Antropología de guerra en el Este: entre la humillación y el vete a la mierda

-

por DON KALB – Universidad de Bergen

Me gusta el tono y la perspectiva histórica global del artículo de David Harvey. El internacionalismo socialista de Harvey versus el nacional-estatismo competitivo debería ser la única bandera nacional permitida en el siglo XXI. Siempre es fundamental establecer ese punto frente a las catástrofes ambientales y de salud pública a las que nos enfrentamos. Se volvió aún más esencial ahora que la humanidad obviamente se desliza hacia una fase mortal de competencia imperial, de la cual, el ataque criminal de Rusia contra Ucrania, es un primer episodio; al igual que la reacción emergente de Occidente, y también la posición pro-rusa egoísta y engañosa de China (escribo el 27 de febrero). Debemos ser conscientes de que estos son solo los primeros momentos de una historia en desarrollo que se estuvo incubando en el moribundo orden mundial posterior a 1989.

Pero, en su artículo, Harvey habla mucho más sobre la OTAN y los Estados Unidos que sobre Rusia, y mucho menos sobre Ucrania (ver Derek Hall). Este, lamentablemente, es un problema recurrente, comprensible pero no del todo excusable, de la izquierda anglófona. No estoy tratando de lanzar aquí un llamado a la «historia local» o la «etnografía» del tipo «provincialización de Estados Unidos y Occidente». Por el contrario, el llamado es para una visión profunda de las relaciones dialécticas entre y dentro de estos tres «mundos» en movimiento, sus historias dialécticamente entrelazadas en proceso. Eso es lo que se necesita si queremos comprender la dirección que tomaron las cosas en el tiempo y el espacio.

Harvey hace un comentario bienvenido, aunque ahora ampliamente aceptado, sobre la humillación de Rusia por parte de Occidente y el impulso de expansión hacia el este de la OTAN contra las «promesas» anteriores de «ninguna pulgada». Sin embargo, lo que se olvida fácilmente es que también Rusia, desde Gorbachov hasta alrededor de 2007, había soñado con convertirse en miembro de una OTAN reconstruida. La OTAN no solo empujó deliberadamente hacia el este después de 1994, sino que también fue absorbida deliberadamente por las apasionadas solicitudes de los políticos y las naciones orientales. Cuando todos los proyectos modernistas colapsaron en el Este, como parecía a mediados de la década de 1990, el proyecto occidental supuestamente universalista del capitalismo democrático era simplemente el único proyecto disponible que quedaba. El Este post-socialista compartió felizmente, durante un tiempo, la arrogancia occidental.

Escribo desde Budapest. Al igual que el parlamento alemán, en una impresionante sesión «histórica”, la gente aquí es muy consciente de que una época, su época, el mundo liberal hegemónico occidental posterior a 1989, se ha terminado. La nueva izquierda joven, a la que muchos de nosotros estamos conectados como maestros, colegas y amigos, escribió una declaración excelente en su blog LeftEast. Muchos de nosotros conocemos a personas que ahora mismo están escapando de Ucrania o están siendo llamados como reservistas; algunos posiblemente ya estén parados con una ametralladora en la mano y enfrentando a un enemigo que es capaz de lanzar un caos genocida total si no puede salirse con la suya a través de un sangriento asalto de rutina. Imagina a Kiev como Grozny después de que fuera arrasada por el ejército ruso a instancias de Putin. La guerra de Chechenia no es algo que se haya quedado grabado en la memoria de Occidente, pero la gente en CEE la recuerda de inmediato. Y luego están los recuerdos históricos locales de violencia letal, medidas enérgicas estatales contra las poblaciones, holocaustos, ciclos de sacrificios humanos para la autosatisfacción imperial de todo tipo, ninguno de los cuales la esfera anglosajona (para llamarla de alguna manera) nunca ha conocido, ni experimentado, en el último milenio, al menos no con sus poblaciones blancas como víctimas. La idea de Harvey sobre ser atacado por un tipo con un cuchillo está bien, pero también es sumamente discreta.

Nacionalismos antisoviéticos

Harvey escribe que no se consultó a la gente cuando la Unión Soviética se disolvió en tantos estados sucesores un tanto arbitrarios. En verdad, la gente se movilizó por millones para exigir o apoyar estas secesiones nacionalistas. La cadena de pueblos a través de los países bálticos, que conecta la frontera polaca y rusa en un tramo de más de mil kilómetros, es un símbolo de tales sentimientos. Ucrania no fue diferente. Hubo un referéndum sobre la independencia en 1992: más del 90 por ciento de apoyo, incluso en Donbas (donde el porcentaje de simpatizantes era menor pero aún abrumador). El nacionalismo estaba incluido en el guion de los nuevos estados independientes del Este desde el principio, incluidos, por supuesto, los que más tarde accedieron a la UE. Ese nacionalismo era anticomunista, anti-ruso, en gran medida liberal-democrático y, en el espíritu de la época, completamente neoliberal. Funcionó reimaginando sus aperturas burguesas «civil democráticas» y «moralmente virtuosas» del período de entreguerras que fueron interrumpidas por la Segunda Guerra Mundial, la ocupación soviética y el establecimiento del «socialismo realmente existente».

Más en AntropoUrbana:  Fiestas con frutas abrillantadas

Ese es el punto de partida: el nacionalismo democrático-burgués-campesino (también en la propia Rusia, que no se remonta a la década de 1930 sino al zarismo) arrojado a los colapsos neoliberales de la década de 1990 y luego a las reversiones profundamente contradictorias, socialmente polarizadas y desiguales de la década de 2000. Con el tiempo, prácticamente en todas partes, con la política de izquierda apagada, esos impulsos nacionalistas liberales se transformaron en etno-neonacionalismos mayoritarios, a veces virulentos, en busca de un enemigo, tanto en casa como en el extranjero.

Esta no es la única historia. También hay historias liberales para narrar, así como historias socialdemócratas y socialistas democráticas, incluso feministas y LGBT, y varias historias religiosas. Pero, a estas alturas, difícilmente haya una nación postsocialista en Europa Central y Oriental o en la Comunidad de Estados Independientes que no tenga un trasfondo etnonacionalista potencialmente mordaz en su política dominante.

Rusia: El regreso del Kremlin

El artículo de Harvey explica correctamente la década de 1990 rusa (y ucraniana, pero eso se pasa por alto). Humillación, colapso, FMI, la primera reversión de las ganancias demográficas masculinas (que luego se repetirá en el cinturón industrial de Estados Unidos), emigración masiva; y un Occidente en estado de auto-celebración, la OTAN en busca de un enemigo (encontrándolo en Serbia, Afganistán, Irak, Irán, etc.). En los países post-socialistas, esta no fue sólo una década perdida, como en América Latina. Fue una década francamente cleptocrática y, a menudo, letal, en la que Occidente mostró poco interés excepto, como señala acertadamente Harvey, culpando a las víctimas de sus propios males culturales (“corrupción”, “mafia”).

Putin se convirtió en Putin primero enfrentando a Grozny contra los chechenos (los “gitanos” estigmatizados de Rusia), luego golpeando a los oligarcas para que se sometieran (Khodorkovsky), restableciendo las capacidades del estado central (haciendo que los gobernadores regionales estuvieran sujetos nuevamente a Moscú) y finalmente cosechando las ganancias fiscales imprevistas del aumento de los precios del petróleo y el gas desde 2003, y la redistribución de un poco de eso en una población bastante desesperada que ahora finalmente vio regresar algo de crecimiento de ingresos y estabilidad.

Estos movimientos siguen siendo las bases para el reinado de Putin. Sin embargo, desde la crisis financiera, Putin ha mantenido un régimen austero sobre la población rusa, negándose a compartir democráticamente los ingresos del petróleo, el gas y los cereales, y en su lugar ha creado un gran fondo de riqueza soberana (600 mil millones de dólares) que permaneció bajo la discreción del propio Kremlin, junto con importantes reservas del banco central. Comenzando como un reformador aparentemente liberal, Putin se había convertido en el pináculo de una jerarquía majestuosa empinada, rodeado de camarillas de multimillonarios, con una actitud austera hacia la población rusa en general.

Ucrania: estancamiento y revolución

Ucrania, que nunca fue un centro imperial, no logró hacer crecer a Putin y se quedó atascada en la década de 1990. El colapso del estado, o el fracaso del estado, es una expresión demasiado grande, pero la cleptocracia oligárquica sigue siendo más o menos correcta en medio de una esfera pública bastante democrática y despreocupada. Mientras que en todo el mundo postsoviético las economías dieron un giro en la década de 2000, incluyendo a las más estalinistas, como Bielorrusia o Turkmenistán, Ucrania nunca volvió a alcanzar su PBI de 1992. Esto fue así a pesar de que Ucrania se encuentra entre las regiones más educadas de la Unión Soviética, con una mejor esperanza de vida y una calidad de vida que en muchos otros lugares, aunque más en Kiev y en el Este que en el Oeste.

El oeste de Ucrania ha sido durante mucho tiempo un caso perdido (las cosas han ido un poco mejor desde 2014, como en todas partes en CEE). La economía de Donbas, pero también Charkiv, permaneció estrechamente entrelazada con el complejo industrial militar ruso, una de las razones por las que Oriente se inclinaba más hacia Rusia que hacia la OTAN, además del origen ruso de gran parte de su población. El área alrededor de Lviv, antiguo territorio de los Habsburgo y bajo Polonia hasta 1939, había sido el escenario de una sangrienta guerrilla antisoviética desde 1944 hasta 1949. En la década de 2000, tomó la plantilla de su “socialfascismo” de la década de 1940 (Stepan Bandera) y la convirtió en un nuevo engrama igualmente anticomunista, como el representado en el partido Swoboda, que comenzó a ganar elecciones locales en las áreas de alrededor de Lviv tras secuelas de la crisis financiera. Culpó al comunismo duradero por las fallas de Ucrania y proyectó ese comunismo imaginario en Rusia y su influencia continua sobre Ucrania.

Más en AntropoUrbana:  El trabajo de campo brumoso

Durante el levantamiento de Maidan, el nuevo engrama energizó al “Sector Derechoso” de lucha callejera, que fueron las tropas de vanguardia para el golpe revolucionario de febrero de 2014. El resultado de Maidan convirtió estas divisiones regionales en letales contradicciones étnicas. El estado posterior a Maidan consagró la «descomunización» con connotaciones anti-rusas manifiestas en su constitución, así como la futura membresía en la OTAN (la constitución anterior había declarado «neutralidad»).

El nuevo estado nacionalista no fue amable con el idioma y la herencia rusa, ni con otras lenguas minoritarias, sacrificando la profunda diversidad de Ucrania como una “tierra fronteriza” histórica por un proyecto abiertamente etnonacionalizador en el que las herencias fascistas de Galicia ahora se celebraban y oficializaban a escala nacional. Mientras perdía Crimea y partes del Donbas por la agresión rusa, le resultó difícil ofrecer una visión positiva para los disidentes «rusos» en el Este y en otros lugares. Al igual que después de la revolución naranja (2004), un nuevo dictado del FMI reinaría sobre sus políticas sociales y económicas, lo que haría que cada partido gobernante fuera rápidamente impopular.

Ucrania es el único estado en el Norte Global que se parece al típico vasallo occidental del Sur Global: dependiente de la ayuda occidental y los flujos de capital, una economía rentista internacionalizada en la capital que se enfoca en las finanzas y los bienes raíces, rodeada de provincias estancadas (con algunas excepciones urbanas) de cuyas poblaciones trabajadoras se extrae la riqueza, continuamente, por una oligarquía rentista local y luego se transfiere a cuentas bancarias en Londres o Suiza (ver también Adam Tooze).

En los mismos años, Putin, temiendo una “revolución de color”, movilizó las provincias rusas contra las metrópolis que se levantaban en protesta contra su continuo dominio y tensión electoral. Aquí estaba la versión rusa de los levantamientos urbanos globales de 2011. En Moscú, Petersburgo, Ekaterimburgo y otros grandes centros hubo manifestaciones masivas a fines de 2011 y principios de 2012. Putin las aplastó al abrazar la ortodoxia rusa, el simbolismo del estado zarista y las tácticas del estado policial, oponiendo al “trabajador ruso común” de las ciudades monoindustriales en declive contra las “clases creativas decadentes” de las metrópolis. Este fue el comienzo de un desmembramiento acelerado de la democracia liberal y la «sociedad civil» en Rusia. Después de Grozny, después de los enfrentamientos con los chechenos, después de los oligarcas y los gobernadores regionales, ahora era el turno de los disidentes urbanos.

La revolución de Maidan en Ucrania le dio a Putin una nueva sacudida a su surgimiento zarista, al actuar en nombre de la protección «de todos los rusos» en el extranjero, en Crimea y el Donbas. Y Siria le dio la oportunidad de mostrar su poder en el escenario mundial. Justo antes de la guerra de Ucrania, incluso Memorial fue cerrada. Esta fue una de las últimas ONG críticas en pie en el país, ahora acusada de ser un agente extranjero. Memorial fue el curador de la memoria de las víctimas del estalinismo y se remonta nada menos que al físico nuclear ruso y ganador del Premio Nobel de la Paz Andrej Sajarov. Antes estaba la cruel y traicionera historia de Navalny; el fusilamiento de Nemtsov; el cierre de la Universidad Europea en San Petersburgo, por nombrar algunas de las intervenciones violentas. Rusia se estaba convirtiendo en un estado muy triste, con una esperanza de vida baja, sujeto a una implacable «tecnología política», mentiras y represión. También fue el estado-líder supremo del movimiento antiliberal global, si es que algo así existe.

Saboteando Minsk 2

La Rusia etnonacionalista resurgente, un petroestado con Putin como un nuevo zar ortodoxo que busca restaurar el imperio eslavo, ahora se enfrentaba a una Ucrania débil, virulentamente antirrusa, afiliada a la OTAN, etnonacionalista pero al mismo tiempo dividida y diversa. Ambos estados estaban temperamentalmente inclinados a sabotear el acuerdo de Minsk 2. Y luego estaba la OTAN, en modo imperial continuo, como si la década de 1990 nunca fuera a terminar, empujando sus fronteras más al este y prometiendo la membresía a una Kiev que ahora era más abiertamente anti-rusa que nunca. La OTAN parece no haber estado tomando nota de lo que estaba sucediendo simultáneamente en Rusia.

Más precisamente, fueron los Estados Unidos y el Reino Unido los que no tomaron nota y presionaron, aplaudidos por los estados bálticos y los demás países de Europa del Este. Francia y Alemania, con la vista puesta en Rusia, habían tratado de bloquear los esfuerzos anglosajones para incorporar a Ucrania (y a Georgia). En resumen, Ucrania estuvo sujeta a las inevitables contradicciones dentro de la OTAN. Y, por supuesto, nadie les decía abiertamente a los ucranianos que si el nuevo zar se enojaba mucho, nadie en Occidente querría morir por Ucrania. Occidente tampoco estuvo dispuesto a encontrar una fórmula diplomática para decir que Ucrania no se convertiría en miembro de la OTAN hasta el último momento, es decir, hasta que el canciller alemán Olaf Scholz en su conferencia de prensa con Putin en Moscú pronunció irónicamente que no era un miembro de la OTAN. El tema simplemente no estaba en la agenda.

Más en AntropoUrbana:  Las moras del pantano de la infancia

Pero eso fue demasiado tarde y demasiado discreto para importar, y ¿quiénes eran los alemanes de todos modos? Tenía que venir de los americanos. Y así, el mantra imperial estadounidense de que todo país soberano que lo quisiera siempre sería bienvenido en el club occidental, tuvo que repetirse una y otra vez. En la acelerada rivalidad imperial global, la retórica imperial, una vez difundida, no puede abandonarse a la ligera por temor a que se vea la debilidad. En una crisis, la repetición ritual es, por lo tanto, vital, incluso cuando el tema es demostrablemente irrelevante; y así es que el oponente es quien debe tratar de derribar esa bandera retórica.

Fue como antes en Georgia: la retórica imperial occidental alimentó deliberadamente los deseos locales de la OTAN, mentiras sobre membresía y apoyo, y luego la guerra. En 2005 aterricé en Tbilisi justo después del Air Force One. Pregunté a mis interlocutores: “¿De verdad creen que Estados Unidos enviará sus portaaviones al Mar Negro para rescatarlos de una guerra con Rusia?”. Estaban dispuestos a apostar por ello. Hasta que sucedió. Ucrania fue así. Aunque solo sea para no estar en “Burkina Faso”, como Harvey cita una útil ocurrencia de Boris Kagarlitsky.

Cómo Occidente ayudó a instalar un monstruo en el Kremlin

A principios de febrero, Volodymyr Ischenko y yo argumentamos en un periódico holandés que Ucrania debería olvidarse de la OTAN y finalmente adoptar Minsk 2. Sería la guerra o Minsk 2, escribimos. Y con guerra nos referimos a la ocupación militar del Donbas. El Donbas tenía que ser resuelto, y probablemente Crimea reconocida; y no la OTAN, sino la UE, debería involucrarse mucho más, y no en armamentos y gestión macroeconómica tipo FMI sino en la reconstrucción posconflicto. Y Estados Unidos y el Reino Unido deberían finalmente apoyar los esfuerzos de Francia y Alemania por Minsk 2 en lugar de alentar a Kiev a trabajar en su contra. Estábamos pidiendo otra forma de unidad occidental que la beligerante que, constantemente, se advierte en la prensa en inglés y se reproduce a través de los canales de la OTAN. Dos semanas después, nos sorprendió encontrar incluso a alguien como Jeffrey Sachs en nuestro campamento. Pero de nuevo era demasiado tarde.

Como tantos otros, no contábamos con que, mientras tanto, Putin se había vuelto loco. Para entonces, los cuchillos y todo lo demás ya estaban fuera. A menos que Putin sea repelido en Ucrania y haya un golpe de estado en Moscú, Europa (y Occidente) se enfrentará a una nueva guerra fría feroz y desagradable. Ten en cuenta que ninguna de las sanciones actuales está dirigida efectivamente al flujo de petróleo, gas y granos fuera de Rusia que paga el militarismo del Kremlin (escrito el 27 de febrero). El capitalismo occidental instaló un monstruo en Moscú. Amenazar al Kremlin con la OTAN y las revoluciones naranjas, mientras que al mismo tiempo se lo alimenta generosamente con petrodólares y se le permite salirse con la suya con todo tipo de comportamiento de matones menores, es buscarse problemas. Las dependencias del petróleo y las materias primas en los estados semiperiféricos no son nada especial. Pero solo hay un caso donde las rentas se acumulan en un centro imperial abiertamente revanchista, militarista y agresivo.

No estoy defendiendo un sistema global explotador que de todos modos corre hacia su propia desaparición. Por supuesto, necesitamos paz y colaboración internacional en lugar de estados competitivos o bloques rivales que buscan comerse unos a otros, como enfatiza David Harvey. Internacionalismo socialista, no hay alternativa racional. Pero estoy dividido entre los objetivos pacifistas y ecosocialistas fundamentales, que inspiran mi disciplina de la antropología social, tanto como mi propia política y los cuchillos que ahora están en el Este. La temeridad de Ucrania de decir en voz alta “vete a la mierda” ante un poder y una opresión injustos y abrumadores, como sus guardias fronterizos en la Isla de las Serpientes, y luego aceptar los sacrificios inevitables, es una lección política más sofisticada de lo que parece en la superficie.

Fuente: Focaal/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías