La tecnología más sostenible del mundo

-

por STEPHEN E. NASH – Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver

En mi opinión, un hacha de mano achelense bien hecha es uno de los objetos arqueológicos más hermosos y notables jamás encontrados en cualquier parte del planeta. Me encantan sus líneas limpias y simétricas. Su fuerza y ​​peso me impresionan, al igual que su persistencia.

Hacha de mano achelense es el término que los arqueólogos usan ahora para describir el tipo distintivo de herramienta de piedra descubierto por primera vez por John Frere en Hoxne, en Suffolk, Gran Bretaña, a fines del siglo XVIII. Jacques Boucher de Perthes, un célebre arqueólogo, encontró objetos similares en Francia durante las excavaciones realizadas en las décadas de 1830 y 1840. El nombre Acheulean proviene del sitio de Saint-Acheul, cerca de la ciudad de Amiens en el norte de Francia, que de Perthes excavó en 1859.

Podría decirse que el término hacha de mano es inapropiado. Si bien es posible que la herramienta de piedra se haya utilizado para cortar, como con un hacha moderna, hay poca evidencia de que el implemento estuviera unido a un mango. En ausencia de un mango, el usuario se habría dañado gravemente las manos mientras sujetaba los bordes afilados del hacha y golpeaba otra sustancia dura. Sin embargo, hay evidencia, en forma de daños microscópicos reveladores en los bordes y superficies del hacha de mano, de que estos objetos se usaron para rebanar, raspar y algunas actividades de carpintería. Las hachas de mano también sirvieron como fuentes de materia prima (en estrictos términos arqueológicos, eran núcleos) a partir de las cuales se extraían nuevas herramientas de corte más pequeñas (lascas). Por lo tanto, probablemente sirvieron para una variedad de propósitos.

Más en AntropoUrbana:  Todo lo que Indiana Jones entendió bien

La gran mayoría de las hachas de mano achelenses fueron fabricadas por el Homo erectus, una antigua especie humana que vivió en África y que fue el primero de nuestros antepasados​​en salir de ese continente. Hay tentadores indicios de que un ancestro humano anterior que se encuentra solo en África, el Homo habilis, puede haber hecho una forma tosca de hacha de mano, pero nunca las formas bellamente simétricas que se encuentran más tarde. Las especies humanas extintas, principalmente en Europa occidental, incluidos los neandertales (que vivieron hace unos 400.000 a 40.000 años), también fabricaban hachas de mano. Los miembros de nuestra especie, Homo sapiens, nunca fabricaron tales herramientas. Se han encontrado hachas de mano achelenses en Europa, África y Asia, dondequiera que se puedan encontrar nódulos de materia prima de tamaño adecuado.

(En 1948, Hallam Movius de la Universidad de Harvard definió una línea teórica que va desde el centro de Gran Bretaña, de este a sureste, a través del norte de Europa, bordeando los tramos septentrionales de los mares Negro y Caspio, a través del norte de la India y hasta Bangladesh en el sureste, ahora conocida como la Línea Movius, no se encuentran hachas de mano al norte y al este de este límite, probablemente debido a la falta de materias primas apropiadas).

Aún más intrigante que su amplia distribución en tres continentes es su profundidad temporal. Se han encontrado hachas de mano achelenses en sitios que abarcan 1,5 millones de años de existencia humana, que datan de hace aproximadamente 1,6 millones de años a hace unos 100.000 años. Eso hace que el hacha achelense sea la tecnología más sostenible que los miembros de nuestro género (Homo) hayan desarrollado jamás. Consideren, en contraste, la cantidad de cambio tecnológico que ha ocurrido en los últimos 150 años (desde la primera llamada telefónica), una diezmilésima parte de la cantidad de tiempo en que se fabricó y usó el hacha de mano achelense. O consideren la cantidad de cambios tecnológicos en los últimos diez años (desde que se presentó el primer iPhone), una ciento cincuenta milésima parte de la cantidad de tiempo en que se fabricaron y usaron las hachas de mano de Achelense. En las memorables palabras de mi antiguo profesor Arthur J. Jelinek, las hachas de mano representan una «estabilidad tecnológica aturdidora».

Más en AntropoUrbana:  La empatía es una fuerza poderosa

Por lo tanto, el hacha de mano representa una tecnología profundamente efectiva y altamente sostenible utilizada durante 1,5 millones de años. Hoy medimos el cambio tecnológico en semanas y meses, no solo en años. Entonces, ¿cómo serán las tecnologías supuestamente “sostenibles” de hoy en diez años? ¿En 150 años? ¿En 1,5 millones de años? La próxima vez que escuchen algo sobre la llamada tecnología sostenible, piensen en el hacha de mano de Acheulean, y reconsideren lo que realmente significa la palabra sostenible.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías