Una antigua cirugía

-

por STEPHEN E. NASH – Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver

Como arqueólogo, dedico mucho tiempo a preguntarme cómo era la vida en el pasado. También me lesioné una o dos veces, y me preguntaba si alguna de mis lesiones no fatales habría sido fatal en el pasado. Respuesta corta: sí.

¿Cómo era recibir tratamiento médico en el pasado? ¿Qué se consideró atención básica normal al recuperarse de una lesión? ¿Y qué, a pesar de los avances en la ciencia médica, se mantuvo igual durante eones acerca de cómo los humanos cuidan a los enfermos?

El 5 de agosto a las 2 pm me hicieron un reemplazo quirúrgico total de cadera derecha. Aproximadamente 45 minutos después, el equipo quirúrgico me llevó en silla de ruedas a una sala de recuperación, donde varios enfermeros, técnicos, anestesiólogos y médicos me revisaron. A las 7 pm, mi esposa, Carmen, me llevó a casa. Caminé, con cautela y con la ayuda de su mano firme, subí los seis escalones desiguales del frente de nuestra casa. Menos de ocho horas después de salir de casa, me metí en mi propia cama para comenzar a sanar.

¿Qué tiene de notable esta historia: que un hombre de 55 años, por lo demás sano, que hace ejercicio y no bebe ni fuma, tenga una osteoartritis tan grave que necesitaba dos reemplazos de cadera? Según mi cirujano, eso es solo mala suerte.

¿Es extraordinario que tenga acceso a un excelente, aunque costoso, seguro de salud? ¿Es digno de mención que tengo un empleador empático y protecciones federales en virtud de la Ley de licencia médica y familiar? Ninguna de esas cosas es notable tampoco, al menos no para un miembro privilegiado de la sociedad estadounidense en el siglo XXI. Sin duda, muchos estadounidenses no disfrutan de estos privilegios. Pero ese es un tema diferente.

Lo que más me llama la atención es que los reemplazos de cadera ahora se realizan de forma ambulatoria. La medicina moderna avanzó hasta un punto en el que los reemplazos articulares son rutinarios. Entré y salí del quirófano en menos de 90 minutos.

Más en AntropoUrbana:  ¿Existen los hombres mono?

Repasemos lo que sucede, en términos sencillos, durante un reemplazo total de cadera.

El anestesiólogo administra un anestésico local y luego inserta con cuidado una aguja en la columna vertebral. La epidural adormece por completo tu área pélvica, pero tus órganos mantienen una función crítica (¡un gran saludo a todas las mujeres embarazadas que ayudaron a los médicos a perfeccionar esa técnica!). Luego, el anestesiólogo administra anestesia general, suficiente para que no te des cuenta de lo que está sucediendo. El cirujano hace una incisión de 5 pulgadas en la parte delantera de la cadera, pasa entre los músculos y luego disloca la articulación de la cadera y corta la bola del fémur.

El equipo quirúrgico introduce una nueva bola de titanio fijada a un poste corto en el centro hueco del fémur, desplazando parte de la médula ósea en el proceso. La bola entra en una nueva copa receptora de titanio que se coloca en el acetábulo, la cavidad redonda en la pelvis, y listo, ¡reemplazo total de cadera! Es un ejercicio altamente coreografiado de violencia técnica y elegante.

Una vez que estas extraordinarias hazañas médicas terminaron y estuve en casa, pude concentrarme en la curación real. Sin embargo, fue entonces cuando recordé cuánto de la curación aún depende del cuidado diario y corriente de los no expertos. Incapaz de ejercer mucha presión sobre mi pierna derecha, necesitaba ayuda con todo: acostarme y levantarme de la cama, vestirme y muchas otras actividades diarias que la mayoría de nosotros a menudo damos por sentadas.

El proverbio dice: «Se necesita un pueblo para criar a un niño». También se necesita un pueblo para cuidar a las personas mayores, a los que están heridos y a los que tienen ciertas discapacidades. Si mi esposa y mis hijos no hubieran estado disponibles para cuidarme, mi experiencia de sanación habría sido radicalmente diferente. Habría sobrevivido, por supuesto, pero me habría sentido mucho menos cómodo.

Tuve suerte a lo largo de esta terrible experiencia. Quería la cirugía. Lo planeé. ¿Qué pasaría si me hubiera dislocado la cadera en circunstancias muy diferentes, por ejemplo, en un accidente en un momento y lugar diferentes?

Más en AntropoUrbana:  Cajas con huesos viejos

Mientras me curaba, no dejaba de pensar en una mujer que sufrió una lesión en la cadera hace 800 años. ¿Cómo fue su experiencia, tratamiento y recuperación?

En 1917, el arqueólogo Earl Morris excavó el entierro de una mujer joven en la Sala 139 de las Ruinas Aztecas, un monumento nacional ubicado en las afueras de Aztec, una ciudad de Nuevo México, no lejos de Farmington. El nombre del sitio es engañoso; las poblaciones ancestrales de Puebloan construyeron la ciudad entre 1090 d. C. y 1280 d. C.

La mujer tenía entre 17 y 20 años, medía alrededor de un 1.67 de alto y disfrutó de buena salud durante la mayor parte de su vida. En algún momento, a las pocas semanas o meses de su muerte, sufrió una terrible caída que lesionó gravemente todo el lado izquierdo de su cuerpo. Sin embargo, no murió inmediatamente por esa caída. Alguien, o algún grupo de personas, hizo todo lo posible en un intento finalmente fallido de tratar sus heridas y mantenerla con vida.

Durante la investigación de su tesis, la arqueóloga Erin Baxter del Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver, donde trabajo, mostró fotografías del esqueleto de la joven a varios médicos de la sala de emergencias, ortopedistas y similares, quienes ofrecieron el siguiente escenario.

La joven cayó, o fue empujada, probablemente desde una altura considerable. Aterrizó sobre la palma de su mano izquierda con una fuerza de aproximadamente 400 libras por pulgada cuadrada. La violencia de ese evento hizo que ambos huesos de su antebrazo (el cúbito izquierdo y el radio) se rompieran por completo.

Luego, una cantidad de fuerza más pequeña pero aún enorme impactó su sección media y la parte baja de la espalda, creando una grieta vertical en las vértebras lumbares inferiores y el sacro. Su cadera izquierda luego se derrumbó hacia afuera, dislocando la rótula. Las lesiones internas secundarias habrían magullado y probablemente roto intestinos, vejiga y riñones.

Más en AntropoUrbana:  Es la compasión lo que siempre nos hizo humanos

Quienquiera que atendió a esta mujer herida no solo se dedicó a los cuidados paliativos para asegurarse de que estuviera cómoda hasta que muriera. Esa persona (o esas personas) colocaron seis tablillas de madera para estabilizar los huesos de su antebrazo izquierdo, presumiblemente con la esperanza de que el brazo pudiera sanar un poco y conservar alguna funcionalidad (Morris, el arqueólogo, argumentó que esta era la primera evidencia de cirugía precolombina en las Américas). La evidencia de una infección por estafilococos alrededor de las férulas indica que permaneció viva y bien cuidada, al menos por un tiempo.

Incluso hoy, con las modernas tecnologías médicas y analgésicas, una persona que enfrenta lesiones tan graves estaría en un largo camino hacia la recuperación. Hace ochocientos años, ese camino estaba lleno de baches, era doloroso y era poco probable que condujera a la supervivencia.

Alguien hizo todo lo posible para tratar de mantenerla con vida.

Todas las sociedades humanas que conocemos se preocupan por sus enfermos, heridos y enfermos, desde al menos nuestros primos neandertales. Las comunidades humanas lo hacen utilizando el conocimiento y la experiencia disponibles para ellos en ese momento, y la fe que aprecian.

No podemos hablar con esa joven mujer Puebloan en Aztec, pero ella nos habla. Espero que su trágica caída haya sido accidental; su tratamiento sugiere que fue muy querida y cuidada frente a lo que presumo fue un dolor intenso, una conciencia vacilante y una creciente desesperanza.

¿Quién brindó esa atención? Los curanderos y los miembros de la familia probablemente lo hicieron, pero los miembros de su grupo de parientes más grande y otros miembros de la sociedad podrían haber intervenido para ayudar. El amor y la voluntad de vivir, a menudo inexorable, pueden empujar al cuerpo humano a hacer cosas extraordinarias, incluso en ausencia de analgésicos modernos.

Dado lo que sé sobre el trauma de cadera, una cosa ahora es obvia: era una mujer notable, mucho más dura y valiente que yo.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Dana Pascal

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías