Los europeos aprendieron a fumar leyendo libros

-

por LIVIA GERSHON

El Intercambio Colombino llevó a Europa un número casi insondable de nuevas plantas con nuevas propiedades culinarias y medicinales. Y como escribe el historiador Peter C. Mancall, quizás el más sorprendente y fascinante fue el tabaco. Para dar sentido a esta hierba y la extraña forma en que se consumía, los europeos recurrieron a los libros.

Mancall escribe que muchas sociedades norteamericanas usaban tabaco, casi siempre como parte de rituales religiosos o prácticas curativas. En diferentes lugares se prescribía para el asma, fiebres, llagas en los ojos, lombrices, dolores de parto y muchas otras dolencias. Si bien se podía usar de varias maneras, la gente a menudo lo fumaba, a veces en pipas intrincadamente talladas. Fumar era un concepto completamente nuevo para los europeos que se encontraron con personas en las Américas que usaban tabaco. Estos europeos a veces lo describían como “beber humo”.

El viajero francés Jacques Cartier escribió acerca de su encuentro con hombres, cerca de lo que ahora es Montreal, que usaban pipas de tabaco para “llenar sus cuerpos de humo, hasta que les salía por la boca y las fosas nasales, como si saliera del tonel de una chimenea”. Cuando los franceses intentaron unirse, encontraron que “parecía que lo habían llenado con polvo de pimienta, provocaba mucho calor”. Pero algunos escritores europeos se maravillaron con la planta, que describieron como una cura para heridas, que evitaba el hambre y ahuyentaba o consumía los humores desequilibrados.

Mancall escribe que los viajeros trajeron tabaco y otras plantas americanas a Europa en un momento en que los libros impresos entraban en una circulación más amplia. Tales from the New World se hizo enormemente popular entre los lectores de todo el continente. Estos libros a menudo mostraban a los nativos americanos como adoradores del diablo y presentaban el tabaquismo como parte de su religión salvaje.

Pero algunos exaltaron las maravillas del tabaco. En 1574, Nicolás Monardes, médico sevillano, publicó una Historia médica de las Américas en la que enloquecía sobre su poder curativo. El libro, rápidamente traducido al latín, inglés, italiano, francés y flamenco, se extendió por todo el continente. Y a principios del siglo XVII, muchos libros y folletos publicados en inglés se centraron específicamente en el tabaco. Un escritor, usando el nombre Philaretes, argumentó que la planta era peligrosa tanto por sus cualidades calientes y secas en el sistema humoral de la medicina como por su origen entre «sacerdotes indios (quienes sin duda eran instrumentos del diablo a quien sirven)». Pero otros lo celebraron como una solución al cansancio, el insomnio y la borrachera excesiva.

Más en AntropoUrbana:  Propósitos de Año Nuevo

A medida que continuaba este debate sobre los efectos del tabaco en la salud y la moralidad, los europeos adoptaron gradualmente el tabaquismo como una actividad de ocio, que, por supuesto, resultó crear dependencia física. El cultivo del tabaco se extendió. Para 1600, las plantas crecían en Europa occidental y en los puestos de avanzada europeos en Asia. Un observador estimó que había 7.000 personas vendiendo tabaco en Londres en 1614.

“Los libros facilitaron el divorcio entre la planta y sus atavíos espirituales nativos americanos, desacralizándola efectivamente para que pudiera integrarse al mercado europeo a pesar de las protestas de aquellos que vieron sus orígenes impíos como una señal de su carácter fundamentalmente defectuoso”, escribe Mancall.

Fuente: Jstor/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías