La política punk de The Clash

-

Remembering the lead singer of Clash.

por GREGOR GALL – Universidad de Glasgow

Joe Strummer, principal cantante y letrista de la banda de punk The Clash, murió hace veinte años, en este diciembre. Strummer, hijo de un alto funcionario británico y cuyo verdadero nombre era John Graham Mellor, escribió canciones que no rehuían de la política de la era Thatcher ni de las situaciones que afectaban a la sociedad en todo el mundo.

The Clash tuvo seis álbumes de estudio, que incluyeron 16 éxitos en el Top 40, incluidos “Rock the Casbah” y “I Fought the Law”. Después de su muerte, The Guardian señaló que Strummer fue una «inspiración política para una generación» y «la conciencia política del punk».

Hablé con más de cien personas de diferentes edades y géneros de diferentes generaciones, países y continentes para mi libro La política punk de Joe Strummer: Radicalismo, resistencia y rebelión. Descubrí que su música tuvo un profundo impacto en la política de muchos, llevando a algunos al activismo de izquierda. Entre ellos se encuentran muchos líderes sindicales en Gran Bretaña hoy, incluido Matt Wrack del Sindicato de Brigadas de Bomberos, quien dijo: «Los bomberos están inmensamente orgullosos de nuestros vínculos con Joe Strummer y lo que representaba políticamente y como músico».

Según muchas de las personas con las que hablé, las letras de la música de The Clash les brindó una educación inicial efectiva pero poco convencional sobre problemas en Gran Bretaña y más allá, como el desempleo y la vivienda precaria en Gran Bretaña, así como varias causas políticas a nivel mundial, como la lucha del movimiento sandinista en Nicaragua en la década de 1980.

Letras políticas

Dos canciones de Strummer se destacan en particular entre las personas con las que hablé. La primera es “Spanish Bombs”, del tercer álbum de la banda, London Calling (1979), que trataba principalmente sobre la Guerra Civil Española de 1936-1939; Strummer canta: “Los luchadores por la libertad murieron en la colina/ Cantaron la bandera roja/ Llevaban el negro/ Las laderas suenan con ‘Liberen al pueblo’”.

Más en AntropoUrbana:  El antropólogo activista

Como una canción sobre la lucha del gobierno republicano elegido democráticamente contra el golpe militar fascista de Francisco Franco, relata cómo socialistas, comunistas, republicanos y anarquistas lucharon juntos por la libertad y la igualdad. “Spanish Bombs” llevó a muchos de quienes me dieron testimonios a leer libros como Homenaje a Cataluña de George Orwell.

La canción también proporcionó un ejemplo histórico de resistencia activa al fascismo, cuando un nacionalismo de extrema derecha estaba en ascenso en Gran Bretaña, a fines de la década de 1970. El partido político marginal Frente Nacional se postuló con una plataforma antiinmigrante extrema, utilizando eslóganes y panfletos racistas para atraer miembros. Esto, a su vez, se encontró con una reacción cada vez más vocal de músicos como Strummer y el movimiento Rock Against Racism.

Una perspectiva internacional

El cuarto álbum de la banda, Sandinista!, lanzado en 1980, abrazó la causa de los rebeldes sandinistas contra el régimen de Somoza en Nicaragua y atacó los intentos de Estados Unidos de socavar la revolución. La familia Somoza encabezó una dictadura asesina y represiva desde la década de 1930, apuntalada por Estados Unidos y que cayó en 1979 como resultado de una rebelión armada popular encabezada por los sandinistas.

La canción de Strummer, “Washington Bullets”, hace referencia a los efectos antidemocráticos del imperialismo estadounidense en América Central y del Sur, desde la Revolución Cubana de 1959 hasta los sandinistas nicaragüenses de la década de 1980, con mención de la abortada invasión estadounidense de Bahía de Cochinos a Cuba en 1961 y el asesinato de Salvador Allende a manos de la dictadura militar chilena en 1973.

Strummer canta: “Como te dirá cada célula de Chile/ Los gritos de los hombres torturados/ Recuerdan a Allende”. Luego, la canción detalla lo que sucedió cuando Estados Unidos retiró su apoyo al régimen nicaragüense de Somoza: “Cuando hicieron una revolución en Nicaragua/ No hubo interferencia de América/ El pueblo luchó contra el líder/ Y voló por el aire/ Sin balas de Washington, ¿qué otra cosa podía hacer?”

Más en AntropoUrbana:  Es difícil confiar en una vacuna si no se confía en el gobierno que la administra

Strummer explica que a pesar de la represión, la resistencia es posible y puede tener éxito. Su ira en la canción no solo está dirigida contra Washington sino también contra el imperialismo británico, chino y ruso. No solo algunos de los que hablé se unieron al Comité de Solidaridad con Nicaragua, sino que algunos también fueron a trabajar como voluntarios en Nicaragua para apoyar la revolución sandinista.

Buscando conocimiento

Muchas de las personas con las que hablé me ​​contaron que, antes de la era de Internet, iban a las bibliotecas públicas para averiguar más sobre estos temas. A partir de ahí, comenzaron a formar cosmovisiones radicales y a unirse a campañas, como el movimiento contra el apartheid y la Campaña por el Desarme Nuclear. Muchos también se unieron a sindicatos y partidos políticos de izquierda, como el Partido Laborista. Y, con su interés despertado, comenzaron a leer mucho.

Strummer pudo llegar a la gente a través de su música. Sus canciones no solo hicieron bailar a la gente, sino que, a través de sus mensajes radicales, inspiraron a algunos fanáticos a la acción. Ya sea por el fascismo y el imperialismo o por la destrucción del medio ambiente (“London Calling”), la lucha contra el racismo (“Working for the Clampdown”) y el thatcherismo (“This is England”), conmovió a la gente.

Strummer rara vez fue explícito sobre lo que deberían hacer los oyentes: sus canciones tendían a ser más informativas e inspiradoras que instructivas. Sin embargo, siempre tuvo claro que el activismo era positivo y necesario para lograr el cambio. El primer sencillo de The Clash en 1977, “White Riot”, animó a los jóvenes blancos descontentos a luchar contra la corrupción política y la brutalidad policial como lo habían hecho sus hermanos negros. En “Working for the Clampdown”, del álbum London Calling, de 1979, emitió este llamado a las armas: “Patea el muro, haz que los gobiernos caigan./ ¿Cómo puedes rechazarlo?/ Deja que la furia tenga su momento, la ira puede ser poder/ ¿Sabes que puedes usarlo?”

Más en AntropoUrbana:  El renacimiento emo

Fuente: The Conversation/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías