Ciencia y tecnología en los viejos dibujos animados

-

por KRYSTAL D’COSTA

Los dibujos animados de los sábados a la mañana fueron algunas de las primeras exposiciones que tuve a la ciencia y la tecnología. ¿Cómo los recuerdas?

ThunderCats. Tortugas Ninja. He-Man. Denver el último dinosaurio. Cazafantasmas. Duck Tales. Voltron. Inspector Gadget. La Pantera Rosa. She-Ra. Tail Spin. Transformadores. GI Joe. Pitufos. Muppet Babies. Scooby Doo. La Hora de Bugs Bunny y El Correcaminos. Los Snorks. Ositos de goma. Batman. Johnny Quest. Chip y Dale. Los Supersónicos. Iron Man. El Pato Darkwing.

Si algo de lo anterior te suena familiar, probablemente pasaste algunos sábados por la mañana frente al televisor esperando la próxima entrega para salvar el mundo, resolver misterios, ayudar a amigos, luchar contra el crimen y/o simplemente tener aventuras. Y no estabas solo. Anoche le pedí a mis seguidores de Twitter que nombraran su caricatura favorita de los sábados por la mañana y obtuve una gran cantidad de respuestas en poco tiempo. Todavía estoy tarareando el tema de los Muppet Babies. Las Tortugas Ninja parecen haber sido las favoritas. Al igual que los Thundercats y Scooby Doo. Pero la edad de oro de las caricaturas de los sábados a la mañana ya pasó. Los cambios en los estándares educativos, las regulaciones de marketing y los estilos de vida ayudaron a poner a dormir esta tradición en particular. El auge de las redes de cable especializadas también alejó a estos programas del pedestal del sábado. Y como son accesibles en cualquier momento, por el streamming, parece que perdieron algo de su magia. Se convirtió en algo así como comerte una caja entera de pastelitos cuando eres niño (tengan paciencia conmigo): parece una buena idea (¡dibujos animados todo el tiempo!), pero puedes enfermarte bastante rápido. ¿Cuántas veces puedes ver la misma programación antes de perder el interés?

Más en AntropoUrbana:  Preocupaciones antropológicas por una contemporaneidad alarmante

La violencia representada por las caricaturas fue un punto en común para muchos grupos de defensa que condenaron el valor de la programación animada. El más grande, y quizás el más conocido de ellos, Action for Children’s Television (ahora desaparecido), trabajó para reducir el número de comerciales en estos programas y aumentar el contenido educativo. Los esfuerzos del grupo finalmente llevaron a la creación de la Ley de Televisión para Niños y regulaciones de contenido de la FCC más estrictas. A pesar de esto, me sorprende que estas caricaturas hayan sido algunas de las primeras exposiciones que recibí a la ciencia y la tecnología. Sí, hubo violencia —los malhechores tienden a tener arsenales impresionantes, y quizás haya algo siniestro en la forma en que el Correcaminos atormentaba al Coyote— pero yo diría que también hubo razonamientos y cohetes y experimentos.

Por ejemplo, consideremos algunos de los personajes de la lista anterior. Donatello era un geek y un inventor, desarrollando vehículos y dispositivos de comunicación. Y por más intimidante que fuera el Technodrome, era una maravilla mecánica: el vehículo todo terreno definitivo. Imagina lo que hubiera sucedido si las Tortugas no hubieran podido desactivarlo a tiempo. ¡Egon era un científico! Construyó mochilas de protones y una unidad de contención ectoplásmica para mantener a la ciudad de Nueva York a salvo de los espíritus descarriados. Beaker y el Dr. Bunsen demostraron que la ciencia no es infalible: los experimentos salen mal, ¡pero no debes rendirte! ¡E hicieron esto incluso cuando eran bebés! Scooby Doo, la Pantera Rosa y el Inspector Gadget defendieron el razonamiento deductivo (aunque en los dos últimos casos, los héroes tendían a tener un poco de ayuda). Las pistas falsas no eran rival para la lógica fría cuando Scooby y la pandilla estaban en el caso. Darkwing Duck, Ironman, Batman fueron inventores por derecho propio. E incluso los Gummi Bears podían enseñarte sobre farmacología: ¿qué incluía exactamente ese Gummiberry Juice?

Más en AntropoUrbana:  Acerca de la antropología anarquista

El problema con estos ejemplos no es que la ciencia y la tecnología no estuvieran presentes como oportunidades para la educación en la programación animada, sino que quizás no hubiera más personajes femeninos que desempeñaran estos roles. Janine pudo haber sido una cazafantasmas: era imperturbable para mi memoria. Y con una amiga como Velma, Daphne probablemente no necesitaba encontrarse en tantas situaciones de «sálvenme». La base para que April fuera una protagonista femenina fuerte se estableció en los cómics, pero también cae en la categoría de damisela en apuros con bastante frecuencia. Las caricaturas de hoy están destinadas a abordar mejor este tipo de inquietudes y brindar un gran impacto educativo. Dora la Exploradora es un buen ejemplo de esto. La protagonista epónima es aventurera e inquisitiva, aunque quizás alguien debería decirle que, en general, los monos no son buenas mascotas. Y sería bueno si Phineas y Ferb involucraran más a Isabella desde el principio, en lugar de simplemente agregarla a su trama. Pero supongo que llegaremos allí algún día.

Los dibujos animados de los sábados a la mañana no fueron simplemente hechos por los grupos de defensa. El mercado cambió. Mis sobrinas y sobrinos parecen más interesados ​​en los dramas para adolescentes de Disney Channel y superaron los dibujos animados con bastante rapidez. Quizás los cambios en la programación los volvieron demasiado específicos: Dora no puede crecer contigo, mientras que las caricaturas más antiguas que recuerdo parecían hacer precisamente eso: crecer contigo. No necesariamente tengo la respuesta, pero sé que todo aquello, cuando parecía no haber límite para lo que la ciencia y la tecnología podían hacer, ciertamente se quedó conmigo.

Más en AntropoUrbana:  Ahora hablemos en serio sobre los trabajos de mierda

Fuente: Anthropology in Practice/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías