¿Cómo y cuándo inventamos caminar?

-

por JAN SIMEK – Universidad de Tennessee

Esta es una pregunta importante porque muchos antropólogos ven el bipedalismo, que significa caminar sobre dos piernas, como una de las características definitorias de los «homínidos», o humanos modernos, y sus antepasados. Sin embargo, es difícil dar una respuesta simple porque el bipedismo no apareció un día. Pasó por una evolución gradual que comenzó hace muchos millones de años.

Por supuesto, no hay videoclips de la primera persona que camina erguida. Entonces, ¿cómo intentan los científicos responder preguntas sobre cómo se movían las personas en un pasado muy antiguo? Afortunadamente, la forma de los huesos de una criatura y la forma en que encajan pueden contar la historia de cómo se movía ese cuerpo cuando estaba vivo. Y los antropólogos pueden encontrar otra evidencia en el paisaje que indique cómo caminaban los pueblos antiguos.

En 1994, se encontraron los primeros fósiles de un homínido desconocido en Etiopía. Los antropólogos que encontraron los restos bautizaron Ardi al nuevo descubrimiento, una mujer adulta, Ardipithecus ramidus. Durante los siguientes diez años, se encontraron más de cien fósiles de las especies de Ardi y se datan de entre 4,2 millones y 4,4 millones de años.

Cuando los científicos examinaron esta colección de huesos, identificaron ciertas características que indicaban bipedismo. El pie, por ejemplo, tenía una estructura que permitía el tipo de empuje del dedo que tenemos hoy, que no tienen los simios de cuatro patas. La forma de los huesos pélvicos, cómo se colocaron las piernas debajo de la pelvis y cómo encajan los huesos de las piernas, sugirieron también un caminar erguido. Puede ser que Ardi no caminara exactamente como lo hacemos hoy, pero el bipedalismo como forma normal de movimiento parece ser una característica de estos fósiles desde hace 4,4 millones de años.

Los antropólogos ya habían encontrado casi el 40% del esqueleto completo de una especie de homínido que vivió alrededor de un millón de años después de Ardi, también en Etiopía. Debido a su similitud con otros fósiles encontrados en el sur y este de África, lo llamaron Australopithecus afarensis, que en latín significa «simio del sur de la región lejana». Este individuo era mujer, por lo que la apodaron Lucy, por una canción de los Beatles que era popular en ese momento.

Más en AntropoUrbana:  La tecnología más sostenible del mundo

Se han agregado al grupo muchos más fósiles de esta especie, más de 300 individuos, y hoy los investigadores saben bastante sobre Lucy y sus parientes.

Lucy tenía una pelvis parcial pero bien conservada, razón por la que los antropólogos sabían que era mujer. Los huesos de la pelvis y la parte superior de la pierna encajaban de una manera que mostraba que caminaba erguida sobre dos piernas. No se conservaron los huesos de los pies, pero los descubrimientos posteriores de A. afarensis incluyen pies y también indican caminar bípedo.

Además de los restos fósiles, los científicos encontraron otra evidencia notable de cómo se movían las especies de Lucy en el sitio de Laetoli en Tanzania. Debajo de una capa de ceniza volcánica que data de hace 3,6 millones de años, los antropólogos encontraron huellas fosilizadas en lo que alguna vez fue una superficie húmeda de ceniza volcánica. Las huellas se extienden por casi 100 pies, y 70 huellas individuales indican la presencia de al menos tres individuos caminando erguidos sobre dos pies. Dada la presunta edad, los creadores probablemente fueron Australopithecus afarensis.

Las huellas demuestran que estos homínidos caminaban sobre dos piernas, pero el andar parece ser un poco diferente al nuestro hoy. Aún así, Laetoli proporciona pruebas sólidas del bipedalismo hace 3,5 millones de años.

Un homínido cuya anatomía era tan parecida a la nuestra que podemos decir que caminaba como nosotros no apareció en África hasta hace 1,8 millones de años. El Homo erectus fue el primero en tener las piernas largas y los brazos más cortos, que habrían hecho posible caminar, correr y moverse por los paisajes de la Tierra como lo hacemos hoy. El Homo erectus también tenía un cerebro mucho más grande que el de los homínidos bípedos anteriores y fabricaba y usaba herramientas de piedra llamadas artefactos achelenses. Los antropólogos consideran al Homo erectus nuestro pariente cercano y uno de los primeros miembros de nuestro propio género, el Homo.

Más en AntropoUrbana:  Todos tus muertos

Entonces, como pueden ver, la marcha humana tardó mucho en desarrollarse. Apareció en África hace más de 4,4 millones de años, mucho antes de que apareciera la fabricación de herramientas.

¿Por qué los homínidos caminaban erguidos? Quizás les permitió ver a los depredadores con más facilidad, o correr más rápido, o tal vez el entorno cambió y hubo menos árboles para trepar como lo hacían los homínidos anteriores.

En cualquier caso, los humanos y sus ancestros comenzaron a caminar muy temprano en su historia evolutiva. Aunque el bipedismo vino antes que la fabricación de herramientas, una postura erguida liberó las manos para fabricar y usar herramientas, lo que finalmente se convirtió en uno de los sellos distintivos de los seres humanos.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Mara Taylor

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías