¿Cómo se hace un libro?

-

por LARA FARINA – Universidad de West Virginia

Los libros son cosas materiales, generalmente hechas de papel, tinta, hilo y pegamento, pero se necesita mucho trabajo para hacerlos antes de ensamblarlos en algo que puedas encontrar en una biblioteca o librería. La mayor parte de este trabajo tiene que ver con el contenido de un libro, la escritura y el arte en sus páginas.

Cocinando ideas

Los autores de libros generalmente comienzan el proceso de escritura con una lluvia de ideas. Escriben una serie de pensamientos y toman notas sobre cosas que han observado o leído.

Los autores que escriben una historia inventada, llamada ficción, pueden imaginar las personalidades y hábitos de los posibles personajes. También pueden esbozar una trama o la secuencia de eventos que sucederán en la historia.

Un autor que escribe no ficción, como historia o ciencia, investigará el tema y decidirá cómo interpretar lo que encuentra. La investigación puede implicar mirar documentos de archivo, entrevistar a personas o visitar lugares donde ocurrieron eventos importantes.

Una vez que los autores tienen ideas sobre lo que quieren escribir, deben pensar en quién les gustaría que lea su libro. Si, por ejemplo, un autor está escribiendo sobre el espacio exterior para una audiencia general, es importante explicar la ciencia de una manera en que todos puedan entenderla. Un autor que está escribiendo para otros astrónomos que ya saben mucho sobre el tema no debería dedicar mucho tiempo a explicar las cosas más básicas.

Revisar, revisar, revisar

Después de que los autores hayan realizado una lluvia de ideas, investigado, trazado y esbozado sus proyectos, redactan y revisan. Pocos autores escriben algo una vez y nunca cambian lo que han escrito. La mayoría escribe un primer borrador y luego cambian muchas cosas, desde el orden de los temas hasta las palabras particulares que usan.

Más en AntropoUrbana:  Mujeres en contra del voto femenino

Cuando los autores necesitan tomar estas decisiones difíciles sobre qué cambiar, pueden contar con la ayuda de un editor. El trabajo de un editor es revisar los borradores de un libro propuesto y ayudar al escritor a hacerlo lo mejor posible, y coordinar todos los pasos para publicar el libro.

Los editores trabajan para editoriales, las empresas que ayudan a crear la forma final del libro y luego lo distribuyen, anuncian y venden. Cuando los escritores quieren trabajar con un editor y esperan convertir su historia en un libro real, envían su borrador revisado a los editores con la esperanza de que la empresa lo compre. De esta manera, a los autores se les paga por escribir, pero el editor también se beneficia de las ventas de libros.

Muchas otras personas también trabajan en una editorial. Los correctores verifican si hay errores en la escritura de un autor. Los diseñadores y tipógrafos son responsables del aspecto del libro, incluida su portada. Los editores también pueden encontrar ilustradores para un libro, aunque muchos autores quieren ilustrar los suyos.

Los pasos finales

Cuando el contenido de un libro esté listo, se enviará a una imprenta para entintarlo en papel, pegarlo o coserlo como una colección de páginas y encuadernarlo en copias de tapa dura o de bolsillo. Los libros de tapa dura son libros con encuadernaciones de cartón rígido y sobrecubiertas de papel para proteger las cubiertas. Los libros de bolsillo tienen una cubierta de papel grueso y son más baratos de hacer.

La primera impresión de algunos tipos de libros, como novelas o historias, suele ser de tapa dura. Si muchas personas quieren comprar el libro y el editor imprime otro lote de libros, lo que se denomina tirada, generalmente serán libros de bolsillo.

Más en AntropoUrbana:  Historia de la planificación urbana

Hasta ahora, he descrito la forma en que se hacen la mayoría de los libros. Pero la creación de libros es anterior a la publicación, la impresión e incluso el papel modernos. Durante muchos siglos, los libros se escribieron a mano en vitela, que está hecha de piel de animal.

Antes de la invención de la imprenta alrededor de 1440, la mayor parte de la escritura la realizaban escribas, artesanos que estaban capacitados para escribir en escrituras especiales llamadas caligrafía. Los autores podían recitar su trabajo en voz alta a los escribas, y los escribas lo escribían. Los escribas también copiaron una gran cantidad de material de otros libros para hacer libros nuevos para los mecenas, lectores que les decían a los escribas lo que querían en un libro y lo pagaban.

En mi trabajo como profesora de inglés, estudio muchos de estos libros medievales escritos a mano, llamados manuscritos. A menudo, los manuscritos pueden dar a los lectores modernos una idea de lo que querían leer determinadas personas en el pasado. Por ejemplo, un libro escrito para una reina podría contener las historias que le gustaban, calendarios de fechas importantes, una historia de su familia o de su país y oraciones y poemas que podría recitar. Es muy probable que el libro de la reina fuera único, porque fue escrito específicamente para ella.

Por ejemplo, hay un manuscrito hecho para el uso de una mujer en particular: Cristina de Markyate, una mujer santa en la Inglaterra del siglo XII. Se escapó de casa cuando era adolescente para convertirse en reclusa y luego se convirtió en consejera espiritual de los monjes del monasterio de St. Albans. Los monjes hicieron ese hermoso libro de oraciones para ella.

Más en AntropoUrbana:  Una poética del archivo etnográfico

Puedes hacer tu propio mini-libro simplemente doblando una sola hoja de papel. ¡Piensa en algún contenido, escribe un borrador y luego serás tu propio escriba escribiendo e ilustrando tu libro!

Fuente: The Conversation/ Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías