Porosidades de frontera

-

por CLARE MAXWELL – Instituto de Graduados de Ginebra

La ingeniería petrolera puede parecer un lugar extraño para encontrar metáforas para el campo de los estudios de fronteras y zonas fronterizas. Sin embargo, en su nuevo libro, Border Porosities: Movement of People, Objects, and Ideas in the Southern Balkans, Rozita Dimova logra hacer que la analogía cobre vida para describir la relación y la zona fronteriza entre la República de Macedonia del Norte (RN) y Grecia. En términos geológicos, la porosidad se refiere a la capacidad de un fluido o gas para moverse a través de la roca debido a los poros y conductos interconectados formados a través de diversos procesos. En términos antropológicos, Dimova utiliza la idea para comunicar las muchas formas en que “las personas, los objetos y las ideas” no son móviles en relación con las fronteras nacionales, sino que reproducen espacios duraderos para el movimiento y la interconexión.

Para guiar al lector hacia una comprensión más clara de la porosidad, Dimova comienza con el ejemplo más tangible, y quizás el más obvio, de porosidad: los ferrocarriles. Con el telón de fondo del debilitado Imperio Otomano y el surgimiento de ambiciosas compañías ferroviarias europeas orientadas hacia el este, el primer capítulo cuenta la historia de la línea ferroviaria de Salónica (Grecia) a Mitrovica (Kosovo). Inicialmente destinada al desarrollo económico y al movimiento de recursos desde el interior de los Balcanes hacia los puertos otomanos, la línea también sirvió para catalizar las tensiones entre los separatistas balcánicos y sus gobernantes en Estambul. Durante la primera guerra de los Balcanes, en la que Grecia, Bulgaria, Serbia y Montenegro lucharon por la independencia, los ferrocarriles proporcionaron a la vez un medio de transporte de tropas para los otomanos y un objetivo conveniente para los separatistas balcánicos. A lo largo del siglo XX, las líneas mantuvieron un papel como herramienta militar estratégica, un punto focal para el comercio y los viajes entre los Balcanes, e incluso un lugar de organización laboral transnacional entre los trabajadores ferroviarios. Dimova compara los ferrocarriles con una “red de cavidades y grietas”, que permite los flujos previstos de comercio y poder militar, además de permitir que se filtren la disidencia, el activismo y las nuevas ideologías políticas.

Más en AntropoUrbana:  Así empezó el Día de San Patricio

Sería demasiado simplista considerar la porosidad fronteriza sencillamente como una condición material. En capítulos posteriores, Dimova expone una porosidad imaginativa, casi fantástica, generada en relación con las posibilidades creadas por diferentes circunstancias económicas a ambos lados de la frontera entre Grecia y Macedonia. Por un lado, los griegos pueden viajar a su país vecino de menores ingresos para comprar bienes, tratamientos de belleza y entretenimiento de lujo que de otro modo serían inasequibles. A cambio, los macedonios que vacacionan o poseen propiedades en Grecia obtienen la oportunidad de exhibir y reproducir los indicadores de la prosperidad de la clase media. Además, los enredos entre los ciudadanos macedonios que interactúan con Grecia a través del turismo y la propiedad, los ciudadanos griegos étnicamente macedonios y los niños refugiados que abandonaron Grecia hacia los países comunistas de los Balcanes durante la Guerra Civil griega se clasifican como una especie de «sedimentos humanos», portadores de piezas de una patria y depositarlos en otra. Dimova también escribe sobre la influencia y el apoyo entre los grupos ambientalistas que se oponen a la minería a cielo abierto en ambos lados de la frontera, y su capacidad para construir conexiones a través de proyectos políticos comunes pero descentralizados. De esta manera, se facilitan los movimientos transfronterizos y los sentimientos compartidos, tanto a través de formas breves y relativamente superficiales como a través de conexiones que duran toda la vida e incluso intergeneracionales.

Si bien en general el concepto de porosidad fronteriza mantiene su valor como marco para la etnografía fronteriza, la aplicación en el último capítulo del libro cae en la trampa de estar ligeramente exagerado. Hasta este punto, Dimova se ha centrado en su objetivo inicial de describir la movilidad transfronteriza, pero aquí se encuentra con un enigma. En lugar de ser dos entidades separadas pero interconectadas, Grecia y RN Macedonia comparten una historia, un héroe nacional en la forma de Alejandro Magno y un reclamo sobre el territorio histórico de la antigua Macedonia. La búsqueda de reclamar esta herencia alimenta la animosidad entre los dos gobiernos y al mismo tiempo se convierte en una herramienta para producir identidad nacional en RN Macedonia, en particular, y eventualmente, incluso en una cortina de humo para la corrupción política. Durante la Revolución Colorida de 2016 en Skopje, manifestantes prodemocracia y multiétnicos atacaron un monumento que había sido construido en una muestra de propiedad sobre la antigüedad macedonia, allanando el camino para el acercamiento con Grecia y enfatizando las múltiples capas de su historia, incluyendo su pasado otomano y yugoslavo. Si bien el concepto de porosidad y permeabilidad sigue siendo relevante, Dimova también los mezcla con el marco de análisis de fronteras de “huellas y marcas de marea” de Sarah Green, así como con las teorías de la comunicación de Mijaíl Bajtín. El resultado es que la metáfora de la porosidad se siente simultáneamente abarcadora y ligeramente engorrosa o hecha para ser de talla única.

Se recomienda a los lectores que se familiaricen con la historia de los Balcanes antes de profundizar en las porosidades fronterizas. En sólo 149 páginas, Dimova aborda puntos de más de 2.400 años de historia regional, empezando por el reinado de Felipe II de Macedonia (382 a. C.). Logra hacer referencia a la época helenística, la conquista otomana, las guerras de los Balcanes, las guerras mundiales, la guerra civil griega, Yugoslavia y la “crisis” migratoria del Mediterráneo para terminar en una descripción del siglo XXI en la que describe las relaciones actuales entre los dos países y las estructuras de poder supranacional de la OTAN y la Unión Europea. Como tal, el libro puede ser una gran motivación para una mayor investigación histórica para aquellos con experiencia en estudios fronterizos, una oportunidad para desarrollar puntos más finos para aquellos que ya están familiarizados con la región, o una fuente de confusión para un lector sin ningún punto de referencia.

Más en AntropoUrbana:  Geometrías

A pesar de todos sus detalles y su rico análisis, Dimova rara vez señala dónde termina Grecia y comienza Macedonia. Las superposiciones en la historia y los patrimonios compartidos, el idioma, el origen étnico, la geografía, la ambición política y los valores sociales sugieren menos que sean dos entidades separadas y más que la permeabilidad entre los dos países es tan frecuente que puede ser difícil distinguirlos. Al ilustrar esto, Border Porosities cumple su objetivo declarado de demostrar que “las fronteras, impregnadas de características políticas, económicas y simbólicas, pueden convertirse simultáneamente en terreno para prácticas excluyentes y emancipadoras para los actores que participan en el cruce de fronteras a nivel cotidiano y también se verán afectados por disputas políticas y simbólicas más amplias”.

Fuente: AllegraLab/ Traducción: Camille Searle

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente