Aquella vez que Will Smith actuó como un ser humano

-

por EMILY N. DIAL – Universidad de Harvard  

El sonido de la risa casi nunca me llena de ira fría y debilitante. Pero los chillidos de diversión que gritaban mis compañeros mientras procesábamos a Will Smith confrontando la broma insensible de Chris Rock en los Premios de la Academia hicieron exactamente eso. En lugar de gritar, negué con la cabeza, tratando desesperadamente de disipar lo que mi voz anhelaba decir: Por favor, deténganse y tengan un poco de empatía.

Lo siento por escribir este artículo. No puedo imaginar a millones de personas malinterpretando y deshumanizando mi nombre, mi vida, todo sin mi conocimiento o permiso. Por contribuir a esta cultura tóxica, soy culpable. Pero, para mí, en última instancia, se trata de algo más que Will Smith y Chris Rock. Se trata de cómo se espera que las personas de color se mantengan dignas, independientemente de los desaires personales que se les presenten; en el momento en que deciden expresar la ira que les corresponde por derecho, son vilipendiados, ignorados y se ríen de ellos. Y estoy tan harta de eso.

Este hartazgo proviene de mi juventud, cuando me prometí romper las reglas injustas e incitar al cambio social. Mi ingenuo corazón se rompió cuando mi padre comentó mis declaraciones con lo que ahora reconozco como un sabio consejo. Escoge tus batallas. Gritarle racista al hombre del restaurante que te cierra la puerta en la cara no marcará la diferencia. Pero puede arruinar tu reputación y, en algún momento del camino, la necesitarás para algo que pueda marcar la diferencia.

Más en AntropoUrbana:  Dicen que las chicas negras son feas

Es por eso que las escuelas nos enseñan con demasiada frecuencia sobre el Dr. Martin Luther King Jr. pero no sobre Malcolm X. En la lucha vital por la justicia, solo las ideas reformuladas como aceptables son reverenciadas en la corriente principal.

No puedo y no hablaré por todas las personas de color. Solo hablo de mis experiencias como una niña mestiza, morena, que tomó en serio las palabras de su padre. Desde ese día, mi reputación ha sido mi principal preocupación, impidiéndome romper incluso la más pequeña de las normas.

Cuando escuché las palabras cuidadosamente escogidas de Smith, vi a un hombre que estaba cansado. Cansado de tener que sonreír y reír constantemente. Alguien que se había pintado a sí mismo como un artista respetable, protagonizando comedias inocentes como El príncipe de Bel-Air y Hombres de negro. Y que se había dedicado durante más de dos décadas a usar su reputación intachable para compartir las historias de hombres negros inspiradores como Muhammad Ali, Chris Gardner y, más recientemente, Richard Williams, en una actuación que le valió su primer Premio de la Academia.

Pero los Premios de la Academia históricamente no han sido receptivos para los artistas negros, independientemente de su talento. Para Smith, esta fue una batalla que vio que valía la pena pelear. En 2016, Will y Jada-Pinkett Smith boicotearon los Premios de la Academia en protesta por la falta de diversidad en los intérpretes nominados.

Fuimos testigos de poderosas historias en el cine en 2022. Aquellos que observábamos con el corazón abierto y el oído activo no podíamos habernos perdido la limitada pero significativa presencia de artistas negros. Mientras hacía todo lo posible para ahogar el alboroto que brotaba de mis compañeros mientras se apresuraban a volver a ver el clip, asistí al discurso de aceptación de Questlove por su documental Summer of Soul y, agradecida, lloré por sus palabras sobre su importancia cultural. Mientras que las carcajadas aumentaron cuando Smith finalmente tuvo su momento en el escenario, mi respeto por él solo se disparó.

Más en AntropoUrbana:  Ciencia y tecnología en los viejos dibujos animados

Vi a un hombre negro que tuvo que luchar, posiblemente no luchando, para llegar a donde está hoy. Un hombre que cree mucho en su trabajo. Un hombre que valora a su familia. Un hombre que expresó en su discurso lo perturbador que es estar en el ojo público. No se merece una audiencia que solo lo recordará por elegir una batalla que consideraron inapropiada, negándose a reconocer la profundidad de su carrera y su vida.

Las personas de color están agotadas por muchas razones. Y si la noche de los Oscar me mostró algo, es que tenemos razones para estarlo. Podríamos vivir toda nuestra vida con las mejores intenciones, ganarnos el respeto del mundo entero y finalmente ganar el premio que merecemos, sin mencionar un premio que simboliza el impacto de la historia que realmente anhelamos contar. Y, en un instante, podemos convertirnos en el hazmerreír simplemente por la elección de expresar una respuesta humana perfectamente natural: la ira. No se nos permite decir que hemos tenido suficiente. No se nos permite un punto de quiebre.

Todavía creo en las palabras que me dijo mi padre y ya abandoné toda esperanza de cambiar el mundo. No tengo malos sentimientos hacia aquellos con los que compartí la noche de los Oscar. Me parecieron personas amables y perfectamente bien intencionadas a las que nunca se me ocurriría llamar intolerantes, y me siento honrada de conocer a algunos de ellas. Pero espero, al menos, que quienes eligieron reírse de Smith en su momento más vulnerable reconozcan que se estaban riendo sin querer de cada persona de color que alguna vez se atrevió a ser humano.

Más en AntropoUrbana:  Breve historia del animismo: ¿las piedras tienen alma?

Fuente: The Crimson/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías