Etnografía de la infección cotidiana

-

Foto: J. Torgovnik

por KATHARINA RYNKIEWICH – Universidad Case de la Reserva Occidental

Durante la pandemia de COVID-19 en curso, los hospitales han desempeñado un papel doble en lo que respecta al control y la gestión de infecciones. Las salas de emergencia de los hospitales y las unidades de cuidados intensivos han sido invadidas por pacientes con COVID-19 provenientes de la comunidad. Los hospitales también han sido lugares de propagación de enfermedades infecciosas, ya que los trabajadores de la salud y los pacientes comparten espacio, aire y, en última instancia, gérmenes. Los hospitales existen dentro del contexto: el estudio antropológico de los hospitales ha demostrado que no se pueden separar de su entorno social, político, ecológico y biológico (Long, Hunter y van der Geest 2008; Singer 2014; Street y Coleman 2012). Además, el hospital absorbe y refleja la historia, la cultura y la política locales de tal manera que se convierten en representaciones tanto físicas como cargadas de afecto de su entorno, lo que Street ha llamado “infraestructuras afectivas” (2012).

Kehr y Chabrol (2018) han reflexionado sobre las formas manifiestas en las que al expandir nuestra visión etnográfica más allá de la medicina hospitalaria da perspectiva sobre la ubicación del hospital, o más bien, encontrar el hospital «como tal». En ese sentido, sugiero que se preste más atención al espacio físico y al esfuerzo afectivo del hospital: ¿Qué representa? ¿A quién? Al utilizar el caso del control de infecciones en un hospital universitario público en el medio oeste de los Estados Unidos, sostengo que el hospital permeado, imaginado, temido y afectado opera como un catalizador que toma las amenazas de enfermedades infecciosas que se avecinan y las convierte en disparidades raciales y económicas existentes impactando la epidemiología de las enfermedades infecciosas de una región geográfica. Las suposiciones y prácticas particulares que ya se utilizan en los entornos hospitalarios allanan el camino para que COVID-19 profundice las divisiones existentes en los servicios médicos. El reflujo y el flujo de la práctica relacionada con infecciones en el espacio hospitalario es tal que, para los pacientes y el personal de mi sitio de campo particular, la infección siempre está presente y es una amenaza eterna. En última instancia, este entorno turbio permite apreciar la interrelación del control de la infección (es decir, los cuerpos infectados), la dinámica social (es decir, como el racismo estructural) y el espacio hospitalario (es decir, como una estructura física y afectiva).

La nueva (vieja) dama: un hospital con memoria

El horizonte de la ciudad. Un lago reluciente más allá. Las instituciones médicas de la ciudad están empapadas de la historia de esta ciudad de los Grandes Lagos: infraestructura, política, pobreza y racismo. Frontier es una institución pública poco común, que se vuelve aún más única cuando se considera que su Centro de Trauma Nivel 1 de renombre nacional, equipado para tratar y rehabilitar a pacientes con traumatismos graves, se mantiene a flote gracias a médicos y cirujanos mal pagados que trabajan horas extras. El hospital adoptó posiciones iniciales en la defensa de los pacientes y ahora proporciona la mayor parte de la atención caritativa de la ciudad. Frontier también es una famosa inspiración creativa para la serie de televisión ER (1994-2009). El edificio original, descrito como una «anciana» por los historiadores, fue desocupado en 2002 cuando el personal y los pacientes se mudaron en la misma calle. Los dos hospitales han existido a la vista el uno del otro durante casi veinte años, una manifestación física de mejora junto con el deterioro (ver Street 2012). Frontier es un hospital con memoria.

La práctica médica en Frontier está imbuida de la dinámica biológica, social y política de la ciudad. En una entrevista con un exadministrador de Frontier, me di cuenta del tipo de compromiso que esta institución de larga data tiene con otras entidades de atención médica y médicos de la región. Otros administradores y legisladores «lo trataron [a Frontier] como un zoológico», dijo. Durante la siguiente hora, hablamos sobre el racismo, la economía y los valores culturales que permitieron que Frontier existiera como un lugar para morir en lugar de para vivir. El ex administrador lamenta la voluntad de beneficiarse de Frontier debido a su colección de enfermedades infecciosas raras y amenazadoras. Notablemente ausente en su participación fue un reconocimiento y aprecio por esas enfermedades infecciosas raras y amenazantes que están presentes en individuos de poblaciones marginadas del área circundante. Los médicos de toda la ciudad podrían rotar en Frontier, donde ganarían experiencia y recopilarían datos del «zoológico». La intriga y fascinación movilizadas en los primeros estudios de pacientes en Frontier recuerda los experimentos médicos extractivos y abusivos como el estudio de sífilis de Tuskegee (1932-1972) realizado en pacientes negros en los Estados Unidos (ver Hoberman 2012).

Más en AntropoUrbana:  Arqueología del aborto

Los tipos de enfermedades infecciosas que se observan entre los pacientes ingresados ​​en Frontier, incluso hoy, abarcan toda la gama. Un equipo de consulta de enfermedades infecciosas dedicado exclusivamente a pacientes con VIH/SIDA es ahora una característica poco común de la práctica médica en los Estados Unidos, pero Frontier tiene uno. Además, las enfermedades infecciosas que no son endémicas de la región, la enfermedad de Chagas y la malaria, se pueden ver en Frontier debido a la itinerancia y la pobreza subyacente de sus poblaciones de pacientes. Estos desafíos de control de infecciones señalan las racializaciones existentes de las poblaciones de pacientes que se filtran desde la región, son matices de reputación que no pasan desapercibidos para los líderes del sistema hospitalario que trabajan arduamente para hacer de la atención clínica su enfoque. Los legados de la ciudad reflejan el control de infecciones y la capacidad de abordar las enfermedades infecciosas, tanto las que aparecen como una parte mundana de la práctica diaria como las que existen en el horizonte como amenazas inminentes.

De 2017 a 2018, realicé una investigación etnográfica sobre el manejo de enfermedades infecciosas y el uso de terapias antimicrobianas en esta institución. Los médicos de Frontier estaban bien entrenados en las complejidades de su campo. Aprendí sobre el control de infecciones y la epidemiología, incluida la forma correcta de usar una máscara N95, bata de plástico y guantes para que ningún líquido o partículas de aire lo pongan en riesgo. Sin embargo, la cobertura de enfermería inadecuada significaba que las pruebas para confirmar la sospecha de infección podrían retrasarse o fallar (por ejemplo, no tomarse a tiempo y en la cantidad solicitada). Frontier es un hospital de enseñanza: los médicos residentes con exceso de trabajo recibieron capacitación de médicos de enfermedades infecciosas en forma de «pausas educativas» entre la visita a los pacientes y, dado el tiempo, asesoramiento sobre temas como la toma de notas para la duración de los antibióticos (es decir, escribir el comienzo y la fecha de finalización de un antibiótico en la historia clínica del paciente). Los residentes se vieron en apuros para tomar cada lección en serio mientras corrían de un paciente a otro. Observé los aspectos mundanos de la práctica que se cruzan en y alrededor de los casos sospechosos de infección en un paciente. Esta saga diaria demuestra las formas en que la burocracia políticamente cargada dejó a Frontier con un presupuesto y recursos reducidos, creando en última instancia un catalizador para un programa incontrolado de control de infecciones basado en hospitales.

Más en AntropoUrbana:  La empatía es una fuerza poderosa

Amenazas inminentes y anticipación

El personal de enfermedades infecciosas de Frontier trabajó en microbiología, control y prevención de infecciones, epidemiología hospitalaria, consultoría y atención al paciente. Parte de su trabajo consistió en prepararse para la propagación de enfermedades infecciosas a nivel regional, incluida la evaluación de cómo ese brote de enfermedad infecciosa podría penetrar las paredes del hospital. El aura que rodea a las bacterias altamente resistentes atrajo fondos y motivó a los médicos a realizar trabajos de investigación y prevención. Como ha demostrado el estudio de Katherine Mason (2016) sobre investigadores de enfermedades infecciosas en China, los nuevos brotes de enfermedades infecciosas pueden catapultar carreras y desarrollar departamentos. Como tal, mientras el personal de Frontier intenta controlar la propagación de enfermedades infecciosas en curso, cuando se avecina una amenaza, tiene el potencial de fusionarse y causar reformulaciones.

Las enfermedades infecciosas son un aspecto mundano y cotidiano de la atención médica hospitalaria y el verdugo espera convertir una amenaza en una “situación” (Massumi 2005). Cuando una amenaza se convierte en una situación, el camino que toman los médicos hospitalarios queda claro. Cuando se confirma una infección en el registro, se consultan las recomendaciones de tratamiento y se toman las medidas necesarias. Sin embargo, como en el caso anterior, aún no se ha producido un brote. El paciente individual está infectado, pero existe la amenaza de que la enfermedad se propague a los médicos, el personal del hospital y otros pacientes. De esta manera, el control de las enfermedades infecciosas en Frontier a menudo se trataba de una terrible anticipación, una amenaza. Por supuesto, a veces las amenazas se convierten en situaciones a lo grande, como la que todos estamos experimentando con la pandemia global de COVID-19. A medida que el SARS-CoV-2, el virus responsable de la afección conocida como COVID-19, se propagó por los Estados Unidos, Frontier recibió una afluencia de casos. La pandemia de COVID-19 está poniendo a prueba la capacidad del hospital para gestionar las infracciones de su ciudad e institución física. Tienen una situación en sus manos, pero no una que desafíe la identidad de Frontier. Más bien, los desafíos de COVID-19 refuerzan lo que Frontier representa en la ciudad y en la región en general: un lugar enfermo que sirve de anfitrión a poblaciones enfermas.

Alice Street (2012) describe la «infraestructura afectiva» como las formas en que los legados coloniales se reflejan en el compromiso de una población con una instalación médica. El hospital representa el pasado, presente y futuro de una comunidad. En los Estados Unidos, la historia del racismo institucionalizado ha significado que las vidas de los negros y latinx no solo se vuelven vulnerables fuera, sino también dentro de los hospitales, por la naturaleza y textura de la atención médica a la que tienen acceso estas poblaciones marginadas. Frontier es una “infraestructura afectiva” que forma intrincada y deliberadamente parte del mosaico de la ciudad de distintas maneras, como en el cuidado de las poblaciones negras y latinx con seguro insuficiente. De hecho, como aprendí de los becarios médicos que se ocuparon de pacientes con enfermedades infecciosas en ambos hospitales, las medidas provisionales y las soluciones alternativas, como la reutilización de guantes de plástico desechables, formaban parte del tejido de Frontier en formas que los hospitales privados evitaban en gran medida con un mejor acceso y suministro de recursos. Además, trabajar en salas de presión negativa obsoletas y a veces disfuncionales (es decir, una sala para pacientes con sospecha de tuberculosis u otras infecciones transmitidas por el aire) deja en claro las dificultades para prevenir la infección en un entorno con recursos limitados. El personal de Frontier maneja bien sus circunstancias, pero cuando se trata de la inminente presencia de amenazas de enfermedades infecciosas, existe la clara sensación de que lo nuevo es simplemente más de lo viejo.

Más en AntropoUrbana:  ¿Qué puede decir la antropología cultural sobre el distanciamiento social?

En los Estados Unidos, COVID-19 ha golpeado con más fuerza a las comunidades negras y latinx debido a la preponderancia de hogares multigeneracionales, la sobrerrepresentación en el sistema penitenciario, la falta de seguridad laboral y la segregación residencial que se hace visible en la proliferación de desiertos alimentarios y acceso reducido a la atención médica (CDC 2020, Pew Research Center 2020, Vox 2020).

La decadencia urbana que rodea a Frontier no es una excepción a esta tendencia nacional más amplia, el hospital sigue encarnando el espacio físico que una vez fue una casa pobre, ahora un centro médico. Las nuevas amenazas de enfermedades infecciosas se combinan con desafíos de larga data: otro día, otro desastre. Frontier representa continuaciones temporales: una imagen preocupante de la relación entre las enfermedades infecciosas, la atención médica y el racismo que se destaca durante esta pandemia, pero que ha estado presente durante décadas (ver, por ejemplo, Hoberman 2012, Sangaramoorthy 2020, Singer 2014), se intensifica, y se fundamenta de manera significativa en la presencia física y afectiva de un hospital como éste.

Referencias

Centers for Disease Control and Prevention (CDC). 2020. “Coronavirus Disease 2019 (COVID-19).” 11 February. Available at: https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/need-extra-precautions/racial-ethnic-minorities.html. Last accessed 14 June 2020.

Hoberman, John. 2012. Black and Blue: The Origins and Consequences of Medical Racism. Berkeley, CA: University of California Press.

Kehr, Janina, and Fanny Chabrol. 2018. “L’hôpital: Pour Une Nouvelle Anthropologie Des Espaces Cliniques.” Anthropologie & Santé 16: 1–13

Long, Debbi, Cynthia Hunter, and Sjaak van der Geest. 2008. “When the Field Is a Ward or Clinic: Hospital Ethnography.” Anthropology and Medicine 15(2): 71–78

Mason, Katherine. 2016. Infectious Change: Reinventing Chinese Public Health After an Epidemic. Stanford, CA: Stanford University Press.

Massumi, Brian. 2005. “Fear (The Spectrum Said).” Positions 13(1): 31-48.

Pew Research Center. 2020. “Financial and Health Impacts of COVID-19 Vary Widely by Race and Ethnicity.” 5 May. Available at: https://www.pewresearch.org/fact-tank/2020/05/05/financial-and-health-impacts-of-covid-19-vary-widely-by-race-and-ethnicity/. Last accessed 14 June 2020.

Sangaramoorthy, Thurka. 2020. “From HIV to COVID19: Anthropology, urgency, and the politics of engagement.” Somatosphere. 1 May. Available at: http://somatosphere.net/2020/from-hiv-to-covid19-anthropology-urgency-and-the-politics-of-engagement.html/. Last accessed 14 June 2020.

Singer, Merrill. 2014. Anthropology of Infectious Disease. Walnut Creek, CA: Left Coast Press.

Street, Alice. 2012. “Affective Infrastructure: Hospital Landscapes of Hope and Failure.” Space and Culture 15(1): 44–56.

Street, Alice, and Simon Coleman. 2012. “Introduction: Real and Imagined Spaces.” Space and Culture 15(1): 4-17.

Vox. 2020. “Covid-19’s Devastating Toll on Black and Latino Americans, in One Chart.” 17 April. Available at: https://www.vox.com/2020/4/17/21225610/us-coronavirus-death-rates-blacks-latinos-whites. Last accessed 14 June 2020.

Fuente: Somatosphere/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías