Torres de enfriamiento

-

por RIC TYLER

De 115 metros de altura y con un diámetro basal máximo de 90 metros, la enorme torre de enfriamiento de tiro natural, de hormigón armado, ha llegado a representar uno de los rasgos característicos y más fácilmente reconocibles de una serie de centrales eléctricas alimentadas con carbón construidas en el Reino Unido en la década de 1960 y, de hecho, en todo el mundo. Las torres, dispuestas en grupos de hasta ocho por estación, forman parte integral del sistema de circulación de agua de las centrales eléctricas, enfriando el agua de los condensadores asociados a las unidades turbogeneradoras de 500 MW. Visibles desde lejos, las estructuras distintivas con sus amplios perfiles hiperbólicos han evolucionado hasta convertirse en puntos focales dentro de sus entornos paisajísticos (a menudo rurales).

En términos simples, una torre de enfriamiento comprende una “cáscara” prácticamente vacía, elevada en su base sobre un circuito de columnas de concreto inclinadas, formando una entrada de aire abierta sobre un estanque circular de recolección. El agua caliente de los condensadores de la unidad pasa a través de un “paquete de enfriamiento” en la base de la torre, se enfría mediante el aire que sube a través de la torre desde la entrada en la base y cae al estanque de recolección que se encuentra debajo, antes de regresar a los condensadores para comenzar el proceso nuevamente. A plena carga, cada torre es capaz de procesar alrededor de 6,5 millones de galones de agua por hora, y el dos por ciento del agua se pierde por evaporación, visible como columnas de vapor de agua que emanan de la cabecera de las torres.

Más en AntropoUrbana:  Paneles solares sobre los techos de un Estado ausente

La estética es, por naturaleza, subjetiva, y esto es particularmente cierto en el caso de estructuras tan intransigentemente industriales como las centrales térmicas, que eran inevitablemente controvertidas y divisivas. Para algunos, las centrales eléctricas, y en particular sus torres de enfriamiento, llegaron a representar un hito familiar y un punto de referencia focal en el paisaje, una manifestación física de un momento significativo en el desarrollo del patrimonio industrial de la nación. Para otros, la forma y la escala monumental, inherentemente “inhumana” de los edificios de la estación, se percibieron negativamente y se interpretaron para siempre como monstruosidades intrusivas.

Sin embargo, los edificios reflejan más que su funcionalidad principal. Las centrales eléctricas también fueron importantes empleadores dentro de sus localidades durante un período que se extendió a lo largo de una generación, y desempeñaron un papel importante en el desarrollo histórico y socioeconómico de sus comunidades anfitrionas en el último tercio del siglo XX.

En respuesta al cambio climático antropogénico, la política del gobierno del Reino Unido se ha alejado de la generación de electricidad basada en combustibles fósiles. Como resultado, las plantas alimentadas con carbón que formaron la columna vertebral de la generación de energía del Reino Unido durante más de medio siglo, se volvieron superfluas y fueron cerradas gradualmente, siendo la demolición su destino final. Con su pérdida, las torres de enfriamiento asociadas, que durante sesenta años han formado elementos tan “icónicos” dentro del paisaje británico, están quedando relegadas a la historia.

Fuente: AAA/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías