La arqueología y el colonialismo del siglo XXI

-

por FRANCISCO ESTRADA-BELLI y SANDRA L. LÓPEZ VARELA

Los arqueólogos, ya sea de forma voluntaria o involuntaria, han desempeñado un papel en la promoción de estructuras colonialistas que oprimen a los pueblos indígenas en países de todo el mundo.

En ningún lugar esto ha sido más evidente hoy que en El Petén, Guatemala, a través de una iniciativa presentada al Senado de Estados Unidos, el Proyecto de Ley S.3131. Esta iniciativa, que discutimos aquí, implica la nueva redacción de las leyes de conservación existentes para crear un programa de desarrollo turístico con el potencial de impactar negativamente el sustento de las poblaciones indígenas, que han demostrado ser los verdaderos guardianes del bosque, tanto de México como de Guatemala.

En Guatemala, el racismo y la injusticia llevaron a un genocidio de 36 años que mató a unas 200.000 personas, la mayoría de ellas mayas. Durante la Guerra Civil de Guatemala (1960-1996), la selva boscosa del norte de Petén fue el escenario de un disputado campo de batalla entre el ejército y los grupos guerrilleros, no sin un impacto en su conservación. En 1990, enfrentando la presión internacional de los conservacionistas, el gobierno de Guatemala estableció la Reserva de la Biosfera Maya (RBM), que cubre un área de 21.000 kilómetros cuadrados. Las comunidades, de repente, se encontraron ocupando ilegalmente tierras protegidas. Las granjas fueron reubicadas, mientras que a otros grupos se les permitió permanecer dentro de la reserva, no sin restricciones impuestas sobre el uso de la tierra. El marco legal de la RBM prohíbe los nuevos asentamientos y la agricultura intensiva, pero dejó una cuarta parte de la tierra disponible para la extracción sostenible de maderas duras. En 1996, como parte de los acuerdos de paz, a las comunidades indígenas se les otorgaron derechos para explotar maderas duras a través de contratos de 25 años, lo que obligó a su organización en cooperativas y a buscar la certificación internacional para la extracción sostenible. Las comunidades asumieron la responsabilidad de preservar este preciado recurso a través de la regeneración forestal, defendiéndose de todo tipo de amenazas. Estas comunidades han preservado el cien por ciento del bosque bajo su concesión, lo que contrasta fuertemente con el manejo de la reserva restante, que ahora está invadida por agricultores desplazados, ganaderos y cárteles de la droga.

Más en AntropoUrbana:  Arqueología del genocidio armenio

La Reserva de la Biosfera Maya está nuevamente amenazada, como parte de una iniciativa lanzada por el arqueólogo norteamericano Richard Hansen, de la Universidad de Utah, que modificará sus límites existentes para crear El Mirador Basin Park, alegando que es la única forma de proteger el sitio arqueológico. La iniciativa, que ya llegó al Senado de Estados Unidos, ha sido un plan a largo plazo suyo, presentado por primera vez al presidente Alfonso Portillo en 2001, luego encarcelado por cargos de corrupción, quien aprobó el decreto de creación del parque, y que afortunadamente fue revocado por la Corte Suprema de Guatemala en 2004. A pesar del apoyo del presidente Álvaro Colom en 2008 y del candidato presidencial Manuel Baldizon en 2011, ambos acusados ​​de corrupción, la iniciativa perdió fuerza, hasta hace poco, cuando el senador James Inhofe (R-OK), el senador Jim Risch (R-ID) y el senador Tom Udall (D-NM) presentaron el Proyecto de Ley del Senado 3131, conocido como la “Ley de Asociación de Seguridad y Conservación Maya de la Cuenca Mirador-Calakmul de 2019”, el 19 de diciembre de 2019.

El Proyecto de Ley 3131 pretende proteger la denominada Cuenca El Mirador-Calakmul de los narcotraficantes, ganaderos y campesinos empobrecidos. Sin embargo, numerosos estudios han encontrado que parte de la RBM no se ve afectada por actividades ilegales. Durante un período de seis años, el Proyecto de Ley del Senado 3131 asignará 72 millones de dólares en fondos, sin detalles específicos de los beneficiarios. Además, el Proyecto de Ley del Senado 3131 prohibirá las actividades de tala sostenible y, en cambio, promoverá la construcción de infraestructura turística, que incluirá un mini-tren para llevar a los visitantes a varios sitios arqueológicos junto con centros de visitantes y hoteles de cinco estrellas, todo dentro del recién definido Parque Cuenca Mirador.

Más en AntropoUrbana:  Una antropología tóxica

Maya Conservation Partnership, una LLC que apoya la iniciativa, afirma que el Banco Centroamericano de Integración Económica, con sede en Honduras, proporcionaría fondos de contrapartida como préstamo al gobierno de Guatemala para lanzar este proyecto. Tanto grupos nacionales como internacionales, incluidas las asociaciones profesionales, han emitido un comunicado de oposición a este proyecto de ley. Recientemente, el gobierno guatemalteco manifestó que “no respalda la gestión de propuestas financieras para proyectos que no hayan sido conocidos por las instituciones competentes, especialmente cuando estos involucran patrimonio de interés mundial, cuya gobernanza y cuidado corresponde a Guatemala”. Además, Pedro Francisco Sánchez Nava, titular del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México, señaló que la iniciativa binacional para la Biosfera de Calakmul no había llegado a su Consejo para su aprobación, lo que requeriría cumplir con los estándares de investigación y las leyes federales. Desde entonces, Hansen ha publicado varias declaraciones en las que niega la participación en la redacción del proyecto de ley del Senado 3131.

Proponer una ley en los Estados Unidos para asignar fondos estadounidenses para cambiar la ley en Guatemala es el epítome del neocolonialismo. Los grupos de discusión en las redes sociales de líderes y académicos mayas denuncian que la actitud de Hansen es consistente con lo que ellos perciben como un colonialismo moderno con una agenda racista. Además, en nuestra opinión y en la de varios expertos, el Proyecto de Ley del Senado 3131 se basa en datos arqueológicos sin fundamento, «exagerando» la singularidad del sitio y la región, ya que afirma que El Mirador es la ciudad maya más grande, el primer estado maya, y sus calzadas son las más antiguas, que El Mirador es la ciudad maya más antigua, que la pirámide Danta de Mirador es la más grande del mundo por volumen, la más alta de América, o que existen al menos cien ciudades dentro del área que datan de hace tres mil años.

Más en AntropoUrbana:  Primitivos costeros

La iniciativa de Hansen de crear El Mirador Basin Park constituye una violación flagrante de los principios éticos de responsabilidad profesional de la Asociación Americana de Antropología, que les dice a quienes “trabajan con comunidades humanas vivas” que obtengan el consentimiento voluntario e informado de los participantes de la investigación y que compartan sus objetivos de investigación, métodos, fuentes de financiamiento o patrocinadores, resultados esperados, impactos anticipados de la investigación y los derechos y responsabilidades de los participantes de la investigación. Ignorar los derechos indígenas y los acuerdos de paz ya es profundamente perturbador. Como arqueólogos guatemaltecos, encontramos la fabricación de “hechos” arqueológicos dañinos para nuestra disciplina, pero sobre todo condenamos el colonialismo y sus nuevas formas, que contribuyen a la marginación de los pueblos indígenas.

Fuente: AAA/ Traducción: Dana Pascal

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías