¿Existieron las mujeres y los niños en la prehistoria?

-

por STEPHEN E. NASH – Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver

Las herramientas de piedra, como las hachas de mano achelenses, permanecen bien conservadas durante eones porque primero son piedras y luego herramientas. La cerámica cocida permanece bien conservada durante milenios porque es, en esencia, piedra hecha por humanos. Las herramientas de metal pueden, en algunos casos raros, durar milenios, pero la dureza de su material contrasta con la fragilidad química; la mayoría no son estables a largo plazo. Las herramientas de hueso, al igual que sus contrapartes de metal, pueden permanecer bien conservadas, pero la conservación es muy específica de la química funeraria local. Los artefactos hechos de restos perecederos de plantas y animales, como ropa, zapatos, redes, canastas y muchos juguetes, rara vez se conservan bien y, por lo tanto, no se conocen del todo.

Hay cuatro formas de preservar los restos perecederos en el registro arqueológico. Los restos perecederos se pueden conservar bien si se congelan (esencialmente liofilizados). Este es el caso de Ötzi, el Hombre de Hielo de Italia y sus pertrechos. Los científicos aprendieron mucho sobre la Europa neolítica gracias a este individuo. Otra forma de preservar los restos perecederos es mantenerlos perpetuamente secos, como es el caso de docenas de sitios de cuevas repartidos por el árido y semiárido oeste estadounidense. Una tercera forma es mantenerlos permanentemente húmedos, en ambientes sumergidos y pobres en oxígeno, como es el caso de muchos sitios vikingos medievales en Europa. Finalmente, y algo irónicamente, los restos perecederos se pueden conservar si se queman y se convierten en carbón químicamente inerte, como en el caso de Pompeya y otros sitios catastróficamente destruidos.

La preservación diferencial de materiales perecederos versus no perecederos en el registro arqueológico significa que muchas sociedades de la Edad de Piedra parecen, basándose únicamente en los artefactos, haber enfatizado mucho las tecnologías de la piedra a expensas de las tecnologías perecederas. Tal preservación diferencial informó y reforzó convenientemente las interpretaciones de mediados del siglo XX del «hombre cazador» de las culturas de la Edad de Piedra: los hombres cazan, las mujeres cuidan el campamento y los niños son arqueológicamente invisibles. Qué suburbano. Qué clase media estadounidense. Y qué mal.

Más en AntropoUrbana:  ¿Cambiará para siempre nuestra forma de saludarnos?

Con el movimiento de liberación de la mujer de la década de 1960, el notable énfasis en el “hombre cazador» llevó a los académicos a examinar a la “mujer recolectora», documentando tardíamente las importantes contribuciones que hacen las mujeres en todas las sociedades. La investigación etnográfica reveló que los alimentos recolectados a menudo son más importantes que la caza, no menos, porque proporcionan fuentes de calorías más predecibles y confiables que la caza, en particular la caza mayor. Otra investigación indica que las divisiones del trabajo estrictas al estilo occidental están lejos de ser la norma y ciertamente no son universales. Si bien no se puede negar que existen divisiones y especializaciones, las personas en todas las sociedades tienden a unirse para hacer lo que se necesita hacer en un momento dado; las personas colaboran cuando y según sea necesario.

Durante mucho tiempo me preocupó la investigación arqueológica en la América del Norte paleoindia, donde Clovis, Folsom y otros estilos de punta de proyectil, que datan de hace unos 13.000 a 9.000 años, se analizan como si no existieran otras tecnologías. Parte de este énfasis en las puntas de proyectil es una función de la preservación: mientras que los sitios de matanza, los campamentos de caza, los huesos y las herramientas de piedra están razonablemente bien conservados en todo el oeste estadounidense, los campamentos paleoindios son raros y los restos perecederos (por ejemplo, redes, cestas, ropa, zapatos, etc.) son aún más raros.

Esta situación es puramente el resultado de una preservación diferencial y no debe sobreinterpretarse. Es más, el hecho de que todavía exista una dependencia excesiva en la interpretación de las herramientas de piedra es especialmente problemático, ya que el arqueólogo Joan Gero, uno de los pioneros y líderes en arqueología de género, señaló hace décadas que las herramientas de piedra y su fabricación definitivamente no son competencia exclusiva de los hombres.

Más en AntropoUrbana:  Microrestos arqueológicos

Independientemente del género, aquí también hay un argumento funcional: las puntas Clovis no solo son efectivas como puntas de lanza; son igualmente, si no más, efectivas como hojas de los cuchillos con mango. Pero si los mangos y las empuñaduras no están bien conservados, a menudo adoptamos interpretaciones que enfatizan la violencia y el dominio (es decir, la caza, no el procesamiento).

El mismo razonamiento circular a menudo es válido para la interpretación de los sitios del Período Arcaico, que datan de hace aproximadamente 9.000 a 1.000 años, según la ubicación. En función de la preservación diferencial, la mayoría de los sitios arcaicos tienen abundantes herramientas de piedra; muy pocos tienen restos perecederos. Lo que nos lleva a un objeto notable.

El Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver (DMNS, por sus siglas en inglés) conserva una estatuilla de ramitas partidas de un mamífero de cuatro patas, notablemente bien conservada y hermosa, probablemente un ciervo o un borrego cimarrón. Fue donado al museo en 1966, después de haber sido recolectado (probablemente) en la década de 1930 en Dolores Cave, un sitio perpetuamente seco ubicado en la vertiente occidental de Colorado, no lejos de Gunnison. Con fecha de radiocarbono de 4.500 años, es el ejemplo más antiguo conocido y más oriental de un estilo de artefacto que se encuentra en ambientes de cuevas secas en todo el oeste de Estados Unidos.

¿Para qué servía esta figura? ¿Qué significa? Las teorías abundan. Dado el predominio de las interpretaciones del “hombre cazador” y el hecho de que tales figurillas se encuentran generalmente en cuevas, la gente suele optar por ideas que enfatizan el ritual, si no la magia, diseñado para asegurar cacerías exitosas. Si bien es plausible, la navaja de Occam sugiere que también deberíamos considerar otras ideas. El hecho de que docenas de estas figurillas se encuentren en ambientes de cuevas en todo el oeste americano dice más sobre la conservación que sobre el uso. Por lo que sabemos, cientos, si no miles, de estas figurillas alguna vez estuvieron presentes en los campamentos del Período Arcaico, pero no sobrevivieron a los milenios en ambientes al aire libre.

Más en AntropoUrbana:  Acerca de las mutilaciones genitales femeninas: ritos alternativos

Hace más de dos décadas, cuando aún era estudiante de posgrado, le pregunté a la arqueóloga Margaret Conkey si debía estudiar arqueología de género. Su respuesta me detuvo físicamente, me sobresaltó políticamente y me inspiró analíticamente. Por supuesto que deberías, dijo; después de todo, «sabemos que las mujeres y los niños existieron en la prehistoria». En efecto.

Quizás la figurilla de la cueva de Dolores sea simplemente un juguete para niños. Hay una gloria tácita en eso, ya que facilita una visión más holística de la sociedad antigua y privilegia la necesidad universal de que los niños jueguen. Jugar, después de todo, es trabajo de niños.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías