Antropología de Disney

-

por JAMIE E. SHENTON – Centre College

El 17 de junio, Walt Disney Pictures y Pixar Animation Studios lanzaron la película animada por computadora Lightyear, un spin-off de la querida serie Toy Story que desarrolla la historia de fondo del ranger espacial Buzz Lightyear.

Soy madre y antropóloga que investiga las redes sociales e imparte una clase llamada Antropología de Disney. Entonces, cuando Lightyear hizo su debut en los cines, presté mucha atención a Twitter. Eso es porque en la película, Alisha Hawthorne, la mejor amiga y oficial al mando de Buzz, besa a su esposa, Kiko. La escena es breve: parpadeé y me la perdí la primera vez que la vi con mi hija de nueve años. Aun así, como el primer beso entre personas del mismo sexo representado en una película animada de Disney-Pixar, esperé una gran cantidad de pulgares en Twitter, tanto a favor como en contra del beso. Tenía razón.

Sin embargo, incluso antes de este último incidente, Disney estuvo bastante en las noticias. El gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, se enfrentó cara a cara con la organización por la oposición vocal de Disney al proyecto de ley de derechos de los padres en la educación (también conocido como proyecto de ley «No digas gay»), que se aprobó en marzo. El proyecto de ley, una de las muchas leyes y políticas anti-LGBTQ aprobadas recientemente en Estados Unidos, limita a los educadores a hablar sobre temas LGBTQ+ con estudiantes de tercer grado y menores. Como resultado de la oposición de la empresa, DeSantis y su equipo de relaciones públicas lanzaron un ataque contra la reputación de Disney. Otros políticos republicanos, como la senadora estadounidense Marsha Blackburn de Tennessee, expresaron su indignación por el cambio de Disney hacia el uso de un lenguaje más inclusivo de género en sus parques temáticos. Más que nunca antes, la marca ahora se asocia con el «despertar» (woke), que se ha vuelto políticamente tóxico para las audiencias conservadoras.

La reacción conservadora contra Lightyear por el beso no es sorprendente. Durante los últimos años, los políticos republicanos han estado ocupados vinculando la supuesta amenaza del despertar con el derecho de los padres a proteger a sus hijos. Esta justificación se ha utilizado para oponerse a la enseñanza del racismo estructural y a la celebración en junio del mes del Orgullo en las escuelas, y condujo a la prohibición de retirar libros de las escuelas y de las bibliotecas públicas que tratan temas relacionados con la identidad, como el género, la sexualidad y la raza. El fiscal general de Texas incluso escribió una opinión legal no vinculante en febrero en la que afirmaba que ciertos procedimientos de afirmación de género para jóvenes constituían abuso infantil, lo que posiblemente implicaba a los padres involucrados en dicho cuidado.

La reciente politización de la crianza de los hijos no se detiene ahí; también incluye debates sobre los tiroteos en las escuelas y qué hacer al respecto, el consentimiento de los padres para los abortos y las dudas sobre el antienmascaramiento y las vacunas relacionadas con el Covid-19. Que la gente esté tan dividida sobre todos estos temas muestra cuán exitosos fueron los políticos al fabricar riesgos imaginarios e ignorar los reales. Mientras los usuarios de las redes sociales están ocupados luchando por el bienestar de los niños al nivel de los personajes de dibujos animados en trajes espaciales, los legisladores están aprobando leyes que en realidad pueden hacer que los niños estén menos seguros.

Más en AntropoUrbana:  Un punto en la red de la vida

Lo sorprendente es que Disney ahora está en el centro del descontento público. Hasta hace muy poco, Disney parecía intocable. Nada, ni siquiera la crítica pública de un activista con el apellido Disney, podría sacudir su imagen como una empresa familiar sana, sinónimo de nostalgia infantil.

La gente está enojada, está enojadas con todas las cosas de Disney, y esto debería decirnos algo.

Claro, Disney ha enfrentado críticas regularmente, especialmente por parte de académicos. Pero estos llamados a responsabilizar a Disney por lo que les está enseñando a los niños, lo que los académicos Henry Giroux y Grace Pollock llaman su «pedagogía pública», generalmente se refieren a que Disney no es lo suficientemente progresista.

En mi clase de Antropología de Disney, por ejemplo, analizamos los estereotipos de género de las películas de princesas de la compañía, desde las primeras como Blancanieves (1937) y Cenicienta (1950) hasta las películas supuestamente más progresistas que desencadenaron el renacimiento de Disney en la década de 1990, como La Sirenita (1989). Disney también tiene un historial deficiente en la representación de personajes de minorías raciales, incluso cuando trata de «hacerlo mejor». Pocahontas (1995) y Mulan (1998), por ejemplo, a veces juegan con estereotipos raciales o pasan por alto realidades históricas.

Un debate que suele tener mi clase es si Disney utiliza su poder como uno de los conglomerados de medios más influyentes de la historia para fomentar una visión más justa del mundo y de las personas que lo habitan. Por lo general, los estudiantes tratan de enhebrar los buenos recuerdos del impacto de Disney en su infancia y las inquietantes realizaciones relacionadas con los estereotipos obsoletos de género y raza, particularmente en las películas animadas más antiguas. Algunos ven el alcance de Disney como un emblema de las consecuencias negativas de la globalización y el capitalismo de consumo. La mayoría percibe que Disney se está quedando corto. Rara es la opinión de que Disney está demasiado despierto (woke).

Más en AntropoUrbana:  La antropología estudia humanos pero no personas

De ahí mi sorpresa cuando analicé una colección de tuits asociados a Lightyear. Según muchos usuarios de Twitter, Disney ahora aparentemente estaba tan despierto como podría estarlo.

Usando los diversos permisos que tengo como investigadora académica aprobada a través del portal para desarrolladores de Twitter, junto con la aplicación web Postman, busqué tweets sobre Lightyear de junio y julio de este año. Trabajé con una estudiante investigadora de pregrado, Sarah Koch, para codificar los tuits e identificar temas destacados.

Sarah y yo identificamos 61 códigos individuales, o palabras y frases clave. El código más popular con diferencia fue “infancia”, seguido de “lesbiana/gay/homosexual”, “padres/ tutores a cargo de los niños” y “la influencia de los medios en los niños”. Luego vino «exposición a ideas ‘maduras'», «beso» y «película para niños». A partir de estos códigos, surgió una narrativa clara dentro de la muestra de tuits, que se hizo eco del debate político y cultural actual en torno a que los padres deben tener control sobre la exposición de sus hijos a ciertas ideas e identidades.

Las personas que elogiaron la película se centraron en la nostalgia por la franquicia Toy Story o rechazaron a los críticos del beso al insistir en que no era gran cosa (o no era más importante que el beso de una pareja heterosexual) o un ejemplo positivo de representación queer.

Los usuarios de Twitter indignados, por el contrario, se centraron en varios temas que se cruzan. Algunos afirmaron que los besos en general eran inapropiados para las películas infantiles; uno afirmó que sus hijos, que «todavía piensan que los bebés vienen del cielo», estarían confundidos por la escena. Otros denunciaron explícitamente cómo fue el beso entre dos mujeres. Estas personas hicieron referencia a los malos «valores», la «ideología de género LGBTQRSTUVWXY» y las problemáticas «escenas de sexo gay». Muchos sugirieron que Disney estaba forzando una «agenda» woke. Usaron frases como «empujarnos por la garganta», «[Disney] viene por nuestros hijos», «preparar», «infiltrarse» y «torcer las mentes de los niños pequeños». Algunos incluso se preocuparon por el “transgénero Buzz Lightyear” y la “drag queen Bo Peep”.

Todas las críticas tendían a venir junto con la desaprobación de la influencia de los medios en los niños y el pisoteo del derecho de los padres a controlar la exposición de sus hijos a ciertas ideas y protegerlos del daño percibido.

Como antropóloga, creo que vale la pena reflexionar sobre cómo y por qué los padres son vistos como protectores de los niños vulnerables. Esta no es una visión de la crianza de los hijos, o de los niños, que exista transculturalmente. Y si bien hoy en día prevalece en Estados Unidos, proteger a los niños del daño tampoco se consideró siempre el papel de los padres estadounidenses.

Más en AntropoUrbana:  Construyendo antropologías colaborativas en Ecuador

Los investigadores de la crianza de los hijos en las sociedades occidentales han demostrado que la noción de crianza es al menos tan antigua como la industrialización, pero ha adquirido nuevos significados en el presente. De hecho, el término “crianza de los hijos” explotó en la década de 1970. Con la popularización de “parenting” como verbo, dicen los investigadores, surgió la percepción de la crianza de los hijos como un ejercicio de gestión del riesgo. En lugares donde los padres son vistos como menos responsables de la socialización total de un niño, a los niños se les puede dar más independencia y ser «controlados» con menos frecuencia.

En el caso de las críticas a Lightyear, los padres insistieron en que debían poder controlar lo que veían sus hijos para protegerlos del riesgo del contenido «para adultos». Sin embargo, una mirada más cercana a la sustancia de estos tweets también revela algo más. No se trata solo de controlar lo que ven los niños. Se trata de controlar quiénes creen que son sus hijos. En pocas palabras, temen que el beso en Lightyear pueda «convertir» a sus hijos heterosexuales en homosexuales, a sus hijos cisgénero en transgénero o a sus hijos buenos en «malos».

El discurso de las redes sociales en torno a la película Lightyear dice mucho sobre nuestra obsesión política y cultural actual con la protección de los niños por parte de los padres, y cómo las ideas heterosexistas y cissexistas juegan con esos temores. Para ser claros: los niños necesitan protección, pero es de los políticos que impulsan prohibiciones de libros en lugar de prohibiciones de armas de asalto, que abogan por el silencio y la vergüenza en lugar del orgullo por quiénes son los niños, y cuya legislación está a años luz de satisfacer las necesidades reales de los niños.

Las armas de fuego son la principal causa de muerte entre los niños estadounidenses de 1 a 19 años. Los niños mueren innecesariamente porque no tienen seguro médico. Las crisis de salud mental entre los niños, que a menudo resultan en autolesiones, van en aumento.

Los niños en Estados Unidos se enfrentan a riesgos reales. Lightyear no es uno de ellos.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías