Adiós a las estructuras

-

por LORRAINE DADSTON

“Estructura” era una palabra para hacer conjuros en 1962. Antropología Estructural de Claude Lévi-Strauss había aparecido en 1958; Estructuras sintácticas de Noam Chomsky se publicó por primera vez en 1957 y alcanzó su quinta edición en 1965.[1] Incluso si no mencionaron la palabra «estructura» en sus títulos, un grupo de libros influyentes en humanidades y ciencias sociales publicados alrededor de 1960 generó esperanzas de que las complejidades de, digamos, las obras de teatro de Racine o los tabúes culturales o la negociación podrían revelar estructuras básicas más simples de la misma manera que una radiografía revela los esqueletos.[2] El éxito arrollador de La estructura de las revoluciones científicas de Thomas Kuhn hizo su parte en realzar una palabra que ya estaba en auge. Incluso los académicos más resistentes al atractivo del estructuralismo que los lingüistas y antropólogos, por ejemplo, historiadores y filósofos, pero también psicólogos y psicoanalistas, cayeron bajo el hechizo de las estructuras del desarrollo científico de Kuhn.[3]

Sin embargo, ninguna otra palabra sorprende a los historiadores de la ciencia que leen a Kuhn en estos días (si es que lo hacen) tanto como la antaño brillante “estructura”, ahora polvorienta y anticuada. Esto no se debe a que todo el libro sea un fósil de una época pasada. Incluso si ya no se asigna en los cursos de la universidad, gran parte del análisis de Kuhn todavía parece fresco e incluso vanguardista: los estudios detallados de la pedagogía científica que señaló como cruciales para comprender la cohesión cognitiva y social de las comunidades de investigación siguen siendo un desiderátum; gran parte del trabajo en historia, filosofía y sociología de la ciencia todavía se enfoca en la resolución de controversias como el momento en que los supuestos más fundamentales de los investigadores quedan al descubierto; temas como el saber hacer implícito en el dominio de los paradigmas científicos fueron revividos por la historia del cuerpo y otras exploraciones de lo que suele llamarse, no siempre con precisión, conocimiento tácito. Aunque muchas de las palabras estrella polar que ahora guían la historia de la ciencia —“contexto”, “controversia”, “consenso”— se hicieron luminosas por primera vez en la Estructura de Kuhn, la “estructura” misma perdió su brillo.

¿Por qué? No es porque lo que Kuhn entendía por estructura fuera vago o porque la estructura real que propuso para narrar la historia de la ciencia haya sido definitivamente superada por investigaciones posteriores. La estructura era cristalina y cíclica (pero no acumulativa): establecimiento de un paradigma, ciencia normal seguida dentro de ese marco, creciente conciencia de las anomalías que resisten la solución dentro del paradigma reinante, una crisis en la que se deshilacha la coherencia tanto del paradigma como de la comunidad investigadora, y el surgimiento y eventual triunfo de un nuevo paradigma para comenzar de nuevo el ciclo. Hubo abundantes críticas sobre los detalles del relato de Kuhn, pero, al dar diferentes respuestas a las preguntas que había planteado, su efecto fue más el de reforzar que el de refutar su plan. Desde el principio, a los críticos les preocupaba que la estructura de Kuhn pudiera ser válida solo para las ciencias físicas, o que la investigación realizada dentro de diferentes paradigmas pudiera no ser tan inconmensurable como afirmaba Kuhn, o que las crisis hubieran sido melodramatizadas por unas pocas citas bien elegidas. Y una vez que la palabra «paradigma» se convirtió en el material de las caricaturas del New Yorker, los estudiosos del mandarín prácticamente estallaron en urticaria cuando se vieron obligados a usarla. Pero la determinación de Kuhn de arrebatarle el artículo definido y las mayúsculas a la “Revolución Científica” del siglo XVII y aplicar la versión minúscula a muchos otros episodios de la historia de la ciencia superó sus expectativas más descabelladas: ahora hablamos con indiferencia de todo tipo de revoluciones, la darwiniana, la einsteiniana, incluso la genómica, incluso si nos resistimos al ahora vulgar «paradigma». El argumento central de Kuhn, a saber, la inevitabilidad de las revoluciones científicas recurrentes en todos los campos, en el plural enfático de su título, se volvió un lugar común.[4]

Más en AntropoUrbana:  ¿Qué nos enseña Pie Grande?

Entonces, ¿por qué a “estructura”, la otra parte del título, le fue tan mal, al menos dentro de la historia de la ciencia? No porque la propia versión de la estructura de Kuhn haya sido refutada de manera decisiva, y mucho menos porque un patrón alternativo de desarrollo histórico la haya reemplazado. La mayoría de los historiadores de la ciencia ya no creen que ningún tipo de estructura pueda hacer justicia a su tema. La idea misma de buscar regularidades generales en la historia de la ciencia parece extraña, una especie de hegelianismo remanente, el último intento de dar a la Razón (ahora encarnada en la ciencia) una historia racional, o peor aún, el cientificismo aplicado a la ciencia misma, más histórico que la “ciencia de la ciencia” estadística de Derek de Solla Price, pero igual de quijotesca en la búsqueda de regularidades ilusorias.[5] Las palabras que reemplazaron a “estructura” entre los sinónimos de las humanidades y las ciencias sociales —términos como “cultura”, “contexto” y “descripción densa”— desconciertan deliberadamente todos los intentos de generalización, ya sean filosóficos o sociológicos, que aspiren a abarcar lugares y periodos. Aproximadamente desde la década de 1990, el enfoque en estas disciplinas cambió de lo aerodinámico a lo denso y detallado; el objetivo declarado fue «complejizar» en lugar de simplificar, y de revelar la variabilidad en lugar de la uniformidad. “Enfoque” se usa aquí deliberadamente, ya que el objeto de investigación se redujo a una escala cada vez menor, tanto geográfica como cronológicamente, como lo confirmará incluso una mirada a los títulos de los artículos en las principales revistas de la última década o dos. Incluso los adjetivos que se usan rutinariamente para elogiar las conferencias indican este cambio en la sensibilidad intelectual de la Bauhaus (o quizás la Sueca moderna) al barroco: los buenos artículos son «ricos», ya no son «agudos» o «incisivos».

El mismo Kuhn anunció este cambio, quizás sin querer y casi con seguridad sin darse cuenta de que socavaría la búsqueda de estructuras en la historia de la ciencia. En un artículo agudo y ocasionalmente amargo de 1971 sobre por qué los historiadores no habían abrazado la historia de la ciencia, Kuhn culpó directamente a los historiadores: “La ignorancia del historiador incluso de las principales etapas de desarrollo de la ciencia no tiene paralelo con las otras disciplinas que abarca.”[6] Sin embargo, Kuhn era inquebrantable en su convicción de que el futuro de la historia de la ciencia estaba en los departamentos de historia. Esto se debió a que, si bien los historiadores de la ciencia fueron responsables de su marginación por parte de los historiadores, se debió al «whiggishness» heredado de la propia versión científica de su pasado. Solo recientemente, bajo la tutela de Alexandre Koyré, Anneliese Maier, Frances Yates y otros, los historiadores de la ciencia comenzaron a pensar sobre la ciencia del pasado en sus propios términos: “Por primera vez, [la ciencia] se ha convertido en una empresa potencialmente completa, como la música, la literatura, la filosofía o el derecho.”[7]

Más en AntropoUrbana:  AntropoTwitter

Ese potencial se cumplió, quizás con creces. La historia de la ciencia nunca fue más resueltamente histórica en sus métodos (de archivo) y modos de explicación (contextual, donde el contexto apropiado se define principalmente por las rúbricas y especialidades históricas aceptadas, por ejemplo, «victoriano» o «poscolonial»); la mayoría de sus practicantes enseñan en los departamentos de historia, donde Kuhn pensó que pertenecían (si la historia de la ciencia, aunque no la historia de la tecnología y, especialmente, la medicina, está mejor integrada en la historia principal de lo que estaba cuando Kuhn reprochaba a los historiadores su ignorancia, eso es otra cuestión). Sin embargo, el historicismo que Kuhn profetizó y acogió finalmente disolvió las estructuras que buscaba: una tensión esencial en el corazón de su propia visión aún fascinante de la historia de la ciencia.

Referencias

[1] Claude Lévi-Strauss, Anthropologie structural, trans. Claire Jacobson and Brooke Grundfest Schoepf (New York: Basic Books, 1963); Noam Chomsky, Syntactic Structures (The Hague: Mouton, 1965).

[2] Among the other iconic works in this vein and of this era were Roland Barthes, Sur Racine (Paris: Editions du Seuil, 1960); Mary Douglas, Purity and Danger: An Analysis of Concepts of Pollution and Taboo (New York: Praeger, 1966); and Thomas C. Schelling, The Strategy of Conflict (Cambridge, MA: Harvard University Press, 1960).

[3] Kuhn himself used the words “structure” and “pattern” interchangeably, as in the following description of the history of physical optics, presented as typical of all the “mature” sciences: “That pattern [of pre-Newtonian optics] is not unfamiliar in a number of creative fields today, nor is it incompatible with significant discovery and invention. It is not, however, the pattern of development that physical optics acquired after Newton and that other natural sciences make familiar today” (13).

Más en AntropoUrbana:  Etnografía del tiempo moderno

[4] Kuhn himself thought this point would encounter so much resistance among readers conditioned to think of scientific development as smoothly continuous that he devoted all of chapter II to its explication.

[5] Derek J. de Solla Price, “The Science of Scientists,” Medical Opinion and Review I (1966): 81-97; see also Derek J. de Solla Price, Little Science, Big Science (New York: Columbia University Press, 1963). Kuhn cautiously discussed prospects for “the science of science” in Thomas S. Kuhn, “History of Science,” in International Encyclopedia of the Social Sciences, vol. 14 (New York: Macmillan, 1968), 74-83, on 82.

[6] Thomas S. Kuhn, “The Relations between History and the History of Science,” originally published in Daedalus 100 (1971): 271-304, and reprinted in Thomas S. Kuhn, The Essential Tension: Selected Studies in Scientific Tradition and Change (Chicago: University of Chicago Press, 1977), 127-61, on 154.

[7] Ibid., 150.

Fuente: HSNS/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías