Algo más que un cambio de nombre

-

por JOSEPH R. ZORDAN – Universidad de Harvard

Incluso si el Día de la Raza llegara a su fin nominalmente, las cosas que representa (la doctrina del descubrimiento, el destino manifiesto, etc.) son fundamentales para el mito que es Estados Unidos. El espectro de Colón no será exorcizado tan fácilmente de la tierra. Pero eso no quita que la decisión de cambiar el nombre de este día a Día de los Pueblos Indígenas carezca de sentido. Cada año me conmueve la gracia y la dignidad que nosotros, como pueblos indígenas, nos hemos dado ese día.

Después de siglos de que los gobiernos de Estados Unidos y Canadá intentaran hacer que nuestra cultura, nuestras vidas y nuestra soberanía fueran ilegibles o inexistentes, todavía podemos encontrarnos dondequiera que vayamos. También me alentaron los pueblos no indígenas que se unieron a nosotros para celebrar, reflexionar y afrontar las difíciles historias del colonialismo y el genocidio. Si queremos sanar, encontrar una manera de vivir juntos, aquí, estos procesos son indispensables.

Si bien cambiar el nombre del Día de la Raza para honrar a los pueblos indígenas no logrará esto por sí solo, pienso que ha creado un nuevo espacio para permitir que comiencen las conexiones y el trabajo.

Fuente: Harvard Gazette/ Traducción: Maggie Tarlo

Más en AntropoUrbana:  Antropología de los zombis haitianos

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías