La voz de Dios

-

por TANYA MARIE LUHRMANN – Universidad Stanford

Los pensamientos y sentimientos no se comportan como objetos que poseemos. No podemos simplemente decidir no estar enojados, y no podemos simplemente amar a quien creemos que deberíamos amar. Es difícil calmar nuestra charla interna o dejar de pensar en esa conversación molesta aunque sabemos que no tiene sentido continuar haciéndolo. Nosotros somos los que pensamos y, sin embargo, nuestros pensamientos están llenos de palabras y acciones de otras personas: la crítica de un padre, los comentarios sarcásticos de un colega, una conversación espontánea que parece desarrollarse por sí sola.

En muchos sentidos, nuestros pensamientos se comportan como si tuvieran sus propias intenciones, sus propias voluntades, como si fueran adolescentes rebeldes que se burlan de las reglas. Decimos que el pensamiento nos detuvo en seco, como si nos viniera de afuera y nos sobresaltáramos. Hablamos de ser agitados por nuestra conciencia, despertados, como dijo Kant, de nuestros letargos dogmáticos, porque la idea que nos vino es más grande, más sabia y más verdadera que cualquier cosa que pensamos que podríamos haber ideado por nuestra cuenta. Nos sentimos acosados por nuestro propio autoataque: soy gordo, soy tonto, soy torpe, lo empeoré. Nos sentimos llamados a nuestra profesión, impulsados a trabajar duro. A menudo no sabemos qué látigo interior nos azota, o cómo atraparlo y romper su dominio sobre nosotros.

Escuchando la voz de Dios

A veces el sentido de la convocatoria es tan claro, el mandamiento tan visceral, que el que es llamado siente sin duda alguna que la voz es de Dios. Hace algunos años conocí a una mujer en California, que se graduó de una universidad decente, y el mejor trabajo que pudo conseguir fue el turno de la mañana en el supermercado de la gasolinera local, de seis de la mañana a una de la tarde. A ella no le gustó mucho:

“Muchas personas con resaca, muchas interacciones malhumoradas e inapropiadas. No puedo decirte cuántas veces tuve que lidiar con alguien que intentaba sacar dinero del cajero automático con su tarjeta de la biblioteca. La gente entraba y compraba cerveza y cigarrillos y comida para gatos. Y yo, seré honesta contigo, fui tan crítica como puedes serlo. Yo pensaba: tienes que estar bromeando. ¿Por qué, por qué estoy aquí con, con ―y usaré una expresión que no uso ahora―, con esta gente?

“Una mañana entró esta mujer y parecía que había estado despierta toda la noche. Parecía que había tenido una experiencia dura. Y tiró sus cosas sobre el mostrador, dos paquetes de seis Miller Lite y algo de comida para gatos y un producto alimenticio de algún tipo, donas, creo. Y mientras me miraba, dijo: ‘Oye, ¿puedes traerme un cartón de cigarrillos?’

Más en AntropoUrbana:  Primeros auxilios antropológicos para Navidad

“Pensé: ‘Excelente. Esto es lo que quiero hacer’. Así que me di la vuelta, puse los ojos en blanco, comencé a pensar en mis pensamientos críticos y en ese momento, literalmente, escuché la voz de Dios decirme de una manera que no había hecho en mucho tiempo: ‘No juzgues a esta mujer. La he creado a mi imagen y la amo. No la juzgues’. Y literalmente, pobre, pobre mujer, casi me caigo. Quiero decir, estaba tratando de darle cambio, y estaba como: ‘Uhhh, ¡escuché la voz de Dios!’ He cambiado desde entonces”.

El pensamiento vino a ella como si no fuera suyo. Ella no sintió que interpretó el pensamiento como la voz de Dios; en cambio, sintió en sus entrañas que Dios había hablado dentro de su mente, y eso cambió su vida.

Una voz que cambia la historia

A veces estos momentos pueden cambiar la historia. Una noche del invierno de 1956, un hombre estaba sentado solo en su cocina. El hombre había ayudado a organizar un boicot a los autobuses locales. Ahora, un mes después, él y su familia recibían más de treinta llamadas y cartas amenazantes cada día. Algunas eran sexualmente crudas. Un amigo le habló de una amenaza creíble de matarlo. Comenzó a escuchar rumores de esas amenazas todos los días. Esa noche, una llamada amenazante llegó a altas horas de la noche, cuando él estaba en la cama. Fue a la cocina porque no podía dormir. Con la cabeza entre las manos, se inclinó sobre la mesa y oró en voz alta. Dijo que estaba al final de sus poderes, que no le quedaban fuerzas y que no podía enfrentar el futuro solo.

“En ese momento experimenté la presencia de lo Divino como nunca antes lo había experimentado. Parecía como si pudiera escuchar la tranquila seguridad de una voz interior que decía: ‘Defiende la justicia, defiende la verdad; y Dios estará a tu lado para siempre’. Casi de inmediato mis temores comenzaron a desaparecer. Mi incertidumbre desapareció. Estaba listo para enfrentar cualquier cosa”.

Tres días después su casa fue bombardeada. Sin embargo, Martin Luther King Jr. siguió adelante.

Más en AntropoUrbana:  Cuando la Navidad todavía no había sido domesticada

A fines del siglo IV, un joven africano luchaba con sus convicciones. Quería ser cristiano, pero no podía comprometerse con lo que se esperaba de él. Se consideraba torcido, sucio, manchado, ulceroso. Dijo que estaba desgarrado contra sí mismo, enfermo y torturado. Una tarde llegaron unos visitantes a contarle de un hombre que se había apartado del mundo y de la ambición, viviendo en el desierto, orando a Dios. El corazón del joven explotó. Corrió al jardín y sollozó con abandono, tendido en el suelo.

“De repente una voz llega a mis oídos desde una casa cercana. Es la voz de un niño o una niña (no sé cuál) y con voz cantarina se repiten constantemente las palabras. ‘Tómalo y léelo. Tómalo y léelo.’ De inmediato mi rostro cambió, y comencé a pensar cuidadosamente si el canto de palabras como estas entraba en algún tipo de juego de niños, y no podía recordar haber escuchado algo así antes. [Me volví] bastante seguro de que debía interpretar esto como un mandato divino”.

Agustín de Hipona convertido. Sus enseñanzas sobre la gracia y la salvación, su sentido de que estos son dones de Dios en lugar de elecciones humanas, dan forma al cristianismo incluso hoy.

El poder de la voz

Las voces son extrañas y mal entendidas por los principales investigadores; sin embargo, están en el corazón de los momentos más grandes de trascendencia y desesperación humana. Agustín se convirtió al cristianismo después de escuchar una voz que le ordenó tomar sus escrituras y leer. Pablo probablemente creó el cristianismo cuando escuchó una voz del cielo que le preguntaba por qué perseguía a los seguidores de Jesús. Dios habló a Moisés; Alá dictó el Corán a Mahoma. Los escritores a veces escuchan que sus personajes les hablan como si estuvieran dentro de la habitación.

Más en AntropoUrbana:  La empatía es una fuerza poderosa

La mayoría de nosotros al menos sentimos, y a veces escuchamos, la voz de la autoridad moral, y sentimos la presencia de otros invisibles, a veces al borde del sueño, a veces en la tarde bañada por el sol. La gran mayoría de los dolientes sienten, escuchan o ven a su cónyuge en los meses posteriores a su pérdida, y suelen decir que ese contacto los reconforta. A veces son voces ordinarias, cotidianas y comunes. A veces una voz lleva a una persona a un cambio radical para bien. La gente abandona las adicciones; encuentran un propósito; se convierten en las personas que la voz les invita a ser. Pero las voces de la locura atormentan a la gente. Aquellos que están locos escuchan voces que se desprenden de los autos y se precipitan por el aire. Pueden sentir como si vivieran dentro de una colmena de palabras de mando y asalto.

Soy antropóloga y durante años hablé con personas que tuvieron estas experiencias, estos momentos de ser llamados. Esto es lo que pienso: en el corazón de estas experiencias está la relación paradójica que los humanos tienen con sus propios pensamientos. Las voces, estos extraños momentos exóticos, nos llevan al enigma del pensamiento como una experiencia humana; no tanto por el hecho de que pensamos, sino por lo que se siente al pensar y cómo llegamos a comprender la extrañeza que sentimos de poseer nuestros propios pensamientos, que son nuestros, pero que no los controlamos. Estas experiencias nos enseñan algo sobre la naturaleza de la mente: que no es un vasto universo interior inmaterial, sino algo mucho más social, donde los pensamientos tienen textura y llevan ecos complejos de nuestras conversaciones con los demás, residuos de nuestras relaciones. También nos dan una capacidad que podemos usar.

La línea estándar sobre la conciencia es que evolucionó para ayudarnos a comprender las mentes de los demás, para que podamos predecir lo que harán. He llegado a preguntarme si la verdadera ventaja adaptativa de la conciencia es si las voces internas evolucionaron para ayudarnos a manejarnos y, de vez en cuando, aparecen en el mundo y nos hablan.

Fuente: Big Think/ Traducción: Tara Valencia

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías