Acerca de las mutilaciones genitales femeninas: ritos alternativos

-

por TAMARY ESHO – Universidad Internacional Amref

La mutilación genital femenina es una práctica profundamente arraigada en las tradiciones culturales de todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud la define como aquella que comprende todos los procedimientos que implican la extirpación de partes de los órganos genitales femeninos externos por razones no médicas.

El corte se practica por diversas razones. Algunas comunidades lo utilizan como rito de iniciación. Algunas lo ven como una forma de mejorar la higiene y la estética, la madurez sexual, la posibilidad de casarse y la pertenencia social.

En Kenia, las niñas son mayoritariamente sujetas al corte durante las vacaciones escolares. Tienen un largo período fuera de la escuela y, por lo tanto, se percibe que tienen tiempo para recuperarse del procedimiento sin escrutinio. Existe un mayor riesgo para las niñas durante las largas vacaciones, ya que las escuelas en Kenia cierran durante aproximadamente dos meses, este año entre el 25 de noviembre de 2022 y el 23 de enero de 2023.

La mutilación genital femenina se reconoció oficialmente como una forma de violencia contra la mujer y una violación de los derechos humanos en la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer de 1993. Terminar la práctica contribuye al logro de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En 2012, la Asamblea General de la ONU designó el 6 de febrero como el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina.

Kenia es parte y ha ratificado la convención sobre la mutilación genital femenina, junto con otras que se centran en los derechos de las mujeres y los niños. El país promulgó la Ley de Prohibición de la Mutilación Genital Femenina de 2011. Esta ley proporcionó un buen entorno para los programas y el desarrollo de políticas para veintidós condados críticos.

Más en AntropoUrbana:  Libertad en la favela

La Encuesta Demográfica y de Salud de Kenia sitúa la prevalencia de la mutilación genital femenina en Kenia en el 21% de las mujeres de 15 a 49 años en 2014. La prevalencia es mayor entre las somalíes (94%), las samburu (86%), las kisii (84%) y masai (78%).

En 2019, el expresidente Uhuru Kenyatta se comprometió a poner fin a la mutilación genital femenina en Kenia para 2022 y los esfuerzos ejecutados por el gobierno y otras partes interesadas hicieron avanzar la lucha para acabar con este vicio. La pandemia de Covid-19 ralentizó la implementación de programas de intervención para acabar con la práctica.

Amref Health Africa (y su Universidad Internacional Amref asociada) trabajaron durante varios años para poner fin a la mutilación genital femenina a través de intervenciones centradas en la comunidad y generación de evidencia. Una de sus intervenciones prometedoras es el rito de paso alternativo liderado por la comunidad que ayuda a las niñas a pasar por la transición sin ser cortadas.

Para investigar la eficacia de este rito de iniciación alternativo, encargamos un estudio de impacto en 2019. El estudio se centró en los maasai del condado de Kajiado en Kenia, uno de los puntos críticos de mutilación genital femenina, donde se probó esta intervención durante diez años.

El estudio encontró que la intervención tuvo un impacto positivo. Contribuyó a reducir la prevalencia de la mutilación genital femenina. También se redujeron los matrimonios precoces y forzados de niñas, así como los embarazos de adolescentes.

Amref espera que esta evidencia ayude a acelerar los esfuerzos hacia el abandono de la práctica, especialmente entre las comunidades que la practican como un rito de paso desde la niñez hasta la edad adulta.

Más en AntropoUrbana:  Cinco consejos prácticos para escribir tu tesis

Rito alternativo

El rito alternativo fue diseñado y creado por equipos que incluyen guardianes de la comunidad, ancianos culturales y religiosos, cortadores reformados y funcionarios administrativos de los condados. Participan hombres y mujeres.

Los miembros de la comunidad participan en los ritos alternativos para garantizar que:

  • La iniciativa es impulsada por la comunidad;
  • Solo se seleccionan niñas que no han estado expuestas a la mutilación genital femenina;
  • Se incluyen los aspectos positivos del ritual;
  • La niña está protegida.

Los equipos seleccionan a las niñas para que se sometan al rito de iniciación alternativo. La ceremonia dura de cuatro a cinco días. Este modelo ofrece una alternativa al corte ritual pero busca conservar los aspectos positivos de los rituales culturales y las celebraciones en torno a la feminidad.

El nuevo ritual combina aspectos de la ceremonia tradicional con componentes educativos de salud sexual y reproductiva, derechos humanos y normas de género. El programa apoya la autoestima y la capacidad de las niñas para ejercer su poder.

Impacto positivo

Hasta la fecha se han llevado a cabo ceremonias alternativas de ritos de iniciación para más de 20.000 niñas.

Las tasas de prevalencia de la mutilación genital femenina se redujeron en 24,2 puntos porcentuales, de una media del 80,8% antes de la implementación del rito alternativo al 56,6% después (entre 2009 y 2019). Además, la intervención contribuyó a aumentar los años de escolaridad de las niñas en 2,5 años, de un promedio de 3,1 a 5,6 años.

El estudio muestra que la tasa de matrimonios forzados, que crecía a una tasa promedio del 1,2%, ahora disminuyó un 6,1%, lo que representa una caída general de 7,3 puntos porcentuales.

Más en AntropoUrbana:  Rituales y cultura entre los Nacirema

Del mismo modo, el embarazo adolescente, que aumentaba un 1,5% anual, disminuyó un 6,3% en los últimos diez años. Esto representa una caída de 7,8 puntos porcentuales.

A través de esta intervención, Amref puede crear un entorno propicio que promueve la protección de las niñas contra el corte. También reduce los embarazos adolescentes y el matrimonio infantil al tiempo que aumenta las posibilidades de las niñas de obtener una educación formal.

Amref ahora está colaborando con la comunidad Maasai en el rediseño y fortalecimiento del rito alternativo.

La herramienta de seguimiento digital

Como resultado de las reuniones de consulta con las comunidades y las partes interesadas, surgió la necesidad de garantizar que las niñas permanecieran protegidas y sin cortes. Amref ha desarrollado y probado una herramienta digital para realizar un seguimiento de las niñas del rito alternativo. Permite a Amref hacer un seguimiento de la salud, la educación y el bienestar socioeconómico de las niñas, en estrecha colaboración con los trabajadores de la salud y los maestros de la comunidad.

La herramienta ya proporcionó algunos datos preliminares sobre niñas jóvenes rastreadas retrospectivamente, para ser monitoreadas hasta la edad de 25 años. También se seguirá mejorando para una implementación más amplia en el futuro.

Es útil crear una base de datos de las beneficiarias del rito alternativo y sus familias. Esto nos permite hacer un seguimiento de su progreso después de la capacitación y, por lo tanto, garantizar la protección de las niñas, asegurándonos de que permanezcan en la escuela y no estén sujetas al corte. De esta manera, podemos brindar apoyo psicológico e involucrar a las niñas en actividades comunitarias, como clubes escolares y diálogos intergeneracionales.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente