Los mapas dan forma a nuestras vidas

-

por MIKE DUGGAN – King’s College de Londres

Los mapas y la vida cotidiana están ahora tan entrelazados para la mayoría de las personas que es difícil imaginar un mundo sin ellos. La mayoría de nosotros usamos al menos un mapa todos los días. Algunos de nosotros usamos muchos, especialmente ahora que se han convertido en una de las interfaces dominantes de nuestra sociedad digital, junto con la pantalla de desplazamiento, la vista de cámara y el motor de búsqueda.

También estamos siendo mapeados, sutil o abiertamente, a través del GPS y los rastros de datos de ubicación que dejamos, los viajes que hacemos y los tipos de actividades que hacemos mientras realizamos nuestras actividades diarias.

Luego están otras formas, más analógicas, en las que los mapas forman parte de nuestras vidas: mapas de tesoros piratas de la infancia y atlas que revelan un mundo maduro para la aventura; mapas en andenes ferroviarios o estaciones de bicicletas; y mapas en la parte posterior de los folletos tirados bajo la puerta.

Los mapas también tienen otros usos menos prácticos. Se cuelgan con orgullo en nuestros hogares y oficinas, se utilizan para decorar cosas como tazas de café y alfombrillas para ratón, e incluso crean moda.

La cartografía se ha convertido en una de las tecnologías de mayor éxito que hemos desarrollado para comprender el mundo que nos rodea. Al mismo tiempo, los mapas se han convertido en importantes objetos culturales y artísticos que valoramos mucho. Pueden ser a la vez útiles y pragmáticos, bellos y poéticos, políticos y poderosos, significativos y mundanos.

Dar forma a la vida social y cultural

Durante los últimos diez años, que culminaron en mi libro All Mapped Out, mi trabajo me llevó a cuestionar qué significan los mapas para las personas en su vida diaria y, a su vez, cómo los mapas dan forma a sus experiencias.

Más en AntropoUrbana:  Mapas que hablan

Los mapas recibieron mucha atención por parte de los investigadores y la industria a lo largo de los años, principalmente con el objetivo de producir el mapa más preciso y utilizable para un propósito determinado, o estudiando cómo se reflejan intereses poderosos en los mapas.

Los cartógrafos profesionales, que antes trabajaban con lápiz y papel y ahora con tecnologías geoespaciales avanzadas, pretenden producir mapas cada vez más detallados para cada vez más usos, mientras que el subcampo de la cartografía crítica reveló que lo que termina en un mapa refleja las visiones del mundo de sus creadores.

Pero sólo hace relativamente poco tiempo que se ha comenzado a trabajar para explorar qué hacen para dar forma a la vida social y cultural.

Los mapas y lo que hacemos con ellos no se pueden definir universalmente. Los ideales e ideas sobre los mapas frecuentemente chocan con la realidad de cómo y por qué se utilizan los mapas. Al reunir mi propia investigación sobre los usuarios de mapas en Londres y el trabajo de otros que han investigado las prácticas cartográficas en todo el mundo, quiero mostrar cómo los usos de los mapas están determinados por diferentes culturas, comunidades, contextos y tecnologías.

Una forma de explorar esto es observar el impacto que ha tenido la tecnología GPS en el mapeo de nuestros movimientos. Hoy en día, millones de personas utilizan esta tecnología para revelar sus rutinas de ejercicio, lo que a su vez respalda una industria que vale miles de millones.

Pero el autoseguimiento no se trata sólo de mapas y mediciones. Estos mapas adquieren significado como objetos inscritos con cartografía personal. Se siente bien ver dónde hemos estado; es una señal de que hemos logrado algo.

Más en AntropoUrbana:  El renacimiento emo

Algunas personas han ido más allá al utilizar dispositivos de seguimiento del estado físico como herramientas para obras de arte, usando funciones de GPS para inscribir imágenes y palabras en el mapa a través de su movimiento por el terreno. El arte del GPS, como se le conoce, está ganando popularidad a medida que la gente se da cuenta del potencial del auto-seguimiento fuera del simple ejercicio de mapeo para objetivos personales.

Comenzó mucho antes de la proliferación de los teléfonos inteligentes y las aplicaciones de seguimiento del estado físico, cuando en 2000 el artista Jeremy Wood se puso a grabar y mapear sus movimientos utilizando un dispositivo GPS de mano. Esto incluía rastrear sus viajes diarios e incluso registrar sus rutas para cortar el césped a lo largo de las estaciones. Esto revela cómo una tecnología cartográfica popular –el GPS– tiene muchos impactos más allá de aquellos para los que fue concebida.

Contextos de mapeo

En mi trabajo hay varios temas superpuestos que muestran cómo los mapas se han vinculado a la cultura y la sociedad. Quiero hacer más que identificar mapas que han cambiado el mundo o exponer la historia de los mapas y la sociedad. Más bien, quiero mostrar que todos los mapas tienen el potencial de cambiar el mundo y dar forma a la sociedad. Es sólo una cuestión de dónde miras y en qué mundo estás interesado.

Con mi libro espero inspirar otra mirada a los mapas, primero a través de la lente de la navegación, quizás la actividad más fuertemente asociada con los mapas, luego a través del movimiento y cómo los mapas moldean nuestra percepción del mismo.

Más en AntropoUrbana:  Historia de la planificación urbana

También analizo el poder y la política de los mapas que revelan qué intereses son atendidos por mapas particulares e investigo las culturas de la elaboración de mapas en la actualidad. Con herramientas cartográficas digitales fáciles de usar ahora disponibles en línea, junto con la proliferación de tecnologías cartográficas avanzadas que ahora utilizan los profesionales, el poder de la elaboración de mapas y las culturas que se desarrollan en torno a los mapas son más diversos que nunca.

El hecho de que los mapas y sus creadores estén siempre cambiando hace que estudiar lo que hacemos con los mapas sea un área interesante de desarrollo. Significa que nuestra comprensión de los mapas debe evolucionar según la forma en que continúan dando forma a la sociedad.

Así que ya es hora de repensarlo. Sigue prevaleciendo la opinión de que los mapas son neutrales y objetivos, antes en papel y ahora digitales, precisos y funcionales, a pesar de la ya muy utilizada idea de que los mapas son argumentos formulados sobre el mundo. ¿Por qué es esto? ¿Y cómo podemos superarlo?

Mi esperanza es crear una conversación (que hasta ahora sólo se mantiene en un pequeño rincón de los estudios cartográficos) que anime a la gente a pensar más allá de las suposiciones que la sociedad tiene sobre los mapas y cómo los usamos.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías