¿Qué sentido tiene la educación cuando no hay futuro?

-

por SUSANNAH CROCKFORD – Universidad Ghent

El cambio climático ya no es una amenaza para el futuro, como parecía cuando era niña. Los niños y los jóvenes de hoy están creciendo en un mundo en el que el cambio climático es una realidad atmosférica y social constante. Una realidad que no solo cambia, sino que degrada y destruye la tierra, el aire y el agua de los que dependen. Sin embargo, también ven claramente la falta de acción política al respecto. Perciben que los adultos subestiman el riesgo, en parte porque las fechas futuras de los impactos climáticos van más allá de las generaciones mayores, pero dentro de la vida de las generaciones más jóvenes. Ya sea que este escepticismo hacia la motivación de las generaciones mayores sea merecido o no, la falta de acción política coordinada sobre el cambio climático amenaza con socavar los lazos intergeneracionales de reciprocidad y relacionalidad. Sin embargo, al mismo tiempo, unirse a movimientos cooperativos para abogar por el cambio abre el potencial para nuevas formas de socialidad y reciprocidad intergeneracional.

A partir de enero de 2019, se llevaron a cabo huelgas escolares por la acción climática en ciudades de Bélgica. Miles de estudiantes de escuelas y universidades se negaron a ir a sus instituciones educativas una vez a la semana para marchar por la acción sobre el clima. Todos los jueves, los estudiantes se reunían en una ciudad diferente de Bélgica, incluidas Lovaina, Bruselas, Gent y Namur. Las huelgas comenzaron con dos estudiantes, Anuna de Wever y Kyra Gantois, inspiradas por la adolescente sueca Greta Thunberg, que protestó frente al parlamento en Estocolmo en agosto de 2018. Formaban parte de un movimiento mundial de escolares, llamado Fridays for Future. En Bélgica, las huelgas fueron organizadas por una red de grupos que incluye Youth for Climate y Climate Express, que trabajan con otros grupos climáticos como Grootouders voor het Klimaat (Abuelos por el clima) y sindicatos. Usando Facebook para comunicar planes, decenas de miles se unieron cada semana. Fue una acción masiva simbólica de jóvenes que se negaron a seguir las expectativas sociales y legales porque consideraban ilegítimas las acciones de su sociedad.

Más en AntropoUrbana:  Ciencia y tecnología en los viejos dibujos animados

Asistí a las huelgas climáticas todas las semanas durante el invierno y la primavera de 2019, como parte de mi trabajo de campo etnográfico para el proyecto NARMESH, financiado por el Consejo Europeo de Investigación, sobre narrativa y Antropoceno. Los estudiantes hicieron carteles, pancartas y letreros con referencias a la cultura popular, eslóganes y obras de arte. Los carteles pedían un cambio de sistema, más transporte público, la nacionalización de las empresas de energía y hacer pagar a los principales contaminadores (decorado con el logotipo de Shell). Sin embargo, los letreros también eran a menudo divertidos, ingeniosos o irónicos, utilizando insinuaciones sexuales y llamamientos crudos y emotivos: «Fóllame a mí, no al planeta», o simplemente: «No quiero el calentamiento global». En sus carteles y en su conversación, expresaron un profundo sentimiento de rabia e injusticia.

La justicia intergeneracional es una idea dentro del discurso más amplio sobre la justicia climática, que habla del entendimiento de que las generaciones actuales no están dejando un planeta habitable para las generaciones futuras. Muchos de los temas expresados ​​en las huelgas escolares por la acción climática giraron en torno a esta noción de justicia. Se sintieron traicionados por la clase política, vendieron un futuro que no existía, les dijeron que estudiaran para obtener títulos que les llevaran a trabajar mientras el mundo se muere. Y en respuesta preguntaron: ¿por qué? Dijeron no. Se les pidió que se capacitaran para participar en una sociedad que está destruyendo rápidamente sus propios recursos. Preguntaron: ¿qué sentido tiene la educación cuando no hay futuro?

Sin embargo, los estudiantes se esforzaron por no perderse el trabajo que se esperaba de ellos. La red ferroviaria asequible y bien conectada del país pequeño y densamente poblado apoyó las huelgas. Los estudiantes de los pueblos y ciudades más pequeños de Bélgica se reunían y tomaban el tren a la ciudad donde se estaba llevando a cabo la huelga esa semana. En los trenes terminaron la tarea, leyeron textos y discutieron las respuestas. Los niños más pequeños venían con sus clases, rodeados de maestros que los supervisaban y protegían. Los padres trajeron bebés pequeños en carritos y mochilas. Gran parte de la organización estuvo a cargo de los propios jóvenes y se llevó a cabo a través de las redes sociales y las aplicaciones de mensajería. Cada marcha comenzaba en la plaza principal de la ciudad y generalmente recorría una o dos millas por el centro de regreso al punto de partida. Por lo general había un escenario con oradores en la plaza principal al comienzo de cada marcha. Los jóvenes marcharon con tambores, cánticos, silbidos, algunos vestían disfraces o se pintaban la cara. Ciertos cánticos eran perennes, como: “¿Qué queremos? ¡Justicia climática! ¿Cuándo lo queremos? ¡Ahora!» y “Plus chaud que le climat” (más caliente que el clima). A veces, cantaban La Internacional.

Más en AntropoUrbana:  La antropología como experiencia de usuario y como herramienta educativa

Las huelgas se describieron con el término holandés «spijbelen» en la región de Flandes de habla flamenca. Spijbelen significa absentismo escolar o faltar a clases. Fueron condenados por algunos políticos flamencos, uno de los cuales tuvo que renunciar debido a la reacción violenta de sus comentarios. Fue un movimiento sin estructura y sin líderes, a pesar de que los medios se centran en figuras como Thunberg y de Wever. Muchos llegaron por miedo al cambio climático y pasión por el cambio social, pero aún eran adolescentes y niños. Las peleas, fumar y beber seguían sucediendo en los límites. Los adolescentes a menudo caminaban con parlantes tocando música, bailando mientras marchaban. Para la mayoría, el compromiso fue real, sin embargo, indicado por la imagen del letrero “wij spijbelen ook op zondag” (incluso nos saltamos las clases los domingos). Esta imagen fue tomada en la ciudad de Gent en una marcha climática de fin de semana que no formaba parte del movimiento Fridays for Future. Sugiere la polinización cruzada de huelgas con marchas climáticas organizadas por adultos, al igual que la presencia en la misma marcha de aquellos asociados con grupos de desobediencia civil como Extinction Rebellion y Code Rood. Las huelgas escolares fueron parte de un nuevo activismo climático, uno que rechazó el cambio gradual dentro del sistema actual defendido por los principales grupos ambientalistas y organizaciones no gubernamentales. Hay una nueva fuerza en el activismo, con un poderoso sentido de urgencia.

Este sentido de urgencia a menudo socavaba la relación con las personas mayores. Muchos huelguistas jóvenes sintieron que las personas mayores no sentían la misma urgencia, estaban demasiado preocupados por el dinero y la economía, veían su presente financiero como más importante que el futuro de los jóvenes. Este sentimiento está representado en la imagen del letrero que pregunta «hoeveel mag dat kosten?» (¿cuánto costará?), con una imagen dibujada a mano que representa el brutal apuñalamiento de un planeta Tierra antropomorfizado por dinero, como un «crimen climático». Incluso si acordaron que la acción climática era necesaria, admitieron algunos huelguistas, no estaban haciendo nada al respecto con la suficiente rapidez, o decían que apoyaban la acción, llamaban valientes a los huelguistas, pero seguían con sus negocios como de costumbre. Fue este compromiso de seguir con las cosas como de costumbre lo que los huelguistas sintieron como una injusticia, porque las cosas como siempre estaban destruyendo el ecosistema del planeta y su capacidad para crecer y prosperar en él.

Más en AntropoUrbana:  La llama peruana hizo caca

Sin embargo, los adultos se unieron y apoyaron a las huelgas escolares. En cada huelga vi a miembros de Grootouders voor het Klimaat, con sus chalecos de alta visibilidad de color amarillo brillante, a menudo dando agua al margen y gritando aliento. Tal presencia adulta complica la idea de que los viejos están vendiendo a los jóvenes para su propio beneficio económico. Hubo otra presencia a la que se aludió, por ejemplo, en el letrero con el lema: “El capitalismo se está comiendo a nuestros hijos”. Mientras algunos en el poder estaban socavando la justicia intergeneracional, al dejar el medio ambiente inhabitable para las generaciones futuras, otros se unían a ellos y creaban nuevos lazos de sociabilidad en causa común. Las nuevas formas de sociabilidad se agudizaron aún más con la introducción del distanciamiento social para ayudar a prevenir la propagación del Covid-19, que trasladó las huelgas a una existencia completamente digital, como lo anunció un tuit publicado por Greta Thunberg en marzo de 2020.

Fuente: Footnotes/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías