Historia de la planificación urbana

-

por ASHLEY GARDINI

El mes pasado finalmente se resolvió el misterio del comprador secreto de grandes extensiones de tierra alrededor de la Base de la Fuerza Aérea Travis en California. Y no, no era un país extranjero ni parte de una conspiración internacional. Era solo un grupo de multimillonarios que querían probar suerte en la planificación urbana. Llaman a su visión California Forever. Tal vez motivados por el “bucle fatal” de San Francisco, esperan crear su propia ciudad ideal, alejada de los problemas del Área de la Bahía. Sin embargo, al publicar imágenes generadas por computadora de una comunidad que se parece más a una ciudad montañosa de la Toscana que al condado de Solano en California, escucharon más burlas que apoyo al proyecto. California Forever no es la primera, ni será la última, en la tradición de comunidades planificadas. Durante siglos y siglos, los humanos buscamos organizar el entorno construido que nos rodea, a menudo reaccionando a los problemas que vemos en nuestras sociedades actuales.

Los primeros ejemplos de comunidades planificadas muestran culturas antiguas que construyeron ciudades según planos cuadriculados, a menudo organizando calles con arterias principales que van de norte a sur y de este a oeste. Las ciudades de Mohenjo-Daro y Harappa, en el valle del Indo, son ejemplos increíblemente tempranos de esto. Como describe Michael Jansen, el “período urbano” de la civilización del valle del Indo pareció surgir repentinamente.

En los yacimientos de Mohenjo-Daro, los arqueólogos han descubierto una ciudad “con características arquitectónicas específicas, como grandes asentamientos obviamente planificados, con sistemas de calles ortogonales, grandes edificios ‘públicos’, viviendas de varias habitaciones construidas con ladrillos cocidos prefabricados y una infraestructura perfecta que incluye un suministro de agua intraurbano proporcionado por cientos de pozos y un sistema de alcantarillado de disposición final compuesto por desagües de efluentes de ladrillo cocido”.

Más en AntropoUrbana:  Un mundo sin policías

Con una construcción organizada que data del 2400 a. C., la ciudad se adelantó a su tiempo, aunque Jansen señala que las excavaciones en todo el noroeste del subcontinente indio revelaron más de mil sitios relacionados con la civilización del valle del Indo.

Hipódamo ​​de Mileto, el antiguo erudito griego, es considerado el “padre de la planificación urbana”, y todavía usamos el término “plan hipodámico” cuando nos referimos a la cuadrícula de la ciudad, cuando las calles rectas ortogonales se cruzan en ángulo recto entre sí. Gracias a sus escritos sobre este enfoque de la organización urbana, los romanos también eran conocidos por planificar ciudades según la cuadrícula, como se ve en Pompeya, aunque ciudades como Roma muestran que la planificación de la cuadrícula podía pasar a un segundo plano frente a la historia y la tradición. Asia, la Ciudad Prohibida de China, es un ejemplo icónico de este enfoque ortogonal para organizar el espacio arquitectónico.

Avanzar en el tiempo nos lleva al siglo XVI y a un ejemplo único de urbanismo en la ciudad italiana de Palmanova. Construida como una ciudad fortificada por la República de Venecia, la ciudad sigue un patrón de estrella simétrico de nueve puntas diseñado para encarnar los ideales utópicos del Renacimiento. Los requisitos exactos de una utopía se debatieron a lo largo del Renacimiento, pero, como señala el historiador Paul F. Grendler, todas “las utopías del Renacimiento tenían en común una organización racional, incluso geométrica, del entorno físico y una vida altamente reglamentada para sus habitantes”.

Como ciudades industrializadas, los enfoques hacia las comunidades planificadas comenzaron a considerar ideales de diseño que incluían espacios verdes y transitabilidad para peatones. En su publicación de 1898, To-Morrow: A Peaceful Path to Real Reform, Ebenezer Howard propuso un “matrimonio” entre la ciudad y el campo, defendiendo lo que llegaría a conocerse como una Ciudad Jardín. Organizada dentro de un plan urbano circular, la Ciudad Jardín ideal ofrecía los beneficios sociales y económicos de la ciudad mientras rodeaba a los habitantes con la belleza natural del país. El Movimiento Ciudad Jardín, que atrajo a muchos, se extendió por todo el mundo.

Más en AntropoUrbana:  Lo nuevo sexy

Si bien hay muchos ejemplos notables en Europa y América del Norte, también se extiende más allá de las sociedades occidentales. Por ejemplo, como escribe el historiador de la arquitectura Ken Tadashi Oshima, el barrio Denenchōfu del sur de Tokio es un ejemplo notable de principios del siglo XX en Asia. Las ideas de Howard fueron introducidas en Japón en 1907, en un momento en que Tokio experimentaba un auge demográfico, escribe Oshima. Pero mientras que la Ciudad Jardín de Howard funcionaba como un ejemplo de comunalismo utópico, con propiedad común de la tierra, las casas y propiedades en Denenchōfu eran de propiedad individual. Oshima señala que Denenchōfu tampoco fue planeada como una ciudad multiclase, como propuso Howard, pero aun así reflejaba “el ascenso del individuo hecho a sí mismo en Japón”. La demografía de Denenchōfu “expresaba la estructura social de este período, [haciéndolo] notablemente más libre que el de sus predecesores feudales”.

A finales del siglo XX se produjo el surgimiento del Nuevo Urbanismo, encarnado por el diseño de Andrés Duany y Elizabeth Plater-Zyberk para Seaside, Florida. Fuera de los círculos de planificación, la ciudad es quizás mejor conocida como el lugar de rodaje de la película de 1998 The Truman Show.

La académica en planificación urbana Jill Grant explica que los Nuevos Urbanistas tienen interés “en diseñar lugares urbanos que sean vibrantes, de uso mixto y amigables para los peatones, con bordes bien definidos, sistemas coherentes de espacios abiertos y centros cívicos”.

Llena de estructuras de pequeña escala en colores pastel, Seaside se vende como una ciudad familiar donde los residentes pueden caminar o andar en bicicleta fácilmente por sus tranquilas calles. Este plan neotradicional rechaza el enfoque fragmentado y centrado en el automóvil para la planificación urbana que muchas ciudades estadounidenses asumieron durante el auge posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Más en AntropoUrbana:  ¿Qué significa ser una persona?

A medida que avanzamos en el siglo XXI, iniciativas como California Forever nos muestran que el impulso humano por controlar el entorno construido, en un intento de crear algo “mejor”, todavía está entre nosotros y no se irá pronto.

Fuente: Jstor/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías