Invoquemos al fantasma navideño de la arqueología

-

por ABRIL BEISAW – Vassar College

¿Pasaste otra Navidad sin la visita personal de los fantasmas de la Navidad pasada, presente o futura? Aquí igual. En Cuento de Navidad de Dickens, estos fantasmas le brindan al señor Scrooge, un anciano gruñón, recuerdos del pasado y esperanza para el futuro. Eso es lo que quiero que la arqueología haga por la gente: enfocar el presente en un momento de acción.

Como Bob Cratchit, pasé años trabajando duro en mi trabajo arqueológico y fui recompensada con un nivel de prosperidad en algún lugar entre Cratchit y Scrooge. Pero mientras otros arqueólogos parecían complacidos con el trabajo que hice, amigos y familiares todavía pensaban que mi trabajo era sobre dinosaurios o tesoros o piratas o pirámides. El hecho de que trabajara en pequeñas ciudades de Maryland, Michigan, Nueva York y Ohio, y a menudo excavara con sociedades arqueológicas e históricas locales, se consideró irrelevante para mi verdadera naturaleza como estudiosa de los dinosaurios piratas que almacenaban sus tesoros en pirámides.

La verdad es que pasé una década investigando cómo la historia local se materializa en lugares selectivamente recordados y olvidados; escuelas de un solo salón, casas museo históricas y ruinas sin nombre en lo profundo del bosque. Para los arqueólogos históricos, esto es genial. Confía en mí. Para todos los demás, estaba perdiendo el tiempo porque no estaba vagando por selvas y desiertos en busca de tesoros. Era una arqueóloga de mierda.

Invoquemos al Fantasma del Presente de la Arqueología para revelar lo que no estaba viendo.

La arqueología siempre ha sido el lugar al que recurren los no arqueólogos en busca de historias sobre aventuras y lo inexplicable. El dominio de los pueblos y lugares cotidianos y lo que sucedió allí no es arqueología sino historia (o conocimiento común). Si mi comunidad olvidó a alguien o algo, o inventó un cuento para explicar algo, lo hizo por una razón. Como me dijo una vez un colega, tal vez debería «dejarles contar sus historias».

Más en AntropoUrbana:  Arqueología de guerra

Con una terquedad como la de Scrooge, decidí que la respuesta era seguir haciendo arqueología local mientras reorientaba mi trabajo hacia las historias de lo inexplicable. No, no me descarrié. Retrocedí del abismo de la irrelevancia para ver que alguien más había arrinconado el mercado de los misterios de la historia local: los cazadores de fantasmas.

Piénsalo: los programas de televisión de caza de fantasmas muestran a personas deambulando por sitios históricos relativamente desconocidos en la oscuridad y los espectadores sintonizan episodio tras episodio. Mientras tanto, los programas de televisión de arqueología recurren constantemente a los viejos tropos de extraterrestres, monstruos y tesoros para mantenerse a flote. Archaeology TV se encuentra en algún lugar entre lo ridículo y lo aburrido, mientras que la televisión de caza de fantasmas tiene seguidores dedicados a pesar de los resultados principalmente inconclusos. La mayoría de los episodios no presentan nada claramente paranormal, pero ofrecen historia local.

Más allá de la televisión, la caza de fantasmas y los recorridos de fantasmas se convirtieron en una tarifa estándar para las principales ciudades, sociedades históricas menores y varios museos y sitios históricos. La gente se presenta a estos eventos para que se les cuente sobre el pasado y con la esperanza de experimentar alguna conexión con él. Las historias de fantasmas tienen mucho que ofrecer. Proporcionan un sentido de lugar cuando cuentan lo que sucedió aquí, justo donde te encuentras tú. Proporcionan una historia corta pero llena de suspenso que es tan fácil de recordar como entretenida. Permiten un espacio para preguntarse sobre la veracidad del narrador, así como para considerar cómo el pasado es relevante para el presente y el futuro.

Más en AntropoUrbana:  El código de vestimenta en arqueología

Los arqueólogos pueden aprender mucho de los cazadores de fantasmas sobre cómo hablar sobre el pasado. Los cazadores de fantasmas no entran en una nueva comunidad y les explican su pasado; escuchan lo que la comunidad tiene que decir sobre un lugar y luego exploran sus historias. Los cazadores de fantasmas traen a otros para participar en todos los niveles de esa exploración. Muestran sus métodos y sus resultados y piden a la audiencia que les ayude a sacar conclusiones. Los cazadores de fantasmas dejan preguntas sin respuesta para que puedan ser continuadas. Sobre el fantasma de la arqueología aún por venir, porque nos muestra lo que puede ser.

La arqueología debe reconocer que el nuestro es un campo incomprendido porque no estamos logrando captar una audiencia de formas que parezcan relevantes para sus vidas. Podemos continuar trabajando en la relativa oscuridad, buscando la validación de otros como nosotros o simplemente disfrutando de la prosperidad que nos brinda nuestro trabajo. O los arqueólogos pueden aprender a ser más relevantes para el público en general. Abre las ventanas de nuestras viejas pero cómodas casas. Abre los oídos a las críticas inherentes a la mala comprensión de quiénes somos y qué hacemos. Pasa tiempo con aquellos para quienes creemos que nuestro trabajo es relevante. Encuentra sus misterios pero no los eches a perder. Fomenta la exploración participativa del pasado pero deja espacio para la especulación continua.

Ahora pasé casi una década estudiando la caza de fantasmas y las historias de fantasmas. Estos esfuerzos no reemplazaron mi investigación académica, sino que la mejoraron. Mientras investigo cómo la creación y el mantenimiento del sistema de agua de la ciudad de Nueva York borró comunidades de paisajes hasta 100 millas del centro de la ciudad, creo un espacio para narrativas locales sobre campanarios de iglesias visibles cuando descienden los niveles de agua del embalse. En el sentido físico, no hay campanarios de iglesias en el agua. Pero están ahí en sentido simbólico. Las historias de lo que hay debajo del agua representan una forma de recordar que no necesita ser desacreditada. Tal vez algún día los datos arqueológicos que recopilé sobre estos lugares reemplacen a los míticos campanarios de las iglesias como una forma de recordar lo que se ha perdido, pero solo si conseguí crear una historia arqueológica que sea fácil de recordar y divertida de volver a contar.

Más en AntropoUrbana:  Todo lo que Indiana Jones entendió bien

Fuente: The Geek Anthropologist/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías