¿Cómo saben los arqueólogos dónde excavar?

-

por GABRIEL D. WROBEL y STACEY CAMP – Universidad Estatal de Michigan

Las revistas de National Geographic y las películas de Indiana Jones pueden hacerte imaginar a los arqueólogos excavando cerca de las pirámides egipcias, en Stonehenge y en Machu Picchu. Y algunos de nosotros trabajamos en estos lugares famosos. Pero los arqueólogos queremos saber cómo vivían las personas del pasado en todo el planeta. Confiamos en los artefactos dejados atrás para ayudar a completar esa imagen. Necesitamos excavar en lugares donde hay evidencia de actividad humana; sin embargo, esas pistas del pasado no siempre son tan obvias como una pirámide gigante.

Encontrar esa evidencia puede ser tan simple como pasear por ruinas claramente distinguibles (ah, por ahí hay algunas vasijas rotas y piedras talladas). Puede ser tan complejo como usar láseres, imágenes satelitales y otras nuevas técnicas geofísicas para revelar estructuras perdidas hace mucho tiempo. Las habilidades y herramientas adecuadas están ayudando a los investigadores a localizar rastros del pasado que se habrían pasado por alto incluso hace unas pocas décadas.

Ojos abiertos, oídos abiertos, mentes abiertas

El método de identificación más simple y antiguo es una encuesta peatonal: buscando evidencia de actividad humana, ya sea en paseos no estructurados o al caminar en una cuadrícula. A menos que la evidencia sea clara como el cristal, como las ollas rotas, tales encuestas generalmente necesitan un ojo entrenado para leer las pistas.

En Belice, donde trabaja uno de nosotros (Gabe), los restos de casas e incluso templos en grandes pirámides, abandonadas hace más de mil años, suelen estar cubiertos de árboles y plantas; las secciones expuestas parecen pilas de piedra.

Llevé a mi padre a un sitio donde los trabajadores habían quitado el espeso follaje para que los arqueólogos pudieran mapear completamente el sitio. Otro arqueólogo y yo discutíamos con entusiasmo las características arquitectónicas visibles: patios, terrazas, los tocones de las paredes. Finalmente, mi papá levantó las manos en el aire y dijo: “¡Todo lo que veo son rocas!”.

Más en AntropoUrbana:  Todo lo que Indiana Jones entendió bien

Pero nuestros ojos entrenados reconocieron que los montones de piedras o montículos de tierra estaban sospechosamente alineados. Mira sitios arqueológicos el tiempo suficiente y lo notarás también.

Comprender lo que ves también puede requerir familiaridad con la geología y la flora locales. ¿Y quién es más familiar que la gente que vive en una región? A los arqueólogos les conviene hacerse amigos de los lugareños y ser muy respetuosos con sus conocimientos. En mi trabajo en Belice, la mayoría de los sitios de asentamientos y cuevas rituales donde mis estudiantes y yo trabajamos fueron inicialmente identificados por cazadores locales, que conocen íntimamente el bosque y sus puntos de referencia.

Una vez estaba caminando por la jungla en Belice cuando un amigo local se detuvo repentinamente en lo que me pareció un grupo de árboles al azar. Dijo: «Esta debe haber sido la granja de alguien». Había visto plantas domésticas específicas que se encuentran comúnmente en los jardines de su pueblo. Al no estar tan familiarizado con la flora local, nunca habría notado esta sutil diferencia. Entonces, incluso las plantas vivas pueden considerarse parte de los sitios arqueológicos modificados por humanos.

Teledetección de alta tecnología

En los últimos años, los arqueólogos comenzaron a utilizar nuevos métodos para encontrar sitios arqueológicos que antes se habían pasado por alto. Estas técnicas, ampliamente conocidas como sensores remotos, nos permiten mirar a través de densos bosques sin talarlos, eliminando digitalmente el crecimiento de la jungla y siglos de suelo, para revelar, escondidas debajo, estructuras perdidas hace mucho tiempo. Los escaneos de alta resolución que usan láser o fotografías en 3D pueden incluso detectar ondulaciones sutiles de las superficies del suelo que no son visibles para el ojo humano.

Más en AntropoUrbana:  Haciendo arqueología costera con drones

Por ejemplo, LiDAR (detección y rango de luz) dispara láseres pulsados ​​para determinar la distancia en función de lo que se refleja y con qué rapidez. Cuando se utiliza desde un avión, se recopilan millones de puntos, lo que da como resultado un mapa topográfico detallado del paisaje. Los especialistas que trabajan con estos datos pueden eliminar árboles y otros objetos para exponer digitalmente las superficies del suelo.

Un ejemplo reciente en la antigua ciudad maya de Tikal, Guatemala, reveló alrededor de 61.000 estructuras en las selvas que rodean el centro de la ciudad. La densidad de los asentamientos fue un shock porque, a pesar de la extensa inspección peatonal en el pasado, incluso los arqueólogos experimentados no pudieron reconocer la mayoría de estos restos efímeros.

Cada vez más, los arqueólogos encuentran sitios con imágenes satelitales, incluyendo Google Earth. Por ejemplo, durante una sequía reciente en Inglaterra, los restos de elementos antiguos comenzaron a aparecer en el paisaje y eran visibles desde arriba.

La teledetección también puede enfocarse en áreas más pequeñas. Las técnicas geofísicas se usan antes de excavar para escanear el suelo donde los investigadores saben que están enterrados los restos arqueológicos. Estos métodos no destructivos ayudan a detectar anomalías enterradas en los suelos circundantes, al distinguir su densidad, propiedades magnéticas o conducción de corrientes eléctricas.

La forma y la alineación de estas características a menudo pueden proporcionar pistas sobre lo que son. Por ejemplo, las paredes densas de un edificio se diferenciarán del suelo circundante.

¿Qué encontrarán los arqueólogos del futuro?

Mientras buscas evidencia de actividad humana en el pasado, recuerda que estás activamente involucrado en la creación de los sitios arqueológicos del futuro. Dado que la arqueología es el estudio de cualquier material dejado por los seres humanos, esa definición también se ajusta a lo que queda después del festival anual Burning Man de Nevada, por ejemplo, o cuando los migrantes cruzan la frontera entre Estados Unidos y México.

Más en AntropoUrbana:  Perros de arqueología

De hecho, hay sitios arqueológicos en casi todas partes. Una de nosotros (Stacey) una vez estudió la basura que se dejaba durante las fiestas al aire libre. Mis alumnos y yo queríamos saber si los exalumnos y los alumnos bebían diferentes tipos de alcohol. Usando metodologías arqueológicas, descubrimos que los ex alumnos se divirtieron con alcohol costoso, como vino y cervezas artesanales, mientras que los estudiantes actuales bebieron lo que podían pagar: cervezas corporativas baratas, siendo Coors Light y Bud Light las elecciones más comunes.

Hicimos este «descubrimiento» arqueológico mapeando e identificando cuidadosamente la basura antes y durante la fiesta. Si bien se recogió la mayor parte, piezas más pequeñas indudablemente encontraron su camino hacia el suelo, tal vez para ser descubiertas por un futuro Programa de Arqueología del Campus.

Los arqueólogos solíamos excavar principalmente en sitios que eran fáciles de encontrar. La tecnología está cambiando eso. De hecho, aplicaciones como Google Earth están haciendo posible una nueva era de ciencia ciudadana, en la que los investigadores a veces solicitan la ayuda de miembros del público para revisar los datos. A través de los esfuerzos de los arqueólogos para involucrar y educar al público, incluyendo la incorporación de voluntarios en el laboratorio y el trabajo de campo, dando conferencias y talleres públicos y creando recursos web accesibles, esperamos mostrar que la historia de nuestro pasado a menudo está oculta a simple vista.

Materiales: Jstor/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías