Cuando tienes razón, tienes razón

-

por APRIL NELSON

Graduarme en el estudio literal de los seres humanos me llevó por el camino del deseo de hablar sobre temas delicados. No podría decirte cuántas veces me metí en una conversación que rápidamente resultó estar controlada por prejuicios y no por lógica. De mi parte y de la otra persona.

Queremos creer que nuestras opiniones son correctas. Es natural. Está literalmente arraigado en nuestra evolución. Lo que hace que sea aún más difícil empujar contra ese instinto y desafiar los prejuicios que hemos desarrollado.

Aunque a veces recibimos nuestras opiniones de otros, el problema es que no estamos desafiando esas ideas. En cambio, estamos notando solo lo que prueba su verdad. Confirmando los sesgos que hemos creado a lo largo de nuestras vidas.

Conoce tu sesgo

Algunas palabras con las que deberías estar familiarizado. Si aún no lo estás:

1. Objetivo vs Subjetivo: Los pensamientos objetivos son aquellos que están basados en evidencia. Los pensamientos subjetivos son aquellos basados en opiniones o ideas preconcebidas.

2. Sesgo frente a no-sesgo: un sesgo (u opinión sesgada) se basa en ideas subjetivas (opiniones), mientras que un no-sesgo (u opinión imparcial) se basa en pruebas y es más científico.

3. Razonamiento: Como dijo VSauce: Nuestros intentos de crear mejores decisiones y un conocimiento más verdadero.

4. Intuición: Un intento constante de usar experiencias pasadas para reacciones (basadas en el instinto).

El sesgo de confirmación suele ser la raíz de esos argumentos que provienen de creencias instintivas o basadas en la intuición. Cuando creemos algo con tanta dedicación durante tanto tiempo, es casi doloroso desafiarlo. Como dijo Chris Mooney de The Atlantic, “las creencias son físicas. Atacarlas es como atacar una parte de la anatomía de una persona, casi como pincharle la piel (o algo peor)”.

Para evitar ese dolor, utilizamos el razonamiento motivado y el sesgo de confirmación para tratar de demostrar por qué tenemos razón. A menudo hasta el punto de ser irracionales a pesar de que tiene un sentido razonable para nosotros.

Más en AntropoUrbana:  Tejiendo el conocimiento ambiental y la tradición oral

Sé racional con tu razonamiento

Algo sobre lo que no soy demasiado racional es comer insectos como fuente principal de alimento. Son crujientes. Se ven raros. Pero lo peor de todo: tendría que atraparlos. Potencialmente, incluso, cultivarlos.

Hace un tiempo me pregunté por qué creía eso. A decir verdad, soy estadounidense. Aquí no comemos insectos. Comemos hamburguesas y papas fritas, cazamos animales grandes y bebemos cerveza. ¿Cierto? Una hamburguesa y papas fritas sin duda es una foto apetitosa.

Pero. Resulta que, si los estadounidenses pudiéramos superar esas intuiciones que nos dicen que los insectos son asquerosos, podríamos ayudar a resolver muchos problemas mundiales de escasez de alimentos. Los insectos como alimento brindan muchos beneficios. Con técnicas de cultivo adecuadas, tienen pocos aspectos negativos. Entonces, ¿por qué adherirse a la idea de que son asquerosos?

Durante mucho tiempo fue porque sabía que los insectos a menudo portan parásitos. También son espeluznantes y la idea de su textura es inquietante. Todas esas opiniones fueron, y son, reforzadas por el lugar donde vivo y la cultura de la que vengo. Confirman mi sesgo de que los insectos como comida son asquerosos.

En realidad, alrededor del 80% del mundo come insectos como fuente principal de alimento. Claro que pueden ser espeluznantes y verse raros, pero mira esto:

Sé que son insectos. Hice la búsqueda para encontrarlos. Pero en realidad se ve un poco sabroso. Algo en mi deseo de comida crujiente y sabrosa combate la idea de que comer insectos sería extraño. Aun así, si lo pienso demasiado, se vuelve asqueroso de nuevo.

Hablando en serio, involucrar activamente a tus sesgos puede ser útil y es más fácil de lo que piensas. Abre tu mente a la idea de que estás equivocado. Incluso si no está completamente equivocado, puedes aprender algo nuevo. Como dijo Yvonne Pierre: “No es la fuerza, es la percepción lo que te hace más fuerte. Si cambias la forma en que lo vez, cambiará la forma en que te sientes al respecto”.

Más en AntropoUrbana:  Poemas como mapas

Fuente: Bite Size Anthropology/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías