Conejitas de Playboy en Halloween

-

por DAISY McMANAMAN – Universidad de York

En la película de 2004, Mean Girls, invitan a Cady (Lindsay Lohan) a una fiesta de Halloween. Cady, que anteriormente había estudiado en casa, se viste como una novia zombi, pero se sorprende al encontrar a sus compañeras vistiendo disfraces mucho más sugerentes. «En el mundo de las chicas», reflexiona Cady, «Halloween es el único momento del año en el que una chica puede vestirse como una puta total y ninguna otra chica puede decir nada al respecto».

Una de esas chicas, Regina George (Rachel McAdams), lleva uno de los disfraces de mayor importancia cultural de la última década: el traje de conejita de Playboy.

Diseñado originalmente en 1960 como uniforme para las trabajadoras de los clubes Playboy, el traje de conejita Playboy fue el primer uniforme de servicio patentado en los Estados Unidos. Sin embargo, a pesar de esto, el disfraz fue copiado y vendido por numerosos minoristas de moda (a veces atrayendo una acción legal interesante por parte de Playboy), convirtiéndose en uno de los disfraces de Halloween más frecuentes.

Cada octubre, el reconocible traje de conejita de Playboy (con su body encorsetado, orejas, cola, puños, cuello, pajarita y roseta con su nombre en la cadera) es el disfraz elegido por celebridades como Kylie Jenner y Paris Hilton, y también por personas normales.

La historia del traje de conejita de Playboy

El origen del traje de conejita está sujeto a mucha desinformación. Se dijo falsamente que el traje fue diseñado por Zelda Wynn Valdés, conocida por sus diseños que realzan la figura para clientes como Ella Fitzgerald y Josephine Baker.

Aunque la historia de que fue creado por una diseñadora negra poco reconocida es convincente, la verdad es que muchas manos diferentes participaron en la creación del traje.

Más en AntropoUrbana:  Un antropólogo en Amazon

Si bien Wynn Valdés creó trajes de conejita para el Playboy Club de Nueva York, el concepto original vino de Ilsa Taurins, la novia de un exdirector de promociones de Playboy. Su madre cosió el primer prototipo.

Desde su debut en 1960, el traje de conejito se ha visto en numerosos colores y diseños, incluso una vez hecho enteramente de chocolate, pero el diseño se mantuvo prácticamente sin cambios.

En 1963, la periodista y activista Gloria Steinem pasó dos semanas trabajando encubierta como conejita en el Playboy Club de Nueva York, investigando su exposición en dos partes, A Bunny’s Tale. Steinem criticó el trato que da Playboy a las conejitas, llamando la atención sobre la incomodidad de los largos turnos vistiendo el disfraz, violando los exámenes realizados por un médico afiliado a Playboy y el atroz sistema de mérito/demérito establecido en el manual del empleado.

Las conejitas podían recibir deméritos por una larga lista de errores percibidos, incluido el cabello descuidado, mascar chicle u orejas de conejo incorrectamente dobladas.

Pero no todos estuvieron de acuerdo. Kathryn Leigh Scott, autora de The Bunny Years (1998), trabajó junto a Steinem durante su período encubierto. Ella afirma que la realidad de trabajar como conejita tenía más matices de lo que Steinem retrató. Según Scott, el club le brindó la oportunidad de viajar y ganar un salario decente en una época en la que había menos oportunidades para las mujeres en la fuerza laboral.

El último de los clubes Playboy originales de Estados Unidos cerró en 1988 y los intentos de reabrirlos en Las Vegas y Nueva York han durado poco, pero la conejita sigue siendo un tema polémico del debate feminista.

Más en AntropoUrbana:  El surgimiento de la antropología oscura

En la reciente serie documental Secrets of Playboy (2022), ex conejitas presentaron relatos de acoso y agresión sexual en clubes de Playboy. Sin embargo, muchas mujeres que usaron el disfraz tanto por trabajo como por placer también afirmaron que encuentran el traje de conejita de Playboy sexualmente empoderador.

El auge del disfraz de Halloween sexy

El aumento de la popularidad de la conejita de Playboy como disfraz de Halloween puede vincularse al aumento de la popularidad del disfraz “sexy” de Halloween. En Estados Unidos, los disfraces modernos de Halloween para adultos entraron en el zietgeist cultural en la década de 1970. La periodista Laura Stampler, que escribe para la revista Time, atribuye esto a los desfiles de Halloween LGBTQ+, que fomentaban disfraces extravagantes y creativos.

En las décadas de 1990 y 2000, los disfraces de Halloween reflejaban el aumento de las representaciones posfeministas y abiertamente sexualizadas de las mujeres en los medios. Los disfraces sexys comenzaron a dominar las fiestas de Halloween, ofreciendo un reflejo cursi de la cultura pop.

A pesar de los cambios en los tiempos, naveguen por cualquier sitio web que venda disfraces de Halloween y todavía aparecerán variaciones del disfraz de conejita de Playboy. Esta continua popularidad podría deberse en parte al duradero impacto cultural de Playboy (la marca cumplió 70 años este año). O podría deberse a una distinción percibida entre las icónicas “conejitas” y la marca Playboy.

La aparición del disfraz en animes como Dragon Ball y películas como Legally Blonde y Bridget Jones’s Diary llevó a que la conejita de Playboy se convierta en un ícono de la cultura pop por derecho propio.

Más en AntropoUrbana:  Ponga huevo

Encarnando a la conejita de Playboy

Llámenme mala feminista, pero me encanta el disfraz de conejita de Playboy. En noviembre de 2017, mientras estudiaba mi maestría en Bellas Artes en Chicago, en una institución a la que alguna vez se le regaló la Mansión Playboy original, volé a Nueva York para asistir a un casting de conejitas.

A diferencia de Steinem, mi intento de actuar encubierta resultó infructuoso. Pensándolo bien, quería pasar por el proceso de selección de la conejita de Playboy porque quería saber cómo se sentía usar el traje.

En 2021, mi amiga Amber Sylvia y yo nos propusimos crear el disfraz de conejita de mis sueños. Adornado con más de 10.000 pedrería, mi traje rinde homenaje a las innumerables mujeres de Playboy, que continúan inspirando tanto mi investigación como mis prácticas artísticas.

Vestida como una conejita de Playboy, me di cuenta de por qué (más de sesenta años después) sigue siendo un disfraz popular. Me convertí en una versión exagerada de mí misma. Las orejas y los tacones me hicieron erguir mientras que el corsé exageraba mis rasgos femeninos.

Regina George hizo una elección inteligente de disfraz de Halloween. Para mí, la conejita de Playboy representa la sexualidad femenina en su forma más lúdica y realzada. Y teniendo en cuenta su historia (originalmente diseñada para el disfrute de los clientes masculinos del club Playboy), también resulta un poco espeluznante.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías