Aburrirse trabajando en Navidad

-

por ANDRE SPICER y CARL CEDERSTRÖM

Aparte de los aspectos religiosos, para muchas personas la Navidad es esa época única del año en la que las exigencias del trabajo finalmente desaparecen, aunque solo sea por un breve período. Tenemos un merecido descanso, tiempo para disfrutar de alimentos grasos, beber más de lo que deberíamos y pelear con personas que amamos y odiamos (a menudo ambas cosas a la vez). En resumen, podemos disfrutar de esa cosa maravillosa que una vez se llamó ocio.

La Navidad comienza temprano en estos días y se prolonga durante mucho tiempo. Esto no es de extrañar, ya que es el evento comercial más importante del año. Para muchos minoristas, la Navidad genera más del 40% de las ganancias. También hay una próspera economía navideña que involucra todo, desde Santas que trabajan con contratos a corto plazo hasta paquetes de viajes a Laponia.

Aunque la Navidad es un gran negocio para algunos, para otros en realidad nunca sucede porque están atrapados en el trabajo. Durante la última década hubo un aumento asombroso en el número de personas que trabajan durante la Navidad. Las cifras disponibles más recientes muestran que, en 2010, 172.000 personas trabajaban el día de Navidad (un aumento del 78 % con respecto a 2004).

Navidad en el trabajo

Mientras tanto, las empresas gastan más dinero que nunca en las festividades navideñas. El año pasado casi siete de cada diez empresarios organizaron fiestas navideñas y más del 80% decoró sus lugares de trabajo. No es algo malo en sí mismo, pero si eres uno de los que trabajará durante las fiestas de Navidad, estas festividades pueden parecer una cruel burla.

Considera la ironía. Muchos empleados pasarán meses mirando de mala gana las decoraciones horteras dispuestas para emitir el espíritu navideño adecuado. Escucharán melodías navideñas familiares en la radio, que se vuelven exponencialmente insoportables cada vez que se reproducen. Estarán sujetos a la fiesta anual de Navidad, repleta de besos en los baños, malos bailes y cantidades excesivas de Merlot (para ver un ejemplo doloroso, mira el especial de Navidad de The Office). Y mientras tanto, estos empleados saben que la Navidad nunca llegará realmente, porque el trabajo se interpondrá en el camino.

Más en AntropoUrbana:  Las armas de fuego hacen niños más sanos, varoniles y patriotas

Ya deberíamos estar familiarizados con la tendencia. Las fiestas, los fines de semana y otras ocasiones de ocio no productivo se han vuelto cada vez más pasadas de moda en una era obsesionada con el trabajo. La semana laboral de cinco días, con dos días ininterrumpidos que componen el fin de semana, es un fenómeno relativamente moderno. Pero a pesar de que solo se convirtió en la norma en la década de 1940, ya está en peligro de extinción. El trabajo, el sueño y el ocio solían ser actividades distintas, organizadas en bloques. Ahora se han disipado y han sido reemplazados por una corriente continua de tiempo, que de varias maneras ha sido invadida por el trabajo.

Regusto amargo

Cuando pensamos seriamente en estos cambios, las festividades supuestamente divertidas en el lugar de trabajo pueden tener un regusto amargo. Las bebidas después del trabajo de los viernes probablemente no tendrán el mismo atractivo si sabes que debes estar en la oficina al día siguiente para trabajar en ese informe que debe presentarse el lunes.

Que las fiestas de Navidad se estén exprimiendo no es una sorpresa. Es difícil saber cuántos de nosotros trabajaremos en Navidad. Aparte de los miles que están trabajando oficialmente, tenemos que agregar a aquellas personas que harán una visita furtiva a la oficina, trabajarán en secreto desde casa y aquellos cuya Navidad se arruinará porque no pueden pensar en nada más que en el trabajo.

El árbol de plástico blanco parpadeando, las alegres canciones navideñas que suenan en la radio, los suéteres feos con el muñeco de nieve puesto: estos alegres símbolos pueden verse como un insulto para quienes, de una forma u otra, trabajarán durante la Navidad. Para ellos, todo diciembre se convierte en un mes de diversión obligatoria. Como todos los demás, se les pide que participen en las festividades, se sumen al estado de ánimo y fantaseen con las fiestas que nunca llegarán.

Diversión obligatoria

Pero tal vez esto no sea tanto un insulto como una forma de aburrirlos apropiadamente con la Navidad. ¿Recuerdan la historia de Andrew Park, también conocido como Mr. Christmas, que decidió celebrar la Navidad todos los días, con un árbol de Navidad decorado y nuevos regalos esperándolo cada mañana? Para la mayoría de las personas, tal repetición no provocaría mucha alegría. Se volvería monótono, agotador y deprimente.

Más en AntropoUrbana:  Etnografías de datos gruesos

En diciembre, todos somos Andrew Park. Todos los días, recibimos un poco de Navidad, no mucho, pero lo suficiente como para enfermarnos y cansarnos lo suficiente cuando finalmente llega el día.

No siempre fue así. Anteriormente era tradición ayunar hasta el día de Navidad, luego participar en banquetes y festejos continuos durante los doce días de Navidad, antes de ayunar nuevamente. Ahora, sin embargo, hemos alargado la festividad para incluir la mayor parte de diciembre, lo que hace que todo sea un poco agotador.

Pero aquí está lo positivo. No nos bajoneamos demasiado si nos la perdemos. Sin ser demasiado conspiradores, quizás estas fiestas navideñas en el trabajo estén en parte diseñadas para este propósito. ¿Será que la creciente cantidad de dinero que gastan las empresas en las festividades navideñas está relacionada con el hecho de que más personas trabajan durante dichas festividades navideñas? Sea cierto o no, un mes de diversión obligatoria no es una forma particularmente buena de prepararse para unas fiestas inminentes. Sin embargo, es una manera perfecta de hacernos aceptar que unas fiestas apropiadas, lejos del trabajo, no sucederán.

Fuente: The Conversation: Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías