Una antropóloga en Wall Street

-

por GILLIAN TETT

Hace un par de décadas habría sido bastante difícil encontrar a alguien en Wall Street que afirmara ser antropólogo. Tengo que admitir que ni siquiera yo me considero así. En estos días soy una periodista financiera que se basa en conocimientos etnográficos para cubrir el sector financiero y otras partes clave de la economía. Adquirí mi sensibilidad etnográfica cuando comencé mi carrera haciendo una investigación de campo sobre el budismo tibetano, y luego hice mi tesis sobre los rituales matrimoniales en Tayikistán durante el período soviético.

La antropología puede ser extremadamente útil para comprender el mundo financiero contemporáneo debido a todas las comunidades de nivel micro, o «tribus», para usar el término cliché, que están surgiendo en el sistema financiero. Permítanme darles solo un ejemplo, sobre el cual escribí en mi libro Fools Gold (2009).

En 2005 me uní al equipo de mercados de capitales del Financial Times porque, después de trabajar en Lexcolumn durante varios años, pensé que los mercados de deuda y derivados no estaban cubiertos. Una de las primeras cosas que hice fue asistir a una conferencia de banca de inversión en el sur de Francia, llamada «Reunión anual del Foro Europeo de Titulización». La conferencia fue para ese subconjunto de banqueros que dividen la deuda en nuevas formas de valores para que puedan venderse a los inversores. Lo que estaban rebanando y troceando, en 2005, era principalmente deuda hipotecaria de alto riesgo.

Estaba muy insegura cuando llegué a Niza porque realmente no sabía qué iba a encontrar. Era un gran teatro de conferencias, un lugar hermoso (las conferencias bancarias siempre se llevan a cabo en lugares hermosos), y lo primero que pensé fue: «¡Estoy de regreso en Tayikistán!». Funcionalmente, lo que estaba sucediendo en la conferencia era muy similar a las ceremonias de matrimonio tayiko en las que había participado anteriormente. El evento reunió a banqueros de todas partes. Organizaron rituales formalizados con presentaciones de PowerPoint, pero también participaron en rituales informales como charlas entre bastidores.

Mientras se reunían y hablaban, estos banqueros fueron creando una red de lazos. Pero también estaban inventando un nuevo lenguaje que sentían que los distinguía de todos los demás. La forma en que hablaron sobre el crédito fue para enfatizar los números y excluir deliberadamente cualquier mención de interacción social del debate y la discusión. En los primeros días que me senté allí, casi nunca mencionaron al prestatario humano que estaba al final de esa cadena de titulización. También eran muy exclusivos. Había una sensación de que «solo nosotros tenemos dominio sobre este conocimiento».

Más en AntropoUrbana:  Antropología lingüística en pandemia

Es más, el grupo tenía una mitología fundacional que todos compartían sobre qué había hecho surgir esta gran tribu de la securitización, cómo operaba, cuál era su objetivo, así como su razón de ser, su justificación. Muy brevemente, el evangelio según la tribu CDO era que, en los días oscuros, los banqueros hacían préstamos y los mantenían en sus libros. Esta antigua práctica se consideraba ineficiente porque exponía a los bancos a un gran riesgo crediticio. En la crisis de ahorros y préstamos, por ejemplo, los bancos otorgaron préstamos a compañías inmobiliarias y luego todos se hundieron cuando el mercado inmobiliario colapsó.

La segunda parte del evangelio de CDO fue que los banqueros habían tenido esta inspiración repentina de que deberían dejar de concentrar el riesgo crediticio y encontrar formas de dispersarlo en todo el sistema. Había una idea común que los unía a pensar que lo que estaban haciendo no solo era innovador y emocionante, sino que también era bueno. Así como no pones todos los huevos en una sola canasta, la idea era que si el riesgo estuviera ampliamente distribuido, el sistema sería mucho más seguro al final del día. Estoy siendo un poco cínica, por supuesto, pero en la mente de estas personas era una lástima que la mayoría de las personas fuera del sistema no entendieran lo que estaban haciendo.

En retrospectiva, resulta que estas ideas llevaron al desastre. No, debe enfatizarse, porque los banqueros estuvieran tramando un complot cobarde. De hecho, creo que lo que estaba pasando estaba en el nivel de la semiconsciencia. Sé que está muy de moda pensar que los banqueros intentaban engañar al mundo. Y sí, probablemente hubo algunos banqueros que eran codiciosos, tal vez locos o malvados también, pero creo que la gran mayoría de los banqueros no eran ninguna de estas cosas. Querían continuar y hacer su trabajo y simplemente no tenían muchos incentivos para desafiar el sistema.

Más en AntropoUrbana:  Cinco consejos para presentarte en una conferencia de antropología

Mirando hacia atrás, había muchos elementos de titulización que evidentemente tenían fallas. Las herramientas que usaban los banqueros para desembolsar el riesgo en todo el sistema eran muy opacas y complejas. La misma forma en que desembolsaron el riesgo en realidad introdujo un nuevo riesgo en el sistema. Esa parte estaba siendo ignorada. La contradicción aún más discordante fue que gran parte de este rebanar y cortar en cubitos se justificó en nombre de los mercados libres perfectos. La idea era que si podías poner un precio a todo y hacerlo negociable, eventualmente repartirías el riesgo en manos de aquellos más capaces de soportarlo. La palabra de moda que usan los banqueros para describir esto era “completar el mercado”.

La ironía es que los productos que crearon en nombre de este mercado perfecto eran casi demasiado complicados para comercializar. Para 2005 o 2006, estos CDO se estaban creando y vendiendo, y se pusieron en el balance de alguien. Pero simplemente se quedaron allí. La gran ironía fue que, debido a que los instrumentos no se negociaban, no había precios de mercado libre. Esto interrumpió la práctica contable de valor de mercado utilizada por los bancos y los fondos de cobertura, en la que el valor de un activo es el precio al que se negocia en el mercado. Y, como resultado, los bancos se vieron obligados a usar modelos para adivinar los precios.

Esta es una contradicción fundamental en el corazón mismo del sistema que casi nadie detectó. ¿Por qué no? Para decirlo crudamente, porque había muy pocos antropólogos, usando técnicas antropológicas básicas, tratando de entender lo que estaba pasando. Tener una perspectiva antropológica es muy útil. La naturaleza misma de la antropología es tratar de conectar los puntos. Eso es algo que la mayoría de los burócratas modernos, la mayoría de los banqueros y la mayoría de los ejecutivos de las empresas no pueden hacer, precisamente porque están muy ocupados dando vueltas en sus silos.

Más en AntropoUrbana:  Aquella tonta promesa de la antropología: pensar y construir un mundo diferente

Creo que Wall Street está comenzando a notar algunas de las cosas sobre las que los antropólogos han estado dando vueltas durante años. Pero el desafío está en ambos lados. Intentar que los antropólogos se comprometan con las finanzas sigue siendo, en muchos sentidos, una tarea muy difícil. Pero hablando desde mi posición en el Financial Times, estoy personalmente comprometida en tratar de cerrar esa brecha incluso si, como dije antes, me considero más una antropóloga aficionada que cualquier otra cosa.

Fuente: SCA/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías