa e hijos viviendo en Dublín.

Murphy se tomó cinco años de descanso antes de dirigirse a Baltistán, una región remota en los picos del Himalaya, llevándose a su hija con ella. Allí alquiló un pony, su única concesión a la juventud de Rachel, y vagó por los valles del río Indo en condiciones deplorables, “sobreviviendo a base de cosas innombrables cocinadas en grasa rancia, unas cuantas semillas de albaricoque y poco más”. Cuando se quitaron la ropa por primera vez en tres meses, estaban llenas de piojos.

Más en AntropoUrbana:  Poemas como mapas

El decidido dúo de madre e hija visitó Nepal, India, Perú, Madagascar y Camerún con el presupuesto habitual, y en 2005, las tres hijas pequeñas de Rachel, Rose, Clodagh y Zea, vivieron experiencias similares en Cuba. En The Island That Dared, el libro de Murphy sobre ese viaje, ella escribe sobre días sin comida y noches durmiendo en la playa.

Para alguien con tanta comezón en los pies, el instinto de hogar de Murphy era tan fuerte como el de una paloma. Vivía en Lismore con sus mascotas, nadaba en el río Blackwater y escribía desde las 8:30 de la mañana hasta las 9:30 de la noche, hasta que murió a los noventa años. Sólo comía una gran comida al día antes del amanecer, “para ahorrar tiempo”.

A pesar de que sacudió fríamente las jaulas de las normas religiosas, matrimoniales, de género y de maternidad (y de hecho de abuela), encontró muy poca oposición, al menos según ella.

“Digamos que un animal se rompe una pata”, propone. “Si parece preocupado por eso, el resto de la manada se volverá contra él, pero si se levanta y avanza tambaleándose por sí solo, no pasará nada. Realmente me importaba un comino lo que pensaran los demás y esa era mi protección”.

Sólo podemos imaginar cuántos más escritos sobre viajes brillantes podrían existir si más madres se sintieran libres.

Fuente: Jstor/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías