Memorias en casas para pájaros

-

por JONATHAN WALZ – Rollins College

No lejos de donde vivo en el centro de Florida, docenas de notables casas para pájaros adornan un pequeño canal a lo largo del serpenteante río St. Johns. Algunas de las casas para pájaros se compran en tiendas. Algunas están hechos a mano. Pero cada pajarera está decorada de forma única. Los adornan mensajes escritos, imágenes pintadas y fotografías personales. Cada pequeña casa toma la forma de un memorial.

La conmemoración es la forma en que los humanos recuerdan personas, eventos e ideales. Las miniaturas, como las casas de pájaros, se adaptan a la tarea de conmemoración porque enfocan la atención de los espectadores en las similitudes y diferencias entre lo “real” y la “réplica”, entre nuestras experiencias vividas reales y cómo estas experiencias pueden condensarse en un símbolo.

Y la casa es un símbolo poderoso: un refugio de las tormentas de la vida, una morada para la familia, una conexión con la comunidad. El lugar donde comemos, jugamos, conversamos, crecemos, trabajamos, dormimos y soñamos, nuestros hogares dan forma a nuestros recuerdos de juventud y nuestros roles como hermanos y padres. La casa es un símbolo de quiénes somos en nuestro núcleo familiar.

Estas fotografías exploran cómo los estadounidenses usan objetos únicos, en este caso casas para pájaros, para celebrar y conmemorar a personas importantes, especialmente a los fallecidos, en nuestras vidas. Hace menos de una década, la gente comenzó a decorar espontáneamente el canal a lo largo del río St. Johns, que limita con dos parques estatales de Florida, con casas para pájaros para mostrar públicamente sus vidas, su sentido de sí mismos y, a menudo, sus pérdidas. Al igual que los familiares monumentos conmemorativos a pie de carretera para las víctimas de accidentes automovilísticos, las casas para pájaros a lo largo del río St. Johns ilustran cómo los objetos y las representaciones (hacer, colgar y mantener monumentos conmemorativos) ayudan a las personas en su búsqueda para comprender los enigmas de la vida y la muerte.

Los seres humanos somos animales singularmente simbólicos: a diferencia de los escarabajos o los gatos, entendemos que un objeto puede representar una idea, que una cosa puede representar algo completamente diferente. Un octágono rojo significa alto. Un corazón significa amor. A lo largo del río St. Johns, las casas para pájaros en miniatura significan uno mismo, familia, comunidad y humanidad. Las casas para pájaros alojan las almas.

Más en AntropoUrbana:  Pesando hojas de coca en la champería peruana

Fuente: Sapiens/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente