Etnografía del anarquismo

-

por DAVID FLOOD – Universidad de Virginia

Después de dos horas de una sesión de planificación semanal, los aproximadamente quince activistas vestidos de negro, tatuados y perforados se estaban poniendo de mal humor. La gente quería acción y los ánimos estaban caldeados. Pensé que mi investigación sobre la organización izquierdista finalmente podría volverse emocionante.

Pero, luego, el facilitador de la reunión recordó rápidamente a todos el compromiso del grupo con la discusión y el consenso, y convocó un descanso de diez minutos.

Después de dar vueltas y comprar bocadillos, todos regresaron a la fría e incómoda sala de descanso en la parte trasera de una pequeña librería. Tomó otra hora completa de debate ordenado antes de que el grupo finalmente lograra un consenso sobre una estrategia para su próxima acción: una recolección semanal de alimentos para familias hambrientas.

Curiosamente, la palabra que usaron estos activistas para describir este compromiso con la rendición de cuentas del grupo fue “anarquía”.

Como antropólogo que ha estudiado y trabajado con activistas de izquierda en Estados Unidos durante más de una década, he llegado a entender la anarquía como algo que se ve muy diferente del caos violento y sin ley que mucha gente imagina.

Después de que el entonces presidente Donald Trump incitara personalmente a una turba de sus partidarios a invadir y devastar el Capitolio de los Estados Unidos a principios de enero de 2020, los observadores políticos de izquierda, derecha y centro describieron el resultado como “anarquía”. La senadora Joni Ernst de Iowa usó el término enfáticamente en una entrevista describiendo su experiencia en la cámara del Senado: “Fue horrible, fue horrible. Esto era anarquía. No sé cómo alguien podría estar orgulloso de las acciones que tomaron”.

El uso del término «anarquía» para describir el motín no es sorprendente; después de todo, el caos violento es uno de sus significados generalmente aceptados. Pero tiene poco que ver con cómo los anarquistas reales entienden y aplican su filosofía política.

Si bien es una idea emocionante, el anarquismo en la práctica es, bueno, aburrido. Lejos de lo que están haciendo los insurrectos que rompen ventanas, en su mayoría toma la forma de un proceso de deliberación colectiva extremadamente lento y altamente sujeto a reglas. La anarquía, paradójicamente, significa más reglas, no menos, y más responsabilidad colectiva, no menos.

Desafortunadamente, dado que gran parte de los Estados Unidos ha sido engañado al pensar que los anarquistas, específicamente aquellos involucrados con “antifa”, fueron responsables de la supuesta anarquía en el Capitolio, un observador impresionable podría pensar que los anarquistas reales quieren un caos violento.

La disonancia cognitiva sería divertida si la situación no fuera tan horrible. Si hubiera habido anarquía real en el Capitolio ese día, en lugar de una insurrección de derecha, Ernst y sus colegas republicanos probablemente habrían tenido una reunión larga y bien facilitada destinada a lograr un consenso total.

Más en AntropoUrbana:  Encuentros etnográficos con robots (racializados como) blancos

Entonces, ¿qué es el anarquismo aparte de estas caricaturas? ¿Y cómo se relaciona con “antifa”?

El término “anarquía” significa literalmente “sin [un] gobernante”, y no, como muchos creen, “sin reglas”. Aunque muchos anarquistas quieren un cambio radical, el cambio que la mayoría imagina no es la ruptura social, sino que la gente aprenda a gobernarse a sí misma colectivamente (o en otras palabras, la democracia directa).

La premisa básica que guía la filosofía política anarquista es simple: los seres humanos son fundamentalmente cooperativos por naturaleza y, cuando se les da la oportunidad, florecen en situaciones de autogobierno colectivo. Por autogobierno, los anarquistas generalmente se refieren a un acuerdo en el que cada persona tiene el derecho inalienable de participar plenamente en cualquier decisión política que se tome en su nombre, y de abandonar cualquier asociación que tome una decisión que considere inconcebible.

Tomando el término en su sentido más amplio, los intentos de crear sociedades o colectivos anarquistas en los últimos dos siglos han sido numerosos y persistentes, aunque a menudo de corta duración. Sin embargo, como les gusta señalar a los antropólogos, los humanos se organizaron en sociedades sin estado con gran éxito durante gran parte de la historia antigua, y muchos continúan haciéndolo de varias maneras, sin usar la etiqueta de “anarquía”. De hecho, las sociedades de «nivel estatal» han existido durante solo una fracción de los aproximadamente 300.000 años que los humanos modernos han prosperado, surgiendo hace aproximadamente 5000 años, y aún deben considerarse como un experimento, con resultados mixtos.

Los grupos antifa contemporáneos representan un ala de acción directa de la organización anarquista existente. En otras palabras, la mayoría de ellos son anarquistas que se enfocan específicamente en enfrentar el fascismo.

La idea de antifascismo en principio debería ser inobjetable; después de todo, Estados Unidos libró una guerra mundial contra el fascismo no hace mucho tiempo. Pero surgen problemas en lo que exactamente cuenta como “fascismo”. Muchos grupos anarquistas ven cosas como los préstamos depredadores y la línea roja o el racismo estructural en la vigilancia como inherentemente fascistas, y usan tácticas que van desde campañas contra el desalojo hasta proyectos de defensa de las prisiones y protestas.

Las caricaturas derechistas representan a Antifa como una sola fuerza organizada similar a una milicia unida en su hostilidad hacia la democracia y su búsqueda del caos y el desorden social. En realidad, el antifascismo es un conjunto de principios y tácticas adoptadas por grupos vagamente conectados. No existe un comando central ni un comité de dirección; por el contrario, los principios anarquistas que sustentan el antifascismo conducen a interminables debates y conflictos incluso dentro de los grupos.

Más en AntropoUrbana:  ¿Y si en estas fiestas probamos la desintoxicación digital?

Algunos de los organizadores de antifa que he conocido se suscriben a marcas ideológicas específicas. Pero la mayoría son solo «anarquistas con ‘a’ pequeña»: no son particularmente dogmáticos sobre el objetivo general de crear colectivos democráticos justos, libres y de menor escala. El venerable eslogan que muchos usan es revelador: “Construyendo un mundo nuevo en el caparazón del viejo”.

Como han señalado durante mucho tiempo los filósofos políticos, es mucho más complicado y difícil para las personas gobernarse a sí mismas que ser gobernadas (o representadas). Ya sea que los anarquistas en cuestión estén organizando un colectivo de libros en la prisión, una colecta comunitaria de alimentos o una protesta por salarios dignos, las reuniones y las sesiones de planificación se caracterizan por estrategias y procedimientos complicados destinados a establecer un consenso completo.

En el caso de los anarquistas descritos anteriormente que organizaban una colecta de alimentos, la hora completa de debate después del receso se redujo a esta pregunta: ¿Deberían recolectar solo alimentos más saludables o, en este caso, algunas calorías contaban como buenas calorías?

Una mujer joven, cada vez más impaciente, había gritado: “¡Mira, tengo dos bolsas de basura llenas de bagels perfectamente buenos de las sobras de la panadería! ¡Preferiría que no se vuelvan completamente rancios mientras nos sentamos aquí toda la semana discutiendo sobre la ética de dar pan blanco a las personas hambrientas!”

Un joven respondió con preocupación: “Estamos tratando de ayudar a las personas, ¡no deberíamos darles esta desagradable comida procesada solo porque eso es todo lo que podemos conseguir!”.

Eventualmente, a medida que el facilitador se movía a través de una rotación ordenada de oradores, algunos en el grupo que habían crecido en la pobreza hablaron sobre la dignidad de tomar sus propias decisiones, y el grupo llegó a un consenso: simplemente recogerían cualquier comida gratis que pudieran encontrar y la ofrecerían a través de conexiones comunitarias.

La reunión terminó tomando tres largas horas. Pero este tedio característico es un rasgo del anarquismo y uno que es inseparable de su insistencia en una democracia genuina.

Si el autoritarismo depende del espectáculo y el arte escénico, la democracia es, por el contrario, a menudo un asunto aburrido. A diferencia del asedio al Capitolio o un mitin típico de Trump, con pocas excepciones, la mayor parte del anarquismo que existe actualmente es muy parecido a esto: pacífico, constructivo y francamente aburrido.

Esta falta de espectáculo, de hecho, marca una diferencia clave entre las formas de organización política de extrema izquierda, como antifa, y las formas de extrema derecha que se exhibieron en Washington, D.C., a principios de enero de 2020 o en el mitin “Unite the Right” en Charlottesville, Virginia, en 2017. Como vi de primera mano en la contraprotesta en Charlottesville, la primera es a favor de la democracia y la segunda es autoritaria. Si en la práctica ambos movimientos tienden a desconfiar del gobierno centralizado, los anarquistas sospechan de sus formas, incluso de la democracia representativa, porque la encuentran insuficientemente democrática. En contraste, muchos en la extrema derecha glorifican abiertamente a los fascistas históricos reales, especialmente a los nazis.

Más en AntropoUrbana:  ¿Por qué hay tanta música triste?

Al final, tal vez no sorprenda que, junto con los activistas de Black Lives Matter, uno de los cucos izquierdistas de Trump y sus seguidores haya sido un movimiento disperso a favor de la democracia. En un poco de hipocresía estratégica, la difamación de antifa por parte de la extrema derecha se corresponde precisamente con las características reales de la política trumpiana: centralizada, violenta, nihilista, espectacular.

Lo desconcertante es la aparente facilidad con la que la idea de «antifascismo» y anarquismo en general se ha deslizado en el uso general como sinónimo de violencia nihilista, incluso en medios liberales. Por ejemplo, la política racial de la participación antifa en las protestas de Black Lives Matter ha sido un tema de debate complejo. Pero gran parte de la condena de la organización anarquista se basa en atribuciones de violencia que simplemente no reflejan la organización o las tácticas cotidianas de la gran mayoría de los anarquistas.

Si bien las razones de estas caracterizaciones erróneas son complicadas, diría que, en principio, la organización anarquista se acerca a algo que con cautela podría llamarse populismo de izquierda: una política democrática en oposición a una élite arraigada. Como tal, parece ser desconcertante en todas las líneas políticas. Si el populismo trumpista ha sido en efecto etnonacionalismo blanco, como algunos han argumentado, la respuesta liberal parece ser una fe revivida en la benevolencia de las élites de los partidos centristas. Ninguna de estas filosofías gobernantes mira con cariño a la democracia descentralizada. Algunas protestas antifascistas han provocado violencia, destrucción y vandalismo; aún así, los principios que subyacen a la organización antifascista son democráticos en el sentido más verdadero. Los estadounidenses colectivamente le deben al movimiento y al concepto una consideración más profunda. Si este momento de la historia no enseña nada más, muestra lo mucho que Estados Unidos necesita tanto un movimiento nacional antifascista como una democracia más directamente representativa y responsable.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente