Cómo encontrar tumbas nativas sin identificar

-

Foto: N. Denette

por KAREN PAULS

Los expertos familiarizados con las complejidades de la búsqueda de tumbas sin marcar están siendo inundados con preguntas de las comunidades de las Primeras Naciones (la denominación moderna de los pueblos indígenas y sus descendientes de Canadá) que se preguntan cómo comenzar el proceso emocional en los antiguos sitios de escuelas residenciales. También existe la preocupación de que algunas empresas se aprovechen de algunos grupos indígenas que se ofrecen a inspeccionar la tierra para ellos sin la experiencia o la tecnología adecuadas.

Es por eso que un grupo de arqueólogos y académicos ha creado recursos online gratuitos que responden preguntas y explican el proceso y las complejidades. Dicen que es una forma de empoderar a las comunidades para que tomen decisiones basadas en información en la que pueden confiar.

«Algunas comunidades están preparadas para moverse rápidamente y queremos asegurarnos de que esta información esté disponible para ellas, también disponible para cualquier empresa que esté considerando hacer este trabajo», dijo Kisha Supernant, directora del Instituto de Praderas y Arqueología Indígena y profesora asociada en el departamento de antropología de la Universidad de Alberta.

Supernant y sus colegas están recibiendo preguntas que van desde cómo funciona el radar de penetración terrestre (GPR) y cómo decidir qué empresa contratar, qué permisos se requieren y la mejor manera de respetar los sitios. Hicieron un video y un sitio de preguntas frecuentes, que se publicaron en el sitio de la Asociación Arqueológica Canadiense.

Supernant dijo que es especialmente importante porque ya ha oído hablar de empresas e individuos que «se aprovechan de las trágicas circunstancias» en la antigua Escuela Residencial Indígena Kamloops al ponerse en contacto con líderes indígenas y ofrecerles ayuda para encontrar tumbas sin marcar.

Más en AntropoUrbana:  El año en que la antropología ganó un Premio Nobel

«Mi preocupación con algunas de las empresas que dicen: ‘Estamos listos para salir mañana’ es que esas empresas pueden no tener la experiencia interna en la búsqueda de tumbas», dijo. «Pueden saber cómo usar la tecnología, pero la aplicación de esa tecnología en tumbas sin marcar es bastante especializada. Y es probable que la mayoría de las grandes empresas de ingeniería o geofísicas nunca hayan intentado utilizar esto para encontrar tumbas».

La iniciativa de la guía de recursos está siendo aplaudida por los líderes de las Primeras Naciones y las empresas que realizan este trabajo. El jefe de la Primera Nación de Long Plain, Dennis Meeches, ya ha realizado trabajos de GPR en partes del antiguo sitio de la escuela residencial Portage la Prairie, al oeste de Winnipeg, pero dice que hay mucho más terreno para inspeccionar. Dijo que los recursos de la CAA serán «muy útiles» para los líderes que intentan tomar decisiones sobre cómo proceder. «Tiene que hacerse más investigación», dijo. «Existe mucha preocupación de que exista la posibilidad de que existan tumbas sin marcar en ese sitio. Por lo tanto, debemos estar realmente seguros y cómodos, sabiendo que hemos hecho todo lo posible para examinarlo y cerrarlo un poco. «

Desde que se conoció la noticia del descubrimiento de Kamloops, Craig Campbell de G3Tech en Saskatoon ha estado recibiendo llamadas telefónicas de personas que solicitan un curso de fin de semana sobre cómo usar el radar de penetración en tierra (GPR). «Sé exactamente para qué sirve», dijo Campbell. «Las empresas me están contactando porque acaban de comprar un equipo el mes pasado y quieren comenzar a recopilar [datos de GPR sobre posibles] tumbas». Es fácil recopilar la información incorrecta e interpretar los datos incorrectamente, agregó. «No puedes simplemente alquilar este equipo y decidir ser un topógrafo de GPR. Es como conseguir un cuchillo y pensar que vas a ser cirujano», dijo Campbell.

Más en AntropoUrbana:  Algo más que un cambio de nombre

Will Meredith, un geofísico arqueológico y especialista en GPR de una empresa con sede en Vancouver llamada GeoScan, estuvo de acuerdo. Dijo que buscar tumbas sin marcar con décadas de antigüedad es muy diferente a encontrar tuberías o cables subterráneos. «No queremos ningún tipo de información errónea que pueda causar más dolor o malestar», dijo Meredith, y agregó que no es un tipo de trabajo de “presentarse y hacer”. Se requiere mucha investigación histórica y se deben obtener permisos de uso de la tierra antes de que alguien venga a inspeccionar el área. Cuanto más exactamente un arqueólogo o la comunidad puedan identificar un sitio, más eficiente y rentable será, dijo.

Un estudio del sitio también determinará la tecnología adecuada a usar; puede ser diferente para un área pantanosa en comparación con una que está muy boscosa. GeoScan normalmente utiliza conductividad electromagnética y magnetometría además de GPR. «No puedes simplemente salir a ciegas y empezar a buscar tumbas. Es como buscar una aguja en el pajar», dijo Meredith.

Supernant sabe que hay urgencia e impulso para algunas comunidades para finalmente comenzar este trabajo, especialmente con la noticia de que el gobierno federal distribuirá $27 millones para ayudar a las comunidades a ubicar e identificar a los niños que nunca regresaron de las escuelas residenciales. Aún así, Supernant dijo que es importante no tomar decisiones apresuradas y es crucial para garantizar que los sobrevivientes y sus familias reciban apoyo, «que la ceremonia se incorpore de la manera apropiada y que todas las diferentes naciones cuyos niños hayan asistido a una escuela determinada tengan la oportunidad de asistir juntos y decidir sobre su propio proceso”.

Materiales: CBC/ Traducción: Dana Pascal

Más en AntropoUrbana:  Hacia una arqueología de la vestimenta

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías