Herramientas salvajes: el lado artesanal de la naturaleza

-

por MICHAEL HASLAM y ABIGAIL DESMOND

Un pequeño pulpo manta, flotando en la Gran Barrera de Coral de Australia, sostiene zarcillos de medusa venenosas a lo largo de sus brazos para protegerse. Un macaco en una playa tailandesa rompe mariscos con una piedra. En busca de pareja, un grillo del sur de la India hace con cuidado un agujero en una hoja para amplificar su canción de amor.

Al igual que tú (y el dispositivo en el que estás leyendo esto), estas criaturas están usando herramientas.

Los arqueólogos consideraron durante mucho tiempo el uso de herramientas como un hito evolutivo que distinguió nuestro linaje de otros animales. Los humanos eran considerados la especie tecnológica.

Pero desde mediados del siglo XX se han encontrado cientos de especies no humanas utilizando innumerables materiales naturales. Hay orangutanes que arrancan semillas con palos, elefantes que aplastan moscas con ramitas sostenidas por sus trompas, abejas que colocan estiércol para protegerse de las avispas depredadoras, peces arquero que convierten el agua en una lanza y muchos más.

Dado que ahora sabemos que el uso de herramientas aparece en muchas especies diferentes, ¿aún merecen los humanos el derecho a presumir?

Como arqueólogos, hemos trabajado durante décadas estudiando herramientas fabricadas por ancestros y parientes humanos, así como animales salvajes que utilizan herramientas, como monos, nutrias marinas y cuervos. Ante la creciente diversidad de usuarios de herramientas, los investigadores han llegado a un punto de inflexión: es hora de repensar el significado del uso de herramientas y lo que implica sobre la inteligencia de los humanos, los animales no humanos y nuestros ancestros evolutivos.

Uso de herramientas salvajes

Las herramientas no son parte de nuestro cuerpo, pero nos permiten actuar en el mundo de nuevas maneras. La relación de la humanidad con ellos es complicada, de largo plazo y comprometida. El registro arqueológico nos dice que hace más de 3 millones de años, los ancestros humanos comenzaron a romper rocas para convertirlas en útiles instrumentos. Desde entonces, los rasgos físicos relacionados con las herramientas, como las manos y los hombros flexibles, se han grabado evolutivamente en nuestros huesos.

Ahora está claro que muchos aspectos del uso de herramientas humanas tienen eco en todo el mundo animal. Al igual que nuestras adaptaciones manuales, los cangrejos esponja también han desarrollado apéndices optimizados para el uso de herramientas. Sus patas traseras apuntan hacia arriba sobre articulaciones móviles, con espinas y ganchos que les permiten sujetar objetos como conchas, rocas y algas como camuflaje defensivo o decoración.

Más en AntropoUrbana:  ¿Los antropólogos comen conejos en Navidad?

Los humanos reconocemos que necesitamos una herramienta, encontramos los materiales para fabricarla y luego la utilizamos para obtener algún beneficio. Lo mismo hacen algunas hormigas Aphaenogaster: al encontrar alimento líquido en el suelo del bosque, buscan material adecuado (normalmente un trozo de hoja o tierra) para absorber el líquido y transportarlo a casa. Si no encuentran la herramienta del tamaño adecuado, fabrican una en el acto a partir de piezas más grandes.

Uno de los pasos más influyentes que dieron los homínidos (nuestros antepasados desde que nos separamos de los chimpancés y los bonobos hace unos 7 millones de años) fue empezar a romper piedras, dejando bordes afilados. Resulta que los monos capuchinos barbudos salvajes de Brasil también hacen lo mismo. Mientras tanto, algunas nutrias marinas, alimoches, avispas excavadoras, arañas corola y más utilizan herramientas de piedra intactas.

¿Qué pasa con los zapatos, los guantes de cocina, el protector solar y la ropa interior? Otro rasgo que compartimos con varios bichos es el uso de herramientas para ayudarnos a protegernos del daño corporal. Los delfines frente a Australia Occidental se protegen sosteniendo duras esponjas marinas sobre su pico mientras se alimentan en el fondo marino arenoso. Para evitar la luz solar intensa o las olas dañinas, muchas especies de erizos de mar se cubren con rocas, escombros e incluso basura humana.

De esta extensa colección de animales, una cosa queda clara: el uso de herramientas no identifica inequívocamente procesos mentales similares a los humanos. No parece haber necesidad de un cerebro grande ni de ninguna otra marca especial de cognición compleja o capacidad física. El usuario de la herramienta puede pensar conscientemente o no en lo que está haciendo, comprender lo que sucederá a continuación o pretender algún resultado.

En nuestra opinión, cualquier pensamiento o motivación para el uso de herramientas debe explorarse en lugar de asumirse. Los estándares humanos tal vez no sean el mejor punto de partida para esas exploraciones. Lo que quiere una araña, lo que sostiene una orca o lo que planea un pulpo puede ser bastante ajeno a nuestra experiencia cotidiana. Necesitamos conocer a otros animales en sus propios términos.

Redefinir el uso de herramientas

Una noción útil del uso de herramientas debería funcionar en todas las escalas: desde un pájaro carpintero solitario que explora insectos con una espina de cactus hasta una comunidad de chimpancés que comparte tecnologías a través de generaciones, desde la roca afilada de un ancestro homínido hasta el cohete Saturno V.

Más en AntropoUrbana:  Acerca de la cultura del acoso en el campo de la arqueología

En esencia, el uso de herramientas requiere individuos, objetos y algún tipo de interacción física entre ellos. La herramienta permite al usuario ampliar o alterar sus habilidades naturales. La clave es que el objeto permite acciones novedosas, lo que nos da un punto de partida para una definición: las herramientas son objetos habilitadores.

Más específicamente, podemos decir que el uso de herramientas es el uso atencional de objetos habilitantes. El animal debe sentir que está utilizando la herramienta. Los investigadores pueden detectar la atención de una criatura observando lo que hace. El lugar donde los animales miran, alcanzan o ecolocalizan repetidamente (hacia qué vuelan, nadan o se deslizan) proporciona pistas sobre su atención. Para aquellos animales que ya no existen, la arqueología ofrece formas de reconstruir la atención. Esto implica identificar daños por uso e inventariar diversos objetos encontrados reunidos en un solo lugar.

¿Qué pasa con los objetos mismos? ¿Hay algún requisito especial que los convierta en una herramienta?

Lo material es irrelevante. Los objetos pueden ser cualquier cosa: granos de arena, tallos de hierba, pompas de jabón, lo que sea. Si una criatura puede percibir y manipular el objeto, es un juego limpio.

Pero sí creemos que hay una limitación: las herramientas deben ser portátiles. Con una regadera puedes humedecer cualquier jardín del mundo. Con una manguera conectada a tu casa, no tanto. El inconveniente obvio de los objetos fijos, incluso los flexibles como una manguera o una enredadera colgante, es que su alcance es extremadamente limitado. De aquí surgen otras limitaciones sobre cómo se puede combinar un objeto con otro o compartirse. Las herramientas portátiles se pueden pasar y transmitir.

Herramientas e inteligencia

Según esta nueva definición, el uso de herramientas está desacoplado de la inteligencia, la intención y los procesos cognitivos similares a los humanos. En cambio, el uso de herramientas describe una acción, un comportamiento que se puede observar.

El uso de herramientas humanas ha servido durante mucho tiempo como estándar de facto para evaluar las capacidades de otros animales. Los antropólogos se preguntaron: ¿Qué animales hacen cosas como los humanos y, por lo tanto, deben ser inteligentes como los de nuestra especie? ¿Qué pueden decirnos estas otras especies sobre nosotros y nuestros antepasados? Creemos que es hora de cambiar el guion.

En cambio, los investigadores deberían preguntarse qué revela el uso de herramientas sobre cómo los animales ven sus mundos. ¿Qué es importante para esas criaturas y cómo hacen las cosas?

Más en AntropoUrbana:  La nube creativa es parte del proceso

Los científicos también deberían evitar agrupar a una especie entera cuando hablan de «usuarios de herramientas». Por lo que han observado los investigadores, la mayoría de los chimpancés no utilizan herramientas de piedra. Y la mayoría de los delfines, monos, pulpos y cuervos parecen renunciar por completo a las herramientas. Más bien, este comportamiento, como muchos otros, suele estar relacionado con factores como el sexo, la edad o la etapa de la vida, el rol social o la personalidad individual, incluso en aquellas hormigas que se alimentan de esponjas en las hojas. Para la mayoría de los animales, sabemos poco acerca de las presiones que los impulsan a seleccionar, modificar y formar equipo con partes de su mundo.

Las características críticas para el éxito de los animales a veces evolucionan de forma independiente en linajes relacionados lejanamente, un proceso fascinante llamado «evolución convergente». La mayoría de los murciélagos, pájaros y abejas pueden volar, por ejemplo. Y los ojos de los humanos y los calamares evolucionaron por separado unos de otros.

Al igual que con los rasgos físicos, la evolución independiente de comportamientos similares puede decirnos mucho sobre lo que fue beneficioso en el entorno evolutivo de un animal, ya sea social, físico, sexual o de otro tipo. ¿Qué pueden decirnos los animales que utilizan herramientas sobre cómo triunfan en su mundo? ¿Cómo encaja el uso de herramientas similares a las humanas en el caleidoscopio conductual del éxito evolutivo?

Rompemos con la noción arraigada de que el uso de herramientas distingue a los humanos (o inteligencias similares a las humanas) del resto del reino animal. Pero nuestro pensamiento no carece de precedentes. Los animales con parentesco lejano en ambientes muy diferentes a menudo se agrupan en categorías de sentido común. Animales que excavan o anidan, animales que realizan exhibiciones de cortejo, animales que esconden comida, animales que viven en colonias, animales que vuelan: todas estas categorías incluyen representantes de diversas ramas del árbol evolutivo.

“Animales que usan herramientas” es una adición útil a estas categorías descriptivas y observables. Visto de esta manera, el uso de herramientas deja de ser una bandeja de museo de comportamientos curiosos en los que ocasionalmente hurgamos, tratando de encontrar versiones en miniatura o fuera de lugar de nosotros mismos. En cambio, vemos un grupo maravillosamente diverso cuyo verdadero ingenio sólo brillará una vez que aprendamos a compartir el centro de atención.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente