Ahora todos somos Prometeo

-

por NICHOLAS B. DIRKS

Las revueltas contra la ciencia son a menudo profundamente irracionales, como fuimos testigos durante la pandemia de Covid-19, con polarización política en torno a vacunas que salvan vidas y medidas críticas de salud pública. Pero la desconfianza pública hacia la ciencia ha sido facilitada con demasiada frecuencia por su manipulación por parte de intereses corporativos, incluidas las grandes tabacaleras y petroleras, así como por los peligros asociados con su uso en la guerra.

Los momentos finales de la película nominada al Premio de la Academia de Christopher Nolan, Oppenheimer, basada en la biografía American Prometheus, representan una escena ficticia en la que el físico habla con Albert Einstein junto a un estanque en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, Nueva Jersey. Oppenheimer le recuerda a Einstein aquella ocasión, varios años antes, durante la Segunda Guerra Mundial, cuando le preguntó si creía que había alguna posibilidad de que la fisión nuclear pudiera desencadenar una reacción en cadena que destruiyera el mundo. Einstein se negó a ofrecer una opinión y Oppenheimer continuó su trabajo para desarrollar la bomba.

Apartando la vista de Einstein con nostalgia, dice que tal vez así fue: que la bomba desencadenó una reacción en cadena incontrolable que, al final, destruiría el mundo. Estas últimas palabras desmienten su esperanza de que un arma tan terrible detendría todas las guerras, una admisión de su incapacidad para anticipar plenamente la realidad política de la energía nuclear.

La ambivalencia de Oppenheimer es, en un sentido más amplio, la historia de la ciencia moderna. La física cuántica podría haber seguido siendo un campo de investigación oscuro si no fuera por el reconocimiento de que tenía poderosas aplicaciones en áreas que van desde el desarrollo de tecnologías médicas hasta el desarrollo de radares. Cuando se descubrió la fisión nuclear en 1939, prometía no sólo nuevas formas de energía, sino también nuevas formas de aprovechar esta energía para armas de destrucción masiva. Estados Unidos reconoció que la próxima guerra la ganaría la nación que lograra utilizar la ciencia y la tecnología de manera más efectiva.

Sin embargo, el temor a la destrucción nuclear arroja una sombra oscura sobre la efervescencia del optimismo y la prosperidad de la posguerra. Hubo una revuelta contra la ciencia en los años posteriores a la Primera Guerra Mundial, y las críticas serias regresaron con fuerza durante la década de 1960, cuando la generación de posguerra alcanzó la mayoría de edad y reaccionó visceralmente contra lo que Dwight Eisenhower denominó el “complejo militar-industrial”.

Más en AntropoUrbana:  El trabajo de campo brumoso

Ambas revueltas fueron impulsadas por el malestar con la ciencia y la sensación generalizada de pérdida de valores morales. Hoy nos enfrentamos a crisis cada vez mayores en torno al cambio climático y nos preocupa cada vez más que los avances en áreas como la edición genética y la inteligencia artificial signifiquen que la humanidad vuelva a estar en alerta máxima. La ambivalencia de Oppenheimer está firmemente arraigada en nuestro subconsciente contemporáneo.

Ahora que es posible que las armas nucleares sean detonadas mediante sistemas letales autónomos impulsados por IA, nuestra ansiedad por los peligros de la ciencia y la tecnología parece más palpable y generalizada, como ha comentado el científico informático Stuart Russell. Cada vez más investigadores de IA advierten sobre una ruina inminente, a medida que pioneros en el campo, como Geoffrey Hinton y Yoshua Bengio, dan voz a sus propias preocupaciones crecientes sobre el riesgo de extinción como resultado de los avances en IA.

Otras figuras sensatas del mundo de la IA, como el informático Yann LeCun y el empresario Reid Hoffman, están mucho menos preocupadas. Demis Hassabis dirigió DeepMind de Google para mostrar cuán transformadora será la IA en áreas de investigación biológica, como la determinación de estructuras de proteínas en 3D, por ejemplo. Y, sin embargo, los líderes que abrazan algunas versiones de tecnooptimismo tienen una tendencia preocupante a expresar opiniones políticas que van desde la desconfianza libertaria hacia el gobierno hasta una nueva doctrina denominada “aceleracionismo efectivo” (este último exige una intensificación drástica del crecimiento capitalista y el cambio tecnológico y es un contramovimiento al “altruismo efectivo”, que en cambio se centra en encontrar las mejores maneras de ayudar a los demás). El aceleracionismo ha sido popularizado recientemente por el capitalista de riesgo Marc Andreessen, quien es, sin reservas, optimista (y financiador) de todo lo relacionado con la tecnología, pero también se ha asociado con opiniones políticas de extrema derecha, como en los escritos del filósofo Nick Land.

Más en AntropoUrbana:  ¿Qué nos enseña Pie Grande?

Sin duda, con demasiada frecuencia el futuro está cautivo de los extremistas, que están plagados de miedo (o demasiado entusiasmados) con las ideas de apocalipsis y cambio radical. Sin embargo, el futuro también nos recuerda nuestras responsabilidades para con las nuevas generaciones que heredan el mundo que hemos creado, y la necesidad de adoptar el tipo de visión a largo plazo en la que insistió Oppenheimer, por muy defectuosas que fueran sus capacidades de predicción.

Seguramente es posible plantear serias preocupaciones sobre el futuro tanto a corto como a largo plazo e insistir en la obligación moral de los científicos, ingenieros y otros de trabajar deliberadamente para forjar un futuro mejor. No debemos quedar atrapados en un círculo vicioso cuando consideramos las consecuencias potencialmente devastadoras de nuestra destreza tecnológica, incluso cuando utilizamos nuestros nuevos poderes para brindar una mejor atención médica, hacer avanzar la ciencia, crear valor económico y descubrir nuevas formas de energía, materiales y conocimiento. Y sí, este conocimiento también debería utilizarse para comprender mejor y luego trabajar para mejorar las consecuencias negativas de la tecnología.

Sin embargo, también necesitamos crear nuevos medios y principios colectivos para descubrir mejores maneras de tomar el control de nuestro futuro y afirmar las prioridades de los valores humanos, por más controvertidos que puedan ser. Esto requerirá organismos neutrales que puedan reunir a científicos y científicos sociales, filósofos, líderes empresariales, reguladores gubernamentales, líderes comunitarios y otros actores de la sociedad civil para diseñar objetivos comunes y directrices claras para su uso. Como argumentó Oppenheimer, estas deliberaciones deben ser genuinamente internacionales y no dictadas por divisiones geopolíticas. El año pasado, más de mil expertos en tecnología pidieron una pausa en la carrera por desarrollar la IA. Nos enfrentamos a peligros y cometeremos errores, pero sabemos que en cuestiones de ciencia y tecnología, ningún llamado a una pausa, y mucho menos a una reversión, tiene posibilidades.

Más en AntropoUrbana:  La innovación tecnológica no resuelve la crisis sanitaria

El dios que sufrió por dar el fuego y su poder destructivo a los humanos ya no está relegado al mito griego. Ahora todos somos Prometeo.

Fuente: Undark/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente