El mito de la libertad de expresión

-

por RICHARD HANDLER – Universidad de Virginia  

Entre las críticas al activismo antirracista en los campus de Estados Unidos, ninguna está más equivocada que la defensa de la libertad de expresión sin restricciones.

Manifestantes como el huelguista de hambre Jonathan Butler, en la Universidad de Missouri, argumentaron que “un campus donde las personas se sienten libres de llamar a las personas con la palabra n (nigger, negro)” no puede ofrecer a los estudiantes de color un entorno en el que puedan concentrarse en su educación. Tales argumentos llevaron al columnista George Will a decir en broma que Butler y sus colegas “faltaron la clase el día que se enseñó la Primera Enmienda”. Como lo vio Will, acceder a las demandas de esos estudiantes “no garantizaría la libertad de expresión sino la libertad desde la expresión”.

Pero la Primera Enmienda dice simplemente que “el Congreso no promulgará ninguna ley que restrinja la libertad de expresión”. Dado que las leyes del Congreso no están en juego en la controversia del campus, la concepción de la libertad de expresión de Will parece ser que, en los Estados Unidos, cualquiera tiene derecho a decir cualquier cosa en cualquier momento. Y si bien esto es manifiestamente falso (legalmente, no se puede gritar “fuego” en una sala de cine, y los maestros tienen derecho a mantener el “orden en el aula” regulando el habla), refleja, con suficiente precisión, una comprensión de sentido común de la libertad de expresión.

Pero esta concepción es un mito, porque trata el discurso como una “libertad”, algo que los ciudadanos “poseen”, en lugar de una actividad continua y omnipresente estructurada por reglas gramaticales y sociales.

Para ser entendidos, los hablantes deben seguir las reglas gramaticales del idioma que se usa en su comunidad. Por lo general, un hablante puede ignorar una o más reglas gramaticales en una oración y aun así ser entendido. Por ejemplo, la mayoría de los hablantes de inglés estadounidense entenderían a una persona que dice: «Mis pies están fríos». Pero una persona que rompe demasiadas reglas gramaticales se volverá incomprensible (“mis fríos son pies”).

Más en AntropoUrbana:  El cuerpo de las atletas femeninas como mercancía de Instagram

Más allá de las reglas de la gramática existen reglas que rigen el uso social del lenguaje. Empezamos a enseñar a nuestros hijos estas reglas desde el momento en que empiezan a hablar. “No uses esa palabra en la mesa”, “no tomes el nombre de Dios en vano”, etc. Todos hemos absorbido tantas de estas reglas a lo largo del tiempo que casi siempre somos «educados», seamos conscientes de ello o no. Hay muchas cosas que no nos permitiremos decir en muchos contextos, un estado de cosas que aceptamos rutinariamente.

Es importante reconocer que las reglas de cortesía varían según el contexto cultural y cambian con el tiempo. Lo que antes era decible puede volverse indecible y viceversa. Por ejemplo, cuando llegué a la Universidad de Virginia en 1986, era costumbre en los partidos de fútbol que muchas personas en la multitud se burlaran de la palabra “gay”, o alegre, en la canción de la escuela. “Venimos de la vieja Virginia/Donde todo es brillante y gay”: el canto de estas frases provocaba una respuesta bulliciosa y semiorganizada de “¡No es gay!” en la pausa musical que precede a la siguiente línea de la canción. Pero en la década de 1990, grupos universitarios dedicados a los derechos de los homosexuales comenzaron a hacer campaña para desafiar esta tradición, que desapareció gradualmente. Hoy en día, las personas ya no se sienten “libres” de usar un ritual público de una manera que insulte a una parte importante de nuestra comunidad, y la gran mayoría de la comunidad lo prefiere así (aunque hay excepciones, que son rápidamente censuradas).

Decir que los estudiantes que hicieron campaña para acabar con “¡No es gay!” violaron los derechos de libertad de expresión de los miembros de nuestra comunidad es confiar en esa noción de sentido común de la libertad de expresión que, como señalé, es poco realista. Es cierto, por supuesto, que la universidad trata de ser una institución donde las personas puedan decir libremente lo que piensan. Pero como cualquier “comunidad de habla”, un grupo de hablantes que comparten un conjunto de expectativas sobre cómo debe usarse el lenguaje, los profesores y estudiantes universitarios observan una multitud de reglas sobre quién puede decir qué a quién.

Más en AntropoUrbana:  ¿Qué es la antropología cultural?

En el debate actual sobre el lenguaje racista en los campus universitarios, quienes denuncian a los estudiantes que protestan en nombre de la libertad de expresión tergiversan cómo funciona realmente el lenguaje. Esto les permite usar el mito de la libertad de expresión para argumentar en contra de las demostraciones políticas que están haciendo los manifestantes. La crítica anti-antirracista (¡llamémosla como es!) implica que el estado actual de las cosas, en el que el discurso racista es permisible y defendible, es un estado libre de reglas de expresión. Pero no hay comunidad de habla sin reglas de habla.

Entonces, la verdadera pregunta que se debate es esta: ¿Hasta qué punto es aceptable el discurso racista en los espacios públicos de estas instituciones? Si los manifestantes tuvieran éxito en sus objetivos, simplemente estarían cambiando las reglas del decoro público en sus universidades, tal como lo hicieron los manifestantes en la Universidad de Virginia con respecto a nuestra canción escolar.

Pero, si fallan, no significará que se haya preservado y protegido el derecho a la libertad de expresión. Solo significará que, por el momento, ha ganado un conjunto de reglas sobre lo que la comunidad considera que se puede decir.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías