La antropología estudia humanos pero no personas

-

por DANIEL GOLDMAN

Soy un gran fanático de la antropología. El campo de la antropología es un campo de estudio holístico que intenta incorporar todas las formas de estudio sobre los humanos, desde su evolución e historia hasta su futuro. Cualquier cuestión específica de la humanidad cae bajo el dominio de la antropología. Pero la antropología está, por razones obvias, centrada en el ser humano. ¿Qué sucede cuando encontramos personas que no son humanas? ¿Qué significa siquiera que algo sea una persona? ¿Qué tienen las personas en común? ¿Cómo pueden las personas de diferentes especies interactuar entre sí y cooperar entre sí? ¿Pueden hacerlo?

Con nuestra exploración en las profundidades más oscuras del océano y, finalmente, en el espacio, es muy posible que nos encontremos con personas que son muy diferentes a nosotros. Es posible que ya hayamos conocido a algunas y no nos hayamos dado cuenta. El estudio de los humanos es demasiado limitado para tratar este tipo de problemas. Pero no tenemos un campo de estudio general sobre las personas.

Preguntas principales

¿Qué es una persona? Las posibles respuestas a esta pregunta tienen muchas consecuencias científicas, pero también tienen muchas consecuencias morales. La visión de la personalidad ha cambiado considerablemente en los últimos cien años. Y ha tenido un impacto significativo en el mundo.

Es bastante triste, pero, hasta hace poco, había muchos humanos que no se consideraban personas, o al menos se los consideraba menos que una persona completa. Por lo general, vinculamos los derechos con la personalidad, por lo que la negativa a «conceder» la personalidad dio lugar a muchas violaciones de los derechos humanos. Por lo tanto, lo que constituye la personalidad es de suma importancia si queremos proteger los derechos de las personas.

Incluso hoy en día todavía consideramos a los humanos como las únicas personas en el mundo. Por supuesto, eso significa que ningún otro organismo en el mundo tiene los derechos que tienen las personas. Todos los animales no humanos, todas las plantas y otros organismos son tratados como objetos, con protecciones limitadas. Tenemos algunas leyes contra la crueldad; la ética del trato animal ha mejorado. Pero todavía ningún organismo tiene las protecciones que tenemos nosotros. Y ninguno la tendrá si nuestra visión de la personalidad no cambia. Es por eso que estoy muy interesado en la idea de la personalidad más allá de la humanidad.

Más en AntropoUrbana:  La ubicuidad del control remoto

Hay que considerar la capacidad de producir cultura y la teoría de la mente: la capacidad de considerar y comprender por qué otra entidad está haciendo lo que está haciendo. La importancia de la cultura en la personalidad plantea una cuestión secundaria.

Y ampliamos el concepto de cultura más allá de las actividades humanas, y ¿hay cosas que son como la cultura, exhibidas por otros organismos, pero que aún pueden ser distintas de la cultura?

La cultura se define generalmente como patrones de comportamiento aprendidos y compartidos. En muchos sentidos, la cultura se diferencia de los comportamientos instintivos en que los comportamientos instintivos están moldeados por la evolución biológica, mientras que la cultura se transmite por medios no biológicos (no genéticos ni epigenéticos). Los delfines parecen exhibir este fenómeno. Vemos delfines aprendiendo nuevas habilidades y transmitiendo esas habilidades de una generación a la siguiente, de modo que diferentes manadas tendrán comportamientos aprendidos muy diferentes. Pero también vemos algunos patrones de comportamiento similares a la cultura que no son del todo cultura en sí mismos.

Pseudocultura y paracultura

Al extender la idea de cultura más allá de los humanos, también podemos discutir dos fenómenos relacionados. Todavía no tienen nombres aceptados, y hay mucha investigación que se puede hacer sobre ellos, pero me referiré a ellos como pseudocultura o protocultura y paracultura. El primero se puede encontrar en muchos organismos, mientras que el segundo es producto de la interacción humana con varios animales domésticos, especialmente mascotas.

La pseudocultura es un comportamiento aprendido que no se comparte. Por ejemplo, un chimpancé puede aprender a usar un palo para recolectar hormigas, pero no enseña a la próxima generación el mismo comportamiento. La razón aún no está clara. Quizás los humanos son los únicos primates que han desarrollado una sólida teoría de la mente.

Más en AntropoUrbana:  Somos queer y no estamos aquí

Podrían aprender imitando, pero no necesariamente podrían detenerse a considerar por qué otra persona está haciendo lo que está haciendo. Dado que este tipo de aprendizaje es un paso hacia el desarrollo de una cultura robusta, también se podría llamar al fenómeno “protocultura”. Puede verse como un paso evolutivo hacia el surgimiento de organismos culturales, y estamos viendo emerger la apariencia de una verdadera cultura a medida que estudiamos a nuestros parientes cercanos.

La paracultura, por otro lado, es un fenómeno impulsado por el ser humano. Al domesticar varios animales, los hemos moldeado para que sean más cooperativos con los humanos. Pero este comportamiento cooperativo no se limita a cambios de comportamiento como la obediencia. Vemos cambios biológicos reales en algunos animales.

Los perros son el ejemplo perfecto. A muchas personas con perros en su familia les gusta antropomorfizar a los perros. Miran sus expresiones faciales y piensan «oh, el perro está feliz» o «oh, el perro está triste». Las expresiones faciales humanas son exclusivas de los humanos y quizás de otros primates. No podemos simplemente mirar a otro animal y descubrir cómo se siente, porque no han evolucionado para comunicar entre sí sus estados mentales de la misma manera que los humanos.

¿O sí? Según una investigación realizada en 2019, los perros tienen grupos musculares que los lobos salvajes no tienen. Estos grupos musculares permiten la replicación de expresiones faciales similares a las humanas. ¿Por qué la diferencia? En la naturaleza, los lobos no han evolucionado para comunicarse con los humanos. Pero los perros han vivido junto a los humanos durante más de 10.000 años, y los humanos han criado perros de forma selectiva para que sean compañeros más útiles. Aparentemente, en algún momento de ese período de 10.000 años, inadvertidamente criamos perros de forma selectiva para que fueran mejores en el reconocimiento y la manifestación de expresiones faciales similares a las humanas.

Más en AntropoUrbana:  Esos viejos y polvorientos libros de antropología

Sin embargo, la paracultura es más que una simple domesticación. Tanto los perros como los gatos tienen la capacidad de aprender comportamientos de sus cuidadores. Entrenamos a estos animales para que actúen de la manera que deseamos que actúen. Además, nos acostumbramos a los diferentes comportamientos de las mascotas que cuidamos. Al hacerlo, a menudo tratamos de enseñar estos comportamientos a nuestras otras mascotas. Aunque las mascotas no necesariamente están aprendiendo unas de otras, de una generación a la siguiente, los humanos fomentan el mantenimiento de comportamientos entre generaciones y entre especies. Y así creamos un sistema de paracultura.

La idea de que los humanos han creado un sistema a través del cual los comportamientos pueden compartirse entre especies no relacionadas y durante varias generaciones es realmente interesante. No solo es interesante desde una perspectiva puramente académica, sino que comprender este proceso podría ayudarnos a trabajar mejor junto con otros organismos en este mundo. Mientras tanto, comprender los orígenes de la cultura puede ayudarnos a identificar otros organismos que se encuentran en las primeras etapas del desarrollo de sistemas culturales y otros organismos que razonablemente podrían considerarse personas. ¿Cómo deberíamos llamar a este campo de investigación? Todavía no tengo idea; «personología» simplemente no suena bien.

Fuente: The Spiritual Anthropologist/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías