Inventando a Cristóbal Colón

-

por WILLIAM FRANCIS KEEGAN – Universidad de Florida  

Cristóbal Colón era un narcisista.

Creía que Dios lo había elegido personalmente para una misión que nadie más podía lograr. Después de 1493, firmó con su nombre «xpo ferens», «el portador de Cristo». Su objetivo declarado era acumular suficiente riqueza para recuperar Jerusalén. Su arrogancia provocó su caída, la de millones de nativos americanos, y finalmente fomentó su resurrección como el ícono más perdurable de América.

En 1496, Colón era gobernador de una colonia con sede en Santo Domingo, en lo que hoy es la actual República Dominicana, un trabajo que odiaba. No pudo convencer a los demás “colonos”, especialmente a aquellos con títulos nobiliarios, de que siguieran su liderazgo.

No eran colonos en el sentido tradicional de la palabra. Habían ido a las Indias para enriquecerse rápidamente. Como Colón no pudo moderar su lujuria, la Corona lo consideró un administrador incompetente. La colonia fue en gran medida un fracaso social y económico. La riqueza que Colón prometió a los monarcas españoles no se materializó y realizó continuas solicitudes de apoyo financiero adicional, que los monarcas le proporcionaron a regañadientes.

Hacia 1500, las condiciones en La Española eran tan espantosas que la Corona envió a Francisco de Bobadilla a investigar. Lo primero que vio Bobadilla, en la desembocadura del río Ozama, fueron cuatro “amotinados” españoles colgados de una horca. Bajo la autoridad del rey, Bobadilla arrestó a Colón y a sus hermanos por malversación y los envió encadenados a España. Colón esperó siete meses para recibir una audiencia en la corte. Se negó a que le quitaran las cadenas hasta la reunión, e incluso pidió en su testamento ser enterrado con las cadenas.

Aunque los gobernantes españoles querían que Colón desapareciera, se le permitió un último viaje entre 1502 y 1504. Murió en 1506 y prácticamente no fue mencionado por los historiadores hasta que resucitó como símbolo de los Estados Unidos.

Más en AntropoUrbana:  El presente del Muro de Berlín

La resurrección de Colón

A mediados del siglo XVIII, los académicos sacaron a la luz documentos largamente olvidados sobre Colón y la historia temprana del Nuevo Mundo.

Uno de los más importantes fue Historia de las Indias, en tres volúmenes de Bartolomé de las Casas. Este libro fue suprimido en España porque documentaba el duro trato que España daba a los pueblos nativos. Su descripción del maltrato español a los indios sentó las bases de la «Leyenda Negra». Su relato “ennegreció” el carácter español al describirlo como represivo, brutal, intolerante y atrasado intelectual y artísticamente. Cualesquiera que sean los motivos de España, la conquista de América destruyó las culturas nativas y marcó el comienzo de siglos de esclavitud africana.

Otro fue el diario personal de Cristóbal Colón de su primer viaje, publicado en 1880. El diario captó la atención de Gustavus Fox, subsecretario de Marina de Abraham Lincoln, quien hizo el primer intento de reconstruir la ruta del primer viaje de Colón.

El renovado interés académico en Colón coincidió con motivos políticos para negar a España cualquier reclamo restante en América. Las colonias americanas de España declararon su independencia, una a una, desde principios del siglo XIX. Simón Bolívar y otros líderes revolucionarios criollos abrazaron una filosofía clásica que resaltaba su ascendencia romana hasta el punto de que la “América española” se convirtió en América Latina. El asalto final se produjo con la invasión estadounidense de Cuba y la guerra hispanoamericana de seis meses en 1898. Puerto Rico se convirtió en territorio estadounidense y este año se cumple el centenario de la compra de las Islas Vírgenes Estadounidenses a Dinamarca.

Más en AntropoUrbana:  Arqueología del aborto

Colón probablemente habría vuelto a caer en la oscuridad si no fuera por la arrogancia estadounidense.

La Exposición Colombina

En 1889, Francia organizó lo que los críticos describieron como la Exposición Universal más espectacular posible. Celebrada en el Campo de Marte de París, su mayor logro fue la Torre Eiffel.

Después de París, Estados Unidos se propuso demostrar al mundo que era igual a Europa organizando su propia Exposición Universal. Nadie se ha atribuido el mérito del tema de la Exposición, pero el escenario estaba preparado cuando el escritor estadounidense y autor de La leyenda de Sleepy Hollow, Washington Irving, intentó revivir su decadente carrera escribiendo la primera biografía de Cristóbal Colón en inglés, publicada en 1828.

Sus adornos crearon al gran héroe cuya leyenda celebró la feria: “Era uno de esos hombres de fuerte genio natural, que parecen formarse por sí mismos; quienes, de tener que luchar desde el principio con privaciones e impedimentos, adquieren intrepidez para afrontar las dificultades y facilidad para vencer las dificultades”.

La Exposición Colombina y la Feria Mundial se programaron para coincidir con el 400 aniversario de la llegada de Colón al Nuevo Mundo. El presidente Benjamin Harrison presidió la ceremonia de apertura el 12 de octubre de 1892. Ese mismo día, se introdujo el Juramento a la Bandera en las escuelas estadounidenses.

Chicago creó la «Ciudad Blanca», una colección de nueve «palacios» diseñados por los arquitectos más importantes de Estados Unidos, concebidos y construidos en sólo 26 meses. Fuera de la Ciudad Blanca estaba el Midway, que ahora es una característica común de los carnavales y ferias. La feria permitió a los visitantes probar por primera vez los refrescos carbonatados, los Cracker Jacks y los chicles Juicy Fruit. Una enorme noria de ochenta metros de altura transportaba 36 carritos, cada uno con capacidad para sesenta personas, en un recorrido de veinte minutos. Se vendieron más de 28 millones de entradas durante los seis meses que estuvo abierta la Exposición Colombina. Colón fue el favorito de los medios de comunicación del siglo XIX.

Más en AntropoUrbana:  La sociedad anti-todo-lo-que-se-te-ocurra

Setenta y un retratos de Colón, todos póstumos, colgaban en una Gran Galería. Siguiendo las descripciones de Irving, Colón se convirtió en la encarnación del sueño americano. El hijo de simples tejedores de lana y alguien que tuvo un gran sueño desafió a los más grandes eruditos de su época y llegó con valentía a donde ningún hombre había llegado antes. Mejor aún, era italiano. Estados Unidos podía negar que España tuviera participación alguna en el descubrimiento del Nuevo Mundo.

El presidente Harrison declaró un feriado nacional para coincidir con la inauguración de la Exposición Colombina: el Día de la Raza. Fue reconocido oficialmente por el Congreso en 1937.

En 1992, mientras Estados Unidos se preparaba para el 500 aniversario de la llegada de Colón a América, el péndulo volvió a oscilar. El impacto devastador de su “descubrimiento” en los pueblos nativos de todo el continente americano llevó a los manifestantes a denunciar a Colón como “terrorista”.

Colón el hombre murió hace más de 500 años. Colón la leyenda aún está siendo desmantelada. Su historia ilustra las fronteras borrosas entre el mito y la historia: cómo un arquitecto de destrucción se convirtió en un símbolo nacional.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías