Vandalismo en parques nacionales: ¿es arte callejero?

-

por LEWIS BORCK – Universidad de Oklahoma  

En septiembre y octubre de 2014, alguien pintó grafitis en siete parques nacionales y monumentos en el oeste de los Estados Unidos, utilizando pinturas acrílicas y marcadores para crear imágenes en las paredes rocosas y rotulándolas como «Creepytings». Los lectores del blog Modern Hiker y la red social Reddit rápidamente descubrieron al perpetrador, que se había jactado de su grafiti en Instagram y Tumblr, etiquetando algunas de sus publicaciones con #leaveyourmark.

El vándalo resultó ser una joven de Highland, Nueva York, llamada Casey Nocket, que había pasado 26 días recorriendo el Oeste. Sus perfiles en las redes sociales dibujaban los contornos de una mujer interesada en las causas sociales pero que parecía estar viviendo una vida bastante privilegiada. Y, al menos inicialmente, mostró poco remordimiento por sus acciones.

Después de una larga investigación del Servicio de Parques Nacionales, Nocket se declaró culpable en junio de 2016 de siete cargos de delitos menores por daños a la propiedad del gobierno. Cumplió dos años de libertad condicional, durante los cuales no se le permitió estar en ninguna área supervisada por el Servicio de Parques Nacionales, el Servicio Forestal, la Oficina de Administración de Tierras y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército, y debió completar 200 horas de servicio comunitario y pagar una multa indeterminada.

Lamentablemente, aunque las acciones tan descaradas y radicales como las de Nocket son raras, los grafitis en terrenos públicos se han vuelto bastante comunes. En los últimos años, los medios han informado sobre algunos incidentes, incluido el de la actriz Vanessa Hudgens tallando Bell Rock, cerca de Sedona, Arizona, y el artista sueco-portugués Andre Saraiva, conocido como “Mr. Andre”, desfigurando el Parque Nacional Joshua Tree. Pero cientos de incidentes nunca llegan a las noticias.

El caso de Nocket provocó una protesta masiva online en su contra. Pero también hubo voces en las redes sociales (Instagram, Tumblr, Reddit y Modern Hiker) que cuestionan si lo que hizo no fue ético. Estas personas afirman que ella es una artista, no una vándala.

Los argumentos en apoyo de Nocket toman dos formas. La primera es que su trabajo es comparable al arte rupestre visto en todo el oeste americano. Por ejemplo, un comentarista de Modern Hiker escribió: «¿No solían los hombres de las cavernas pintar toda la naturaleza?»

Más en AntropoUrbana:  Una antigua cirugía

Pero hay una gran diferencia de significado entre el trabajo de Nocket y el arte rupestre indígena. El arte rupestre se creó con fines culturales y religiosos específicos: marcar territorio y registrar cosas como explosiones astronómicas, visiones espirituales e interacciones con otros grupos. Por el contrario, el grafiti de Nocket aparentemente tenía que ver con el engrandecimiento personal.

Es importante destacar que los sitios de arte rupestre todavía son visitados por grupos tribales. Son sitios sagrados: lugares con historias, significados, relatos y observaciones sobre actividades humanas anteriores. Así que no, los dibujos de Nocket no se parecían al arte rupestre de los nativos americanos.

El segundo argumento, más popular, es que Nocket es una artista callejera. Algunos en la comunidad del arte callejero incluso la reclamaron como propia. Su cuenta de Tumblr Creepytings fue tomada por un equipo de arte callejero con sede en el centro de California. La cuenta de Instagram «theofficialcreepytings» (que probablemente no sea propiedad de Nocket) etiquetó al menos una de sus fotos con #whatsupbanksy, comparándola con el popular artista callejero británico Banksy.

Algunos periodistas y escritores también establecieron la conexión entre sus pinturas y el arte callejero, o al menos insinuaron que el trabajo de Nocket es un acto positivo, incluso revolucionario. Jason Blevins en The Denver Post, llamó a Nocket «una especie de Banksy en la naturaleza». En una publicación online para la revista Cosmopolitan que ha sido revisada extensamente, la comediante y escritora Lane Moore inicialmente escribió que Nocket estaba “inspirando a muchas chicas a romper algunas reglas”.

Cuando se trata de arte callejero, el contexto es importante. El escritor Alexander Nazaryan observó en Newsweek: “Hay un argumento general sobre la criminalidad del grafiti que merece escepticismo: las obras de Banksy y Swoon son en gran medida arte, y que aparezcan en el costado de un edificio solo realza su mensaje y atractivo. Pero si ese trabajo aparece en una formación rocosa en el Valle de la Muerte, eso es simplemente un crimen, seas el próximo Kandinsky o no”.

Más en AntropoUrbana:  Las moras del pantano de la infancia

Para Nazaryan, como para muchos participantes en la discusión sobre la legitimidad del grafiti, el foco de la conversación está en el contexto espacial del arte, ya sea urbano o no. Sin embargo, puede haber algo más fundamentalmente importante para comprender el arte callejero, algo que es más difícil de entender, excepto en estos raros casos en los que el artista se revela realmente. Y ese es el contexto social del pintor: la clase, el género y la etnia del artista.

En su raíz, el arte callejero es resistencia. Es un acto de proyectar poder en lugares de impotencia, reclamar el control donde no lo hay y dar voz a los que no tienen voz. A menudo es un camino de oposición para aquellos en grupos étnicos y económicos oprimidos. Los opresores no son simplemente el gobierno, sino cualquiera que, descaradamente o sin saberlo, se beneficia de relaciones sociales, económicas y políticas desequilibradas. Los que se benefician de las desigualdades estructurales. En esencia, los que tienen privilegios. El arte callejero, cuando se usa de manera efectiva, es una forma de activismo, de demostrar que eres humano y que importas.

El arte callejero, o el vandalismo como activismo, cuestionan regularmente las actuales estructuras de privilegio. Pero Nocket no estaba usando su arte de esta manera. No estaba empuñando su pincel para atacar su posición en la sociedad o para cuestionar la riqueza y las estructuras de clase. No estaba presionando contra la dominación de un grupo de élite. En cambio, a juzgar por una serie de factores, incluidas sus vacaciones de un mes por el Oeste, estaba en una posición de poder. Una persona con privilegios sociales o económicos que utiliza el vandalismo como arte está diciendo algo muy diferente a los que no tienen otra salida y están tratando de ser escuchados.

¿Es Nocket una artista? Por supuesto. ¿Lo que ha hecho es arte? Por supuesto. ¿Es lo mismo que el arte callejero que está tratando de copiar? No. Este no es un caso de cuestionamiento del statu quo. En cambio, se trata de hacer cumplir el statu quo.

La artista de Creepytings colocó su trabajo en una posición arriba del poder en lugar de en contra del poder. Aún más peligroso, eligió los parques nacionales como su lienzo. Si bien estos parques son recursos nacionales destinados a beneficiar a todos, y sus acciones impactan a todos los que tienen interés en mantener la santidad de los parques como reservas naturales, muchos de estos lugares son paisajes sagrados y vivos para tribus contemporáneas. En este contexto, sus pinturas adquirieron un tono aún más fuerte de poder de imposición sobre otro grupo, los nativos americanos, que ya han sufrido mucho.

Más en AntropoUrbana:  Diez maneras de hacer silencio ante los animales

Las pinturas de Nocket produjeron un mensaje completamente diferente de lo que afirmaban muchos de sus seguidores cuando la relacionaban con el arte callejero urbano. El trabajo de Nocket, y el arte de todos los vándalos de los parques nacionales y otros espacios públicos que provienen del privilegio, es arte con un mensaje de derecho: mío, no tuyo, mío, no tuyo. Si el arte callejero es una forma de activismo contra la opresión, invertir esos mensajes hace que el arte sea una forma de represión. Señala que el control de los espacios sociales, ese poder, pertenece solo a unos pocos elegidos.

El resultado de este episodio serán, con suerte, lecciones aprendidas, para Nocket y tal vez para todos nosotros. Como escribió la propia Nocket en 2010, en el periódico de su escuela secundaria, sobre un jardín conmemorativo financiado por familias que perdieron gente en una tragedia: “Es un recordatorio de cómo las decisiones pueden alterar una vida y cuántos efectos catastróficos puede tener una simple elección”. Nocket tiene la oportunidad de aprender que además de dañar los espacios públicos compartidos en la naturaleza, su arte en realidad generó daño social.

Si bien muchos ven su castigo como demasiado débil, creo que el componente de servicio comunitario tiene la oportunidad de transformarla en una aliada de las tierras públicas y de los privados de sus derechos. En muchos sentidos, esta es una oportunidad de crecimiento que no está disponible para muchas personas. Las decisiones pueden alterar vidas, pero incluso las malas pueden conducir a algo hermoso si aprendes de ellas.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías