Ponga huevo

-

por SERIN QUINN – Universidad de Warwick

Muchas tradiciones de Pascua, incluidas las roscas y los bollos cruzados calientes y el cordero del domingo, provienen de creencias cristianas medievales o incluso paganas anteriores. El huevo de Pascua de chocolate, sin embargo, es un giro más moderno en la tradición.

Los huevos de gallina se comieron en Semana Santa durante siglos. Los huevos simbolizaron durante mucho tiempo el renacimiento y la renovación, lo que los hace perfectos para conmemorar la historia de la resurrección de Jesús, así como la llegada de la primavera en el hemisferio norte.

Aunque hoy en día los huevos se pueden comer durante el período de ayuno de la Cuaresma, en la Edad Media estaban prohibidos junto con la carne y los lácteos. Los chefs medievales a menudo encontraron formas sorprendentes de evitar esto, incluso haciendo huevos falsos para reemplazarlos.

Para la Pascua, un período de celebración, los huevos y la carne, como el cordero (también un símbolo de renovación), volvían a estar sobre la mesa.

Incluso una vez que se permitieron los huevos en las comidas de ayuno, mantuvieron un lugar especial en la fiesta de Pascua. El autor de libros de cocina del siglo XVII, John Murrell, recomendaba «huevos con sierra verde», una especie de pesto hecho con hojas de acedera.

En toda Europa, el Viernes Santo, los huevos también se entregaban como diezmo (una especie de renta anual) a la iglesia local. Puede que de ahí venga la idea de regalar huevos. La práctica se extinguió en muchas áreas protestantes después de la Reforma, pero algunos pueblos ingleses mantuvieron la tradición hasta el siglo XIX.

Más en AntropoUrbana:  Antropología de los zombis haitianos

No se sabe exactamente cuándo la gente comenzó a decorar sus huevos, pero la investigación apunta al siglo XIII, cuando el rey Eduardo I les dio a sus cortesanos huevos envueltos en pan de oro.

Unos siglos más tarde, sabemos que las personas en toda Europa estaban tiñendo sus huevos de diferentes colores. Por lo general, eligieron el amarillo, usando cáscara de cebolla, o el rojo, usando raíces más rubias o remolachas. Se cree que los huevos rojos simbolizan la sangre de Cristo. Un autor del siglo XVII sugirió que esta práctica se remontaba a los primeros cristianos en Mesopotamia, pero es difícil saberlo con certeza.

En Inglaterra, la forma más popular de decorar era con pétalos, que dejaban huellas coloridas. El Museo Wordsworth, en el Distrito de los Lagos, todavía tiene una colección de huevos hechos para los hijos del poeta desde la década de 1870.

De huevos teñidos a huevos de chocolate

Aunque teñir huevos estampados sigue siendo una actividad común de Pascua, en estos días los huevos se asocian más comúnmente con el chocolate. Pero, ¿cuándo ocurrió este cambio?

Cuando el chocolate llegó a Gran Bretaña en el siglo XVII, era una novedad emocionante y muy costosa. En 1669, el conde de Sandwich pagó 227 libras esterlinas, el equivalente a unas 32.000 libras esterlinas en la actualidad, por una receta de chocolate del rey Carlos II.

Hoy en día se piensa en el chocolate como un alimento sólido, pero entonces solo era una bebida y generalmente se condimentaba con chile, siguiendo las tradiciones aztecas y mayas. Para los ingleses, esta nueva bebida exótica no se parecía a nada que hubieran conocido. Un autor lo llamó el “néctar americano”: una bebida para los dioses.

Más en AntropoUrbana:  ¿Puede la antropología pensar el futuro?

El chocolate pronto se convirtió en una bebida de moda para la aristocracia, a menudo obsequiada gracias a su alto estatus, una tradición que aún se mantiene en la actualidad. También se disfrutó en los cafés recién abiertos alrededor de Londres. El café y el té también se habían introducido recientemente en Inglaterra, y las tres bebidas estaban cambiando rápidamente la forma en que los británicos interactuaban socialmente entre sí.

Los teólogos católicos conectaron el chocolate con la Pascua en este tiempo, debido a la preocupación de que beber chocolate iría en contra de las prácticas de ayuno durante la Cuaresma. Después de un acalorado debate, se acordó que el chocolate hecho con agua podría ser aceptable durante los ayunos. Al menos en Semana Santa, una época de festejos y celebraciones, el chocolate estaba bien.

El chocolate siguió siendo caro hasta el siglo XIX, cuando Fry’s (ahora parte de Cadbury) fabricó las primeras barras sólidas en 1847, lo que revolucionó el comercio del chocolate.

Para los victorianos, el chocolate era mucho más accesible pero aun así una especie de indulgencia. Treinta años después, en 1873, Fry’s desarrolló el primer huevo de Pascua de chocolate como regalo de lujo, fusionando las dos tradiciones de entrega de regalos.

Incluso a principios del siglo XX, estos huevos de chocolate se consideraban un regalo especial y mucha gente ni siquiera los comía. Una mujer en Gales conservó un huevo de 1951 durante 70 años y un museo en Torquay compró recientemente un huevo que se había guardado desde 1924.

Fue solo en las décadas de 1960 y 1970 que los supermercados comenzaron a ofrecer huevos de chocolate a un precio más barato, con la esperanza de sacar provecho de la tradición de Pascua.

Más en AntropoUrbana:  ¿Qué comían los Picapiedra?

Con la creciente preocupación por la producción de chocolate a largo plazo y la escasez de huevos provocada por la gripe aviar, las futuras Pascuas podrían verse un poco diferentes. Pero si hay algo que los huevos de Pascua pueden mostrarnos es la adaptabilidad de la tradición.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías