Estamos aplastados por tantas siglas

-

por KIRSTEN BELL –  Universidad Imperial de Londres

Recientemente comencé un nuevo trabajo y pasé gran parte de mis primeras semanas un poco desconcertada debido a todas las nuevas siglas a las que estoy expuesta constantemente. El escenario le resultará familiar a cualquiera que haya cambiado de trabajo recientemente. Es tu primer día y la gente sigue usando un acrónimo en una reunión, pero no tienes ni idea de lo que significa. Entonces: A) ¿Confiesa que no tiene idea de lo que se está discutiendo y preguntas qué significa el acrónimo? B) ¿Mantienes un perfil bajo en la reunión con la esperanza de poder corregir subrepticiamente tu ignorancia después?

Si expones tu falta de conocimiento y el acrónimo resulta ser algo fundamental para tu trabajo, parecerás un completo tonto. Si, por otro lado, te quedas callado, asientes con la cabeza junto con todos los demás y luego alguien te hace una pregunta que se basa en tu comprensión de dicho acrónimo, parecerás un tonto aún mayor. Básicamente, existe un gran potencial para un escenario sin salida, como lo ilustra un sketch del grupo de comedia neozelandés Viva La Dirt League.

Aunque tengo un odio profundo y permanente hacia las siglas (un prejuicio que infligí a cada manuscrito que he revisado), los académicos son particularmente propensos a crearlas. En un artículo reciente sobre el crecimiento de las siglas en la literatura científica, Adrian Barnett y Zoe Doubleday informan que el uso de siglas en los títulos de la literatura científica aumentó de 0,7 por 100 palabras en 1950 a 2,4 por 100 palabras en 2019, un aumento de más del triple.

Lo interesante es que la gente parece estar constantemente creando nuevas siglas, en lugar de utilizar las existentes. Según Barnett y Doubleday: “Sorprendentemente, de los 1,1 millones de acrónimos analizados, descubrimos que la mayoría rara vez se utilizaban: el 30% aparecía sólo una vez y el 49% entre dos y diez veces. Sólo el 0,2% de las siglas (poco más de 2.000) aparecieron más de 10.000 veces. Un año después de su primer uso, sólo el 11% de las siglas se habían reutilizado en un artículo diferente de la misma revista”. Por lo tanto, si bien algunas siglas científicas han resistido la prueba del tiempo (especialmente las antiguas y confiables como ADN y VIH), la mayoría quedará rápidamente relegada al basurero de la historia.

Sin embargo, seguimos produciendo siglas con alegre abandono. De hecho, las cosas se pusieron tan mal que muchas organizaciones ahora incluyen glosarios para ayudarte a interpretar sus documentos, como el Banco Mundial, cuyo glosario actualmente tiene 375 acrónimos y abreviaturas, y sigue contando. El glosario en sí es una mezcolanza de acrónimos de términos que se entienden universalmente (como ‘km’ por ‘kilómetro’), junto con abreviaturas completamente inútiles como ‘CUR’ por ‘moneda’, y terminología específica del Banco Mundial, como ‘DEC’ (el departamento de Economía del Desarrollo del Banco Mundial, por ejemplo).

Más en AntropoUrbana:  La antropóloga que le enseñó a hablar a Superman

La mayoría de nosotros probablemente asumimos que las siglas son un fenómeno relativamente reciente. Sin embargo, según los lingüistas Félix Rodríguez González y Garland Cannon, se pueden encontrar en griego antiguo y en latín, como atestigua RIP, o Requiescat in pace (“Descanse en paz”). Aún así, González y Cannon sostienen que el uso de siglas y abreviaturas aumentó dramáticamente en la primera mitad del siglo XX, alentado por tres eventos: la Primera Guerra Mundial, la Revolución Rusa y el New Deal de Roosevelt, que nos dio siglas como ‘AWOL’ (‘fuera sin permiso’), ‘FHA’ (‘Administración Federal de Vivienda’) y ‘Comintern’ (‘partido comunista internacional’).

Las siglas son un fenómeno fascinante porque teóricamente están diseñadas para hacernos la vida más fácil, pero a menudo parecen tener el efecto contrario. Barnett y Doubleday sostienen que el crecimiento de las siglas es un síntoma de lo que se ha denominado la “paradoja del conocimiento-ignorancia”: donde el crecimiento del conocimiento especializado en algunas áreas conduce a un crecimiento correspondiente de la ignorancia en otras. De hecho, las siglas parecen promover la ignorancia más que la eficiencia. Entonces, ¿por qué estamos tan apegados a ellas?

Si bien parte del papel de las siglas es permitir a los miembros de una determinada profesión comunicar rápidamente ciertos tipos de información, su función también es incuestionablemente social. Para citar al periodista Kenneth Hudson, este tipo de jerga se caracteriza por el hecho de que «no es esencial, no puede justificarse por motivos prácticos y no cumple ningún propósito, excepto posiblemente actuar como una especie de pegamento masónico entre diferentes miembros de la comunidad de la misma profesión».

Más en AntropoUrbana:  La evolución lingüística de Taylor Swift

Pero éste es precisamente el objetivo de la jerga: su papel a la hora de identificar a los de dentro y a los de fuera. Ser capaz de usarla con fluidez confirma tu estatus de experto y te permite hablar en un idioma que produce miradas de incomprensión entre los forasteros (y los novatos). En este sentido, funciona de manera muy parecida a la jerga que, como señalan los lingüistas Keith Allan y Kate Burridge, “es un marcador de solidaridad dentro del grupo”.

De hecho, las siglas operan cada vez más como una forma de jerga, utilizada no sólo en entornos profesionales sino también sociales. Se puede agradecer a la era digital el creciente uso de la jerga basada en acrónimos en los círculos sociales: a medida que la comunicación se basa cada vez más en texto, han surgido acrónimos en consecuencia. Muchos tienen un uso social generalizado (como ‘LOL’, ‘BRB’, ‘WTF’ y ‘FFS’) y sus significados son ampliamente conocidos, aunque siguen causando problemas a luditas como yo, que evitamos en gran medida el uso de teléfonos móviles.

Sin embargo, a medida que las siglas han comenzado a proliferar en los espacios sociales y profesionales, son cada vez más un marcador de pertenencia a distintas comunidades sociales. Por ejemplo, según el lexicógrafo Jonathon Green, si inmediatamente piensas en ‘diarrea y vómitos’ cuando ves ‘D&V’, ‘follando con intención’ cuando ves ‘SWI’ y ‘mamá que se queda en casa’ cuando ves ‘ SAHM’, lo más probable es que seas miembro del sitio web para padres Mumsnet. Del mismo modo, si «MOS» significa «mamá al hombro» o «P911» significa «alerta de padres», entonces es muy probable que seas un adolescente.

El resultado es que vivimos en un mundo de siglas en constante expansión, la mayoría de las cuales tienen múltiples significados sociales y profesionales, lo que exacerba dramáticamente el potencial de confusión. Esto es algo que se utiliza con frecuencia para lograr un efecto cómico, como la confusión en torno al significado de «BLM» en la primera temporada del programa de televisión The White Lotus y la definición de «GLA» en los cómics de Marvel West Coast Avengers.

Más en AntropoUrbana:  Tejiendo el conocimiento ambiental y la tradición oral

Dicho esto, no hace falta buscar muy lejos para encontrar acrónimos involuntariamente divertidos, como la conferencia ‘PMS’, que, como habrás imaginado, no se centra en los problemas menstruales que afectan a las mujeres, sino que se refiere a la ‘Cumbre de Metales Preciosos’: una conferencia minera de América del Norte compuesta principalmente por hombres de mediana edad. Tampoco es la única conferencia que lleva el acrónimo PMS: ese honor también es para «Precision Medicine Scotland» y el taller internacional sobre «Gestión y programación de proyectos».

De hecho, algunas siglas son tan terribles que solo puedes suponer que fueron creadas como una broma, como ‘INANE’: la ‘Academia Internacional de Editores de Enfermería’ y, mi favorita personal, ‘MANCOC’: la ‘Maniobra Avanzada Curso de Oficiales No Comisionados’ impartido por el Departamento de Defensa. Hasta el día de hoy, sigo convencida de que los administradores que trabajaban en la Universidad James Cook a finales de los años 1990 se estaban burlando porque todas las siglas para actividades administrativas de posgrado llevaban nombres de organizaciones políticas disidentes; por ejemplo, a cada uno de nosotros se nos asignó un ‘OLP’ (‘oficial de enlace de posgrado’) y una ‘IRA’ (‘cuenta de investigación interna’).

Esto apunta al hecho de que las siglas funcionan de manera muy similar a otros tipos de lenguaje: nos unen, nos diferencian, están en constante evolución y son muy creativas. En efecto, jugamos con ellas de la misma manera que jugamos con otros tipos de lenguaje (al menos, según todas las camisetas que llevan el lema «Sufro de síndrome premenstrual: aguantar la mierda de los hombres»). Entonces, si no puedes vencerlos (y ten la seguridad de que no puedes), únete a ellos, porque incluso si odias las siglas, bueno, hay una sigla para eso.

Fuente: Silent But Deadly/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías