La ambigua historia del conejo de Pascua

-

por KATIE EDWARDS – Universidad de Chester

Mientras muerdes las cabezas de tus conejitos de chocolate este fin de semana, quizás te preguntes cómo los conejos de dibujos animados se volvieron tan centrales en nuestras celebraciones de Pascua. Es tentador suponer que, debido a que no existe una base bíblica para el Conejo de Pascua, los conejos y las liebres no tienen un significado religioso, pero ese no es el caso.

Levítico 11:6 declara que la liebre es un animal inmundo: “La liebre, porque aunque rumia, no tiene pezuñas divididas; es impuro para vosotros“. Pero en el arte cristiano, se asocia regularmente con el renacimiento y la resurrección.

De hecho, el símbolo de un círculo de tres liebres unidas por las orejas se ha encontrado en varias iglesias de Devon. Al igual que gran parte de nuestro simbolismo cultural del «conejito», el significado de esta imagen sigue siendo misterioso, y The Three Hares Project se creó para investigar y documentar las ocurrencias del antiguo símbolo, cuyos ejemplos se encontraron en lugares tan lejanos como China.

Los conejos y las liebres también se asociaron con María, madre de Jesús, durante siglos. Su asociación con el nacimiento virginal proviene del hecho de que las liebres, a menudo confundidas erróneamente con conejos, pueden producir una segunda camada de crías mientras aún están embarazadas de la primera.

¿Virginidad o fertilidad?

La pintura de Tiziano, La Virgen del Conejo, representa esta relación. María sostiene el conejo en primer plano, lo que significa tanto su virginidad como su fertilidad. El conejo es blanco para transmitir su pureza e inocencia.

Más en AntropoUrbana:  Las condiciones inglesas

Sin embargo, vincular a los conejos con la pureza y la virginidad es extraño, ya que también están asociados con una actividad sexual prolífica, una reputación de la que Hugh Hefner se apropió para su ahora infame logotipo de Playboy. Hefner afirmó que eligió un conejo como logotipo de su imperio porque el conejito es “un animal fresco, tímido, vivaz, saltarín, sexy. Primero te huele, luego se escapa, luego vuelve y tienes ganas de acariciarlo, de jugar con él. Una chica se parece a un conejito. Alegre, bromeando”.

Dejando a un lado el sorprendente sexismo de Hefner, la reputación de fecundidad de los conejos también significa que se han utilizado como símbolo de fertilidad durante siglos, asociados con la primavera.

Un viejo mito sajón

De hecho, algunos folcloristas sugieren que el Conejo de Pascua se deriva de un antiguo mito anglosajón sobre la diosa de la fertilidad Ostara. La Enciclopedia Mythica explica que: “Ostara es la personificación del sol naciente. En esa capacidad, se la asocia con la primavera y se la considera una diosa de la fertilidad. Es la amiga de todos los niños y para divertirlos cambió su ave mascota por un conejo. Este conejo produjo huevos de colores brillantes, que la diosa griega regalaba a los niños. De su nombre y ritos se deriva la fiesta de la Pascua”.

De hecho, en su libro Deutsche Mythologie de 1835, Jacob Grimm afirma que “la liebre de Pascua es ininteligible para mí, pero probablemente la liebre era el animal sagrado de Ostara… Ostara, Eástre parece haber sido, por lo tanto, la divinidad del amanecer radiante, del nacimiento de la luz, un espectáculo que trae alegría y bendición, cuyo significado podría ser fácilmente adaptado por el día de la resurrección del Dios de los cristianos.”

El mito de Ostara, entonces, se convirtió en una teoría popular para la derivación del Conejo de Pascua, aunque es cuestionada. De cualquier manera, parece que la asociación entre el Conejo de Pascua y Ostara comenzó con el erudito del siglo VIII, Beda el Venerable, en su obra El cálculo del tiempo. Beda dijo que nuestra palabra «Pascua» proviene de «Eostre» (otra versión del nombre «Ostara»). No hay, sin embargo, ninguna otra evidencia histórica para apoyar su declaración.

Más en AntropoUrbana:  Volver a casa

Conejitos modernos

La primera referencia a un conejo de Pascua con huevos se puede encontrar en un texto alemán de finales del siglo XVI (1572). “No te preocupes si se te escapa el Conejo de Pascua; si nos faltan sus huevos, cocinaremos el nido”, dice el texto. Un siglo después, un texto alemán vuelve a mencionar al Conejo de Pascua, describiéndolo como una “fábula antigua”, y sugiriendo que la historia había existido durante un tiempo antes de que se escribiera el libro.

En el siglo XVIII, los inmigrantes alemanes llevaron a Estados Unidos la costumbre del Conejo de Pascua y, a fines del siglo XIX, las confiterías de los estados del este vendían dulces con forma de conejo, prototipos de los conejitos de chocolate que tenemos ahora.

Entonces, ya sea que los conejitos sean sucios, símbolos de actividad sexual prolífica o íconos de virginidad, es probable que el enigmático Conejo de Pascua siga siendo una parte central de las celebraciones de Pascua; recientemente, uno incluso estuvo involucrado en una pelea masiva surrealista en un centro comercial de Nueva Jersey. Sin embargo, probablemente seguirá siendo un misterio de dónde vinieron. Por ahora.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente