El futuro ya llegó y no tiene buen aspecto

-

por MARTIN GREN – Universidad Linneo

Vivimos en tiempos planetarios profundamente inquietantes, no pretendamos nada más. Abundan las predicciones nefastas para el futuro de la Tierra y de nosotros, los seres humanos. En un artículo reciente, “Fronteras en la ciencia de la conservación”, se afirma que “las condiciones ambientales futuras serán mucho más peligrosas de lo que se cree actualmente. La escala de las amenazas a la biosfera y todas sus formas de vida, incluida la humanidad, es de hecho tan grande que es difícil de comprender incluso para los expertos bien informados”. El mensaje de la ciencia sobre la condición planetaria parece ser inequívoco: “Lo que está en juego es el destino de la humanidad y la mayoría de las especies vivientes”.

En otras palabras, el tiempo y el espacio para el ajuste de cuentas terrenal está aquí y ahora. Vincent Ialenti, autor de Deep Time Reckoning. How Future Thinking Can Help Earth Now, lo sabe muy bien. Como indica el título, y según entiendo de su argumento general, el “pensamiento futuro” no es solo para un futuro que nos espera, como en un marco espacio-temporal utópico moderno. Más importante aún, en realidad puede ayudar a la Tierra y a nosotros, los humanos, en el presente. Esto no debe entenderse en un sentido general, sino más específicamente en respuesta a lo que Ialenti distingue como dos crisis superpuestas.

El primero es el Antropoceno, que señala una crisis ecológica que se desarrolla a escala planetaria y que marca el comienzo de una nueva comprensión de lo que significa ser humano en relación con la Tierra. En sus propias palabras, “desafía a poblaciones enteras a reinventar sus formas de pensar, actuar y relacionarse para sincronizarse mejor con el medio ambiente terrestre radical a largo plazo”. La segunda crisis es “la deflación de la pericia” que se refiere a una atmósfera política contemporánea que socava la autoridad de la ciencia. En efecto, esto significa que la experiencia científica no puede funcionar como un árbitro que ponga fin a las disputas políticas, en este caso las que pertenecen a nuestras relaciones de soporte vital con la Tierra. Cuando está rodeado por un régimen político a corto plazo, donde “las opiniones” se descartan y triunfan “los hechos”, también se vuelve difícil para la experiencia de la ciencia contribuir de manera efectiva a la política de acción climática.

Más en AntropoUrbana:  Nuestras mascotas nos ayudaron a no perder la cabeza durante la pandemia

Este cóctel de crisis dobles conduce a una situación en la que estamos «mal equipados para comprender la escala de la espiral de muerte ecológica de la Tierra». Para Ialenti, esto está intrínsecamente ligado a su argumento de que existe una necesidad urgente de desarrollar nuestras habilidades en el “pensamiento futuro”, en particular en relación con el cálculo del tiempo profundo que enfrentamos en el contexto del Antropoceno. A lo largo del libro, proporciona una gran cantidad de ejercicios imaginativos mediante los cuales podemos entrenar y desarrollar nuestra propia capacidad para el pensamiento a largo plazo. Estos incluyen, por ejemplo, cómo modelar milenios y futuros lejanos, interactuando con líneas de razonamiento analógicas y múltiples, y cómo aprender “sobre la evolución del paisaje a largo plazo” de nuestro propio entorno geográfico. Los ejercicios de pensamiento futuro se derivan del material que se originó en el propio trabajo de campo antropológico de Ialenti sobre un proyecto de seguridad de residuos nucleares en Finlandia y que constituye la base de su libro. “The Safety Case”, que consta de varios expertos encargados de descubrir todo tipo de riesgos que el depósito de desechos nucleares podrá enfrentar en un futuro lejano, está esencialmente plagado de cuestiones y preguntas de gran envergadura. En un estilo de escritura que es al mismo tiempo analíticamente agudo y accesible, el autor comparte sus observaciones etnográficas al enfocarse en el trabajo y las prácticas cotidianas de los involucrados, y al alejarse a contextos más amplios que giran alrededor del pensamiento acerca del futuro. Mientras se lee el libro, a menudo parece que Ialenti logra revelar gradualmente los secretos del tiempo profundo y sus cálculos.

Esto es muy necesario en el contexto del Antropoceno, donde el colectivo de humanos es ahora una fuerza geográfica que afecta tanto al funcionamiento actual del Sistema Tierra como a su trayectoria futura. Como dice un informe reciente de la ONU sobre desarrollo humano: “Por primera vez en nuestra historia, los riesgos más graves e inmediatos, incluso existenciales, son creados por humanos y se desarrollan a escala planetaria”. Tan importante como es desarrollar nuestras habilidades en el pensamiento futuro, particularmente en este punto de la historia planetaria, también se podría sospechar que algo ha sucedido tanto con el “tiempo profundo” como con el “futuro”. Por ejemplo, el secretario general de la ONU, Antónío Guterres, desde su investidura no solo ha caracterizado la actual situación climática planetaria como una amenaza existencial para la humanidad, sino que también ha instado a todas las naciones a “declarar una emergencia climática”.

Más en AntropoUrbana:  Geometrías

Esto implica que el momento de la acción climática, es decir, de ayudar a la Tierra y, por ende, a nosotros mismos, es ahora. También significa, según tengo entendido, que las consecuencias de la inacción climática en el presente es que la Tierra futura se está acercando más a nosotros. Pensar en el tiempo profundo seguirá siendo importante para captar su presencia entre nosotros en rocas y fósiles, pero las temperaturas y los niveles de dióxido de carbono atmosférico están aumentando en “tiempo real” mientras escribimos y hablamos. Esto sugiere un nuevo entramado de la historia humana y geológica y, por lo tanto, una especie de reorganización de las temporalidades y también lo que cuenta como esa cosa o estado al que estamos acostumbrados a referirnos como «el futuro». En tiempos de emergencia climática, uno puede preguntarse si realmente son “las ​​próximas décadas las que determinarán si la humanidad tiene la capacidad, la voluntad y la sabiduría para fabricar formas de vida colectiva compatibles con la ecología a largo plazo, o si, en cambio, hay una fecha de vencimiento en el gran experimento humano”.

Quizás esto pueda entenderse como un pequeño signo de interrogación sobre la visión de Ialenti sobre el tiempo profundo y el futuro, pero ciertamente también es otra afirmación de su contribución a la visión de futuros alternativos. Si embarcarse en “este tipo de viajes de aprendizaje de múltiples escalas, múltiples ángulos y múltiples perspectivas puede ser útil para los expertos de hoy en día en el cálculo del tiempo y para la sociedad en su conjunto”, entonces también ha sido útil para mí. Los libros proporcionan un caso convincente de que el pensamiento futuro, la alfabetización del tiempo y el compromiso con el tiempo profundo son muy importantes y, si se aplica de manera más amplia, con suerte también podría «ayudar a la Tierra» y su presencia inquietante en nuestra vida cotidiana en el Antropoceno. Espero que también ayude a revertir la deflación de la experiencia.

Más en AntropoUrbana:  Un poco de lío

Fuente: AAA/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías