Los migrantes sin papeles no se informan leyendo el New York Times

-

por ANGEL ALFONSO ESCAMILLA GARCÍA – Universidad Cornell

El mundo despertó una mañana de fines de marzo de 2023 con la noticia de que al menos treinta y ocho migrantes centro y sudamericanos habían muerto en un incendio en un centro de detención de migrantes en Ciudad Juárez, México.

Un video de amplia circulación de las cámaras de circuito cerrado dentro del centro de detención mostró el edificio en llamas, con migrantes atrapados tratando de romper las barras de metal de sus celdas, y los oficiales del centro de detención supuestamente dejándolos allí.

El gobierno mexicano dijo que los propios migrantes iniciaron el fuego después de enterarse de que serían deportados de México, que es cada vez más un destino para migrantes y solicitantes de asilo, de regreso a sus países de origen.

El video se difundió rápidamente en las redes sociales y muchos grupos y activistas de defensa de los inmigrantes mexicanos criticaron el evento.

Otro grupo también prestó mucha atención a esta tragedia: los migrantes que están en tránsito por México.

Como sociólogo, estudié los impactos de la violencia contra los migrantes centroamericanos en México durante casi una década. Consideré preguntas acerca de cómo reaccionan los migrantes que se dirigen a los Estados Unidos ante las noticias de violencia contra otros migrantes, y si esas noticias alteran sus planes.

Mi investigación demostró que los migrantes prestan mucha atención a cualquier información que les pueda dar pistas sobre los peligros que se encuentran entre ellos y los Estados Unidos.

Migrantes me dijeron que valoran mucho la información sobre los peligros que se avecinan a medida que avanzan hacia el norte, ya sea que se relacione con grupos criminales o cambios en la política de inmigración estadounidense. Los migrantes usan este conocimiento para implementar una variedad de estrategias para evitar cualquier sufrimiento, o al menos prepararse, y puede llevarlos a tomar diferentes rutas hacia la frontera de los Estados Unidos.

Más en AntropoUrbana:  La antropología está de moda en las empresas de tecnología

Entendiendo a los migrantes en México

Cientos de miles de migrantes de todo el mundo transitan por México cada año en su camino hacia la frontera entre Estados Unidos y México. Solo en abril de 2023, Estados Unidos detuvo a más de 211.000 migrantes a lo largo de esa frontera. Esa estadística coincide con un aumento general en la migración global y un aumento en los migrantes que intentan llegar a Estados Unidos.

La mayoría de los migrantes que cruzan la frontera de los Estados Unidos provienen de países latinoamericanos además de México, incluidos países centroamericanos, pero también de Perú, Colombia, Venezuela y Cuba.

La mayoría de estos inmigrantes son adultos solteros, aunque algunos de ellos también son familias y niños. Las personas migran a través de México por muchas razones, incluida la inestabilidad política, la falta de oportunidades laborales y la violencia en sus propios países.

Mis entrevistas con migrantes que se desplazan por México muestran que tienden a difundir ampliamente noticias trágicas, como las noticias de junio de 2022 sobre migrantes encontrados muertos, encerrados en un camión con remolque en San Antonio. Los videos y fotos de este y otros casos trágicos, como el incendio de Ciudad Juárez, brindan imágenes reales y vívidas de lo que puede suceder si los migrantes deciden seguir el mismo camino.

Y para estos migrantes, las imágenes y las noticias no son información de segunda mano que puedan cuestionar o dudar: las imágenes pueden interpretarse como verdades inmutables.

Cómo reciben las noticias los migrantes

Los migrantes no reciben noticias de las alertas del New York Times o del noticiero nocturno. Su proceso de información ocurre en gran medida en un intercambio clandestino de información informal que hace circular noticias e historias entre los migrantes que se dirigen hacia los Estados Unidos a través de México.

Más en AntropoUrbana:  Anglicanismos y hegemonías: una revisión del léxico de Covid-19

Esa información se comparte, discute, interpreta y comenta a través de plataformas de redes sociales, grupos de chat y de boca en boca. Dentro de las veinticuatro horas posteriores al incendio de Ciudad Juárez, cada medio de comunicación social y chat de migrantes que sigo como parte de mi investigación, compuesto por miles de migrantes en tránsito que se desplazan por todo México y Guatemala en tiempo real, habían publicado y vuelto a publicar el video y las noticias del incidente.

Algunos comentarios y respuestas en las redes sociales y grupos de chat sobre el incidente pidieron por misericordia y paz para los muertos y sus seres queridos.

Otros pidieron una lista de nombres de los muertos, o sobre sus lugares de origen, ya que la gente buscaba desesperadamente si sus familiares y amigos estaban entre los muertos y heridos. Otros pidieron consejos y discutieron formas de evitar sufrir el mismo destino; preguntaron sobre rutas alternativas a la frontera o compartieron formas de evitar terminar en los centros de detención de migrantes mexicanos.

Una respuesta compartida

Común entre las reacciones de los migrantes al incendio de marzo de 2023 fue una profunda sensación de dolor. Los migrantes reconocieron lo cerca que están de quienes perdieron la vida y expresaron una sensación de “ese podría haber sido yo”.

Y, sin embargo, en mi trabajo de campo, descubrí que estos eventos horribles no disuaden el deseo de los migrantes de llegar a los Estados Unidos. Lo que hacen es restablecer las expectativas de los migrantes en el futuro.

A través de mi trabajo de campo, he escuchado repetidamente a migrantes contar historias sobre las pésimas condiciones en los centros de detención en México.

Más en AntropoUrbana:  Porosidades de frontera

Informan que estas malas condiciones (comida podrida, pulgas, falta de ropa o frazadas para el frío) han desencadenado huelgas de hambre y protestas.

Efectos más amplios

Otro de mis principales hallazgos es que los incidentes violentos y trágicos tienden a incitar a los migrantes a evitar cualquier interacción con la policía o cualquier otro funcionario, incluso bajo la apariencia de ayuda o apoyo.

Por ejemplo, mi investigación sugiere que las historias e imágenes de violencia como la tragedia de Ciudad Juárez generarán una mayor falta de confianza en el gobierno mexicano. Creo que el incidente creará ciertas expectativas sobre los peligros de pasar tiempo cerca de la frontera. Si pueden, creo que los migrantes probablemente evitarán Ciudad Juárez y otras áreas donde sienten que pueden ser detenidos.

Creo que el incendio también dejará una cicatriz simbólica en los migrantes en México, quienes colectivamente recordarán este evento y construirán sus viajes en torno a él.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías