Pureza y peligro y lávate bien las manos

-

por MICHAEL DUNFORD – Universidad Nacional Australiana

Todos los que usan un baño de hombres reconocerán el siguiente patrón; las personas que nunca han usado un baño de hombres se horrorizarán. Es cierto que es una historia de género y una situación temporal: se refiere principalmente al período anterior a la pandemia de Covid-19 y se aplica principalmente a los hombres que van a baños públicos ruidosos. A falta de un término mejor, llamaré a este fenómeno el “lavado de hombres” (también puede pasar en baños de mujeres, pero sospecho que no). Este es el lavado de hombres: después de terminar de hacer cualquier otra cosa que hayan venido a hacer al baño, los hombres caminan hacia el lavabo, se rocían una pequeña cantidad de agua fría en las manos y luego simplemente se van. Algunos podrían secarse las manos. Eso es todo. Sin jabón, sin atención cuidadosa a las diferentes superficies de la mano, solo de tres a cinco segundos de agua fría y (como máximo) un secado rápido con una toalla de papel. Vi esto innumerables veces, especialmente en lugares como bares (el alcohol probablemente juega un papel en la reducción de la atención de los hombres a la higiene) y otros baños públicos llenos de gente.

Sospecho que los hombres que perpetraron el lavado de hombres se sintieron particularmente llamados por el discurso del lavado de manos que explotó en los primeros días de la pandemia. Resultó que la técnica adecuada de lavado de manos era fundamental para detener la propagación del coronavirus. Lavarse las manos con jabón es aún mejor para detener la transmisión del coronavirus que el desinfectante de manos; los videos de YouTube que demuestran la técnica correcta de lavado de manos y explican cómo el jabón destruye los virus inundaron Internet. Los consejos para lavarse las manos aparecieron repentinamente en todos los lugares más obvios (por ejemplo, en las paredes de los baños) e incluso en algunos lugares sorprendentes (por ejemplo: a principios de 2020, tomé un taxi al aeropuerto de Mandalay, Myanmar, que tenía instrucciones para lavarse las manos en cuatro idiomas [inglés, birmano, chino, tailandés] pegadas en el tablero y en el respaldo de ambos asientos delanteros). Ciertamente tomé muy en serio los nuevos mandatos de lavarme las manos y comencé a llevar jabón líquido a todas partes conmigo, en caso de que encontrara fuentes de agua sin jabón. También agregué loción para manos a mi bolso por primera vez en mi vida, para ayudar a reparar mis manos de todo el lavado furioso.

Más en AntropoUrbana:  Propósito de año nuevo: pensemos antes de hacer clic

En mi lucha por dar sentido a este repentino e intenso enfoque en la higiene de las manos, decidí volver a visitar el clásico de Mary Douglas de 1966, Pureza y peligro. Aunque lo había leído detenidamente al principio de mi formación como estudiante de antropología, luché por encontrar aplicaciones para sus argumentos en mi vida diaria. En esencia, Pureza y peligro es un libro sobre la eficacia del ritual y, especialmente, la complicada relación entre el ritual, la religión, la magia y la modernidad. Una de las ideas clave es sobre la forma en que la «higiene», un término tecnocientífico, se relaciona con la «pureza», en el sentido de purificación ritual. Para Douglas, las prácticas religiosas de purificación como el Wudu en el Islam y las reglas de preparación de alimentos en las religiones indias deben considerarse tipológicamente idénticas a las normas de lavado de manos posteriores al Covid. Son el mismo tipo de cosas, para Douglas. La diferencia, para ella, es que las nociones religiosas tradicionales (Douglas usa el término anticuado “primitivo”) de pureza “funcionan con mayor fuerza” (Douglas 1966, p. 41) que las nociones modernas de higiene, porque no fueron separadas del orden simbólico que rige otros dominios de la vida: el mandato de ser caritativo y el mandato de ser limpio provienen de la misma fuente simbólica. La limpieza puede ser un acto de oración. El mandato post-Covid de lavarse las manos escrupulosamente, por el contrario, tiene poca relación concreta con cualquier esquema moral específico, aparte de vagas apelaciones a la responsabilidad cívica (por ejemplo, «es tu deber mantener a los demás a salvo»).

Más en AntropoUrbana:  Aquella tonta promesa de la antropología: pensar y construir un mundo diferente

Aun así, el intenso enfoque en el lavado de manos reveló que incluso las normas modernas de higiene no son universales, y que se puede tener un animado debate sobre la «manera incorrecta» y la «manera correcta» de «hacer higiene». Fui testigo, por primera vez, de hombres haciendo fila para recibir jabón en el lavabo del baño; evité el desinfectante de manos en todos los casos, excepto en emergencias, convencido por los medios científicos de que el agua y el jabón son más efectivos para matar el virus. Ahora me encuentro en la extraña posición de estar parcialmente de acuerdo con la afirmación de la derecha de que «Covid es la nueva religión», y la adherencia a las medidas de prevención es similar a una forma de creencia religiosa, pero a diferencia de los expertos de Sky News, no pienso que esto sea algo malo. Hay absolutamente un aspecto religioso en las medidas de prevención de Covid. Desde el uso de máscaras hasta el lavado de manos y el distanciamiento social, todos pueden asumir aspectos rituales y todos se realizan en público para comunicar las alineaciones morales de uno. Aunque no puedo esperar para dejar de preocuparme por el nuevo coronavirus como una aflicción particular, me alegraré si el lavado de hombres también desaparece para siempre, reemplazado por manos completamente enjabonadas y libres de virus.

Fuente: The Familiar Strange/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías