Elegir entre el arte, la vida o una taza de café

-

por EMILY N. DIAL – Universidad de Harvard  

Una tarde de octubre de 2022, como se había convertido en costumbre, me encontré caminando a una cafetería cercana entre clases. En medio de todo el ajetreo de la vida, recibí con gratitud estos paseos momentáneos y no programados. Prometen tiempo para la reflexión, la oportunidad de sentir el aire otoñal a medida que se enfría gradualmente y da paso al invierno y, por supuesto, una bebida caliente y sabrosa para evitar un dolor de cabeza inducido por la privación de cafeína.

En ese día de otoño en particular, agradecí especialmente la oportunidad de dejar que mi mente divagara: acababa de leer sobre otro grupo de activistas climáticos que arrojaban comida a pinturas famosas, y cuando comencé a procesar mi conmoción e ira iniciales, empecé a encontrar intrigante esta forma de protesta poco convencional.

Como alguien enamorada de las artes visuales, la imagen de un Van Gogh empapado en sopa de tomate o un Monet cubierto con puré de papas me hizo un nudo en el estómago. Pero igualmente preocupante para mí fue el ultimátum que profesó uno de los activistas climáticos: ¿Arte o vida? Un dilema moral tan profundo como éste no debe ser problematizado ni respondido en tan pocas palabras. Cuando se limpió la comida y se restauraron las pinturas, quedó pendiente la difícil cuestión del arte o la vida. Tuve que lidiar con eso.

No encuentro esta pregunta apremiante porque la respuesta es obviamente la vida; más bien, la encuentro apremiante precisamente porque tengo la leve sospecha de que tal vez no lo sea. Parte de lo que hace que valga la pena preservar la vida es que la vida es valiosa, y es difícil no sentir que lo que hace que la vida humana sea valiosa es el profundo legado de nuestra especie, incluida la creación artística. Claro, estas protestas contra el arte llegan en un momento en que el planeta avanza poco a poco hacia la inhabitabilidad, y se podría argumentar que arrojan luz y urgencia sobre la crisis climática. Pero dejando a un lado la política por un momento, los invito a considerar el complejo debate sobre los valores en juego.

La antigua cuestión de equilibrar los juicios morales evoca un clásico filosófico: el problema del tranvía. En la construcción clásica, un tranvía está a punto de atropellar a unas pocas personas atadas a las vías. Solo puedes salvar sus vidas tirando de una palanca, desviando el tranvía a otra vía donde atropellarás a una sola persona. En la situación que nos ocupa, es como si un tranvía se precipitara hacia un botón que, si se presiona, se daría cuenta del sufrimiento y la eventual extinción de toda la humanidad, y la única forma de desviarlo de su camino es arrojar el tranvía hacia las creaciones más valiosas de la humanidad.

Más en AntropoUrbana:  Volver a casa

Para mí, no es obvio cómo debemos actuar. Si elegimos salvar la vida humana, dejando que el tranvía destruya el mejor trabajo de la humanidad, nos acorralamos en una conclusión que no sin razón se siente incorrecta. ¿Es una sociedad desértica que puede durar mucho en el futuro, desprovista de todo lo que hace que la cultura humana sea lo que es actualmente, más valiosa que la existencia a corto plazo de todo lo que hemos llegado a amar de nuestra especie absurda y vibrante, más valiosa que nuestra pinturas, esculturas, música, comida, tradiciones, paseos para comprar café? Mi intuición me dice que no.

Pero parece que algunos activistas responderían que es más importante la vida y lo dirían en serio. Algunos dirían que un mundo sin arte estaría justificado si eso significa que los humanos tendrían algunos siglos más en su amado planeta. Y por mucho que parezca que no puedo compartir este sentimiento, tampoco puedo deshacerme de mi empatía por él. Los lanzadores de sopa de tomate son solo otra parte de la cultura que admiro profundamente, una cultura que a menudo es política. Rarezas, me recuerdan al Gregor Samsa de Franz Kafka que, después de metamorfosearse en un insecto, se encuentra condenado y en las afueras de una sociedad que alguna vez fue su hogar. Son una idea más en la reserva inagotable de capital emocional y creativo de la humanidad, que compiten para sobrevivir, sostenerse y hacerse oír, al igual que el resto del mundo.

¿Cómo podría condenar una faceta tan fundamental del hermoso absurdo de la humanidad? Siento que no puedo.

Más en AntropoUrbana:  ¿La buena salud sólo se compra con dinero?

Para ser claros, no estoy abogando a favor o en contra de estas protestas. Sé que, en realidad, no representan una elección dicotómica entre el arte y la vida y, de hecho, no tenían la intención de destruir las obras de arte. Y sé que preservar el mundo también nos permite continuar la producción de arte. Todo lo que quiero decir es: cierta hermosa irracionalidad hace que la vida humana sea lo que es, y condenar la irracionalidad en favor de nuestras estratagemas racionales y pragmáticas para preservar la vida, por efectivas que sean, sería pasar por alto algo innato al valor de la humanidad.

Especialmente en una universidad donde ser apolítico se siente como un crimen, sopesamos cuidadosamente nuestras opciones para asegurarnos de actuar de acuerdo con los valores más queridos para nosotros. Para algunos, esto puede incluir participar en formas de protesta no convencionales. Para otros, puede significar no involucrarse. Sea cual sea el lado que terminemos apoyando, debemos reconocer que la hipocresía y la irracionalidad son inevitables, tanto un elemento básico de nuestra especie como la creatividad que nos ha permitido pintar girasoles y almiares. Tal vez, al final de todo, hay algo que valorar en el desacuerdo, tanta belleza, extrañamente, en la discordia y el atolladero como en lo que cada uno de nosotros ve como progreso.

Cuando doy mi paseo para tomar un café, no lo hago porque me ayudará en mi futuro. No lo hago porque no podré terminar la clase sin cafeína. No lo hago porque sea productivo. Lo hago porque quiero. Y estoy de acuerdo con la frivolidad de tal acto, porque hay algo en ese momento sin el que no me gustaría vivir.

Más en AntropoUrbana:  Estamos en serios problemas

Fuente: The Crimson/ Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías